Mentiras indias de Alí Syed

El mandatario no ha cumplido las expectativas de los racinguistas

Cuentas de hoteles sin pagar, decenas de multas de tráfico, deudas a diestro y siniestro, y una condena a pagar 61.500 libras en un tribunal. Ese es el desolador paisaje que dejó el ‘magnate’ indio Ali Syed durante su paso por Inglaterra cuando intentó comprar el Blackburn Rovers, según reveló una investigación de la BBC. El paso de Syed por el Racing de Santander apunta a que será igual de devastador, o incluso más.

Con promesas de grandeza, de un futuro mejor y 50 millones de inversión en fichajes, Ali Syed aterrizó en El Sardinero. El gobierno cántabro le abrió las puertas del Racing de Santander, seducido por los millones que decía traer el inesperado inversor indio. En ese momento todo era optimismo y Syed se convirtió en un personaje querido en el fútbol español gracias a sus histriónicas celebraciones en el palco. En apenas seis meses la situación ha dado un giro radical. El indio que iba a convertir en un grande al Racing es ahora persona non grata en Santander.

El punto de inflexión se produjo en abril. Syed no cumplió con los plazos que él mismo se había marcado para saldar las deudas del club y se empezó a especular con que su intención era revender el club por un precio mayor al que pagó. Acto seguido Syed desapareció, dejando intacta la deuda de siete millones de euros contraída por el club cántabro con los jugadores y Hacienda. “Nos ha engañado y ha incumplido todas sus promesas”, explicó Marcelino al abandonar el banquillo de El Sardinero para fichar por el Sevilla.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=WXp2z_y26js]

Un mes y medio después de su desaparición Syed ha regresado y lo hace con promesas renovadas y todo tipo de excusas. Señaló que dio la orden a su banco para que se pagara a los jugadores, pero la entidad financiera no los ejecutó, y explicó que su desaparición se debía a que estaba con sus hijas visitando EuroDisney en París. El problema para Syed es que ya nadie confía en él, y mucho menos se piensa que va a invertir 50 millones de euros en fichajes.

Lo único cierto por el momento es que la realidad deportiva del Racing de Santander es tan incierta como la financiera. Con todos los equipos de la Liga BBVA planificando sus plantillas de cara a la próxima temporada, los cántabros no solo no tienen entrenador, si no que además no da sensación de tenerlo a corto plazo. Martín Lasarte se ha ofrecido para ocupar el banquillo santanderino, pero se trata de un movimiento externo al club. Desde dentro del club apenas hay movimiento.

Mucho menos actividad hay en lo que se refiere a fichajes. Las semanas pasan sin que el Racing de Santander busque nuevos jugadores. Mientras tanto, la imagen de Ali Syed continúa mutando de mecenas a estafador. Corren malos tiempos en Santander. ¿Conseguirá el gobierno cántabro expulsar a Ali Syed y evitar una catarsis en el club?

[video:http://www.youtube.com/watch?v=v7of8ebvAsM&feature=fvwrel]

Artículos destacados

Comentarios recientes