El cuento de nunca acabar

El futuro de Cesc Fábregas sigue en el aire

La cancioncita de Cesc Fábregas al Barcelona ya cansa. El verano pasado fue una constante diaria de declaraciones de Wenger, Cesc, Guardiola, etc. Piqué y Puyol llegaron incluso a ponerle de manera traicionera una camiseta del Barcelona en plena celebración del Mundial.

Pique pone camiseta Barcelona a Cesc

El futbolista volvió a Londres con la cara gacha y empezó a entrenarse sin saber muy bien su futuro. Tras unas duras declaraciones de Wenger contra el club culé, el mediocentro se declaró intransferible. Cesc no dejó de comentar durante todo el verano que su destino deseado era volver al club de su vida, al Barça. El técnico galo obligó a Cesc a quedarse y ahora parece ser que la historia vuelve a empezar aunque con un inicio distinto. Arsene Wenger comentó hace varias semanas que si Cesc Fábregas anunciaba públicamente que quería marcharse al Barcelona este no se lo impediría.

La jugada del entrenador francés es muy perjudicial para el futbolista catalán, ya que si dice eso públicamente se echaría a su gente encima y además encarecería el traspaso una locura. Para terminar de cerrar sus grandes actuaciones veraniegas, el señor Wenger le dijo al club de Sandro Rosell que ahora está de vacaciones y que no decidirá nada sobre el futuro de su mediocentro hasta que vuelva al trabajo.

Cesc Fábregas y Arsene Wenger/ lainformacion.com/ Europa Press

Ahora bien, el problema que tiene Cesc son algunas de sus frases en momentos clave. Ayer le soltó un guiñó al Real Madrid cuando dijo: "Nunca se debe decir nunca". También debemos decir que comentó su amor por el Barcelona desde bien pequeño.

El Arsenal ha tasado a su capitán en 40 millones de euros. El Real Madrid dispone de ese dinero pero no saben todavía si ofrecerles por Agüero, Neymar o Fábregas. El Barcelona por su parte está intentado negociar con el Arsenal para abaratar el traspaso a base de incluir jugadores en la operación.

Sea lo que sea, se piense lo que se piensa, está claro que Fábregas quiere ir al Barcelona y el club catalán quiere repatriar al hijo pródigo. Es el momento de demostrarlo poniéndoles los 40 kilos en la cara a los señores del Arsenal y llevándose a su capitán. 'Lo quieres, lo pagas'. Cesc ya no puede hacer más señores culés, paguen o retírense de la puja.

Artículos destacados

Comentarios recientes