Un domingo de despedidas

Varios futbolistas dijeron adiós a su afición 

Kanouté celebra un tanto/lainformacion.com/EFE Kanouté celebra un tanto/lainformacion.com/EFE

El domingo pasado fueron varios los futbolistas que se despidieron de su afición. Jugadores que han pasado una larga etapa en su equipo y se han querido despedir de sus aficionados. Casos como los de Dragutinovic y Vicente son los más claros, aunque todo hace indicar que Kanouté y Renato también se despidieron del Sánchez Pizjuan.

Una salida por la puerta grande, agradecidos por el cariño recibido. Los sevillistas han vivido la etapa dorada de la entidad, ganando muchos títulos con el club hispalense, mientras que Vicente dejará el Valencia tras once temporadas. "Drago" fue manteado por sus compañeros y Vicente fue ovacionado antes del partido, e incluso sus compañeros le hicieron pasillo.

Otro ejemplo claro es el de Quique Sánchez Flores. El entrenador se despidió muy emocionado de un Vicente Calderón entregado. Tras el partido el entrenador volvió a saltar al campo para acercarse al fondo norte para saludar a los ultras rojiblancos, tras dialogar con alguno de ellos se enfundó una bufanda del equipo y se despidió sensiblemente emocionado.

Despedidas muy emotivas que podrían buscar a la vez tocar la fibra sensible de las directivas que han decidido no revisar los contratos. Quién sabe si una de las razones por tanta emoción sea buscar una renovación. Pero a estas alturas todo hace indicar que el adiós es definitivo. Una despedida dulce al menos.

En cambio hay otros jugadores que saldrán por la puerta de atrás. Futbolistas como Forlán, Albelda o posiblemente Kaká dejarán sus equipos sin despedidas y a regañadientes.

El uruguayo cada vez parece más claro su marcha del equipo. Frente al Hércules vio el partido desde la grada, aunque el próximo entrenador atlético tendrá la última palabra. Un futbolista que con sus goles ha devuelto la sonrisa a la afición colchonera merece otra salida. Al igual que Albelda, tras seis títulos como valencianista y llevando el brazaele de capitán muchos años, merece otro trato, pero el jugador no está por la labor de renovar así por así.

El caso de Kaká es diferente. Vino como una gran estrella, de hecho era la estrella deseada, pero nunca llegó a brillar tanto como en Italia. Las lesiones le frustraron. Ahora es moneda de cambio para cualquier fichaje, se le ningunea. Todo apunta que con los nuevos fichajes madridistas, el brasileño no tendrá hueco.

Dos puertas diferentes, y mut próximas. Dependiendo de tu comprimoso saldrás por una puerta u otra. Pero la memoria del fútbol es muy pequeña, además de selectiva. No importa todo lo que hayas hecho en tu club si el último año no estás acertado. Algunos futbolistas se irán para dejar sitio a los nuevos, pero pocos serán los recordados.

Artículos destacados

Comentarios recientes