La otra cara de la moneda

La misma situación desde otro punto de vista

Varias semanas después la polémica del pasado carrusel de clásicos entre Barcelona y Real Madrid sigue coleando.

El poder mediático que logran sumar los enfrentamientos entre los considerados mejores equipos del Mundo a día de hoy sigue dando que hablar por una jugada que marcó la eliminatoria de Semifinales: la expulsión de Pepe.

La dura entrada del central portugués del Real Madrid sobre Dani Alves supuso miles de opiniones de personas, e incluso de medios de comunicación. Una opinión que no se quedó en lo meramente periodístico o popular, sino que llegó a las cabinas de edición de las principales cadenas de televisión en las que llegaron a haber dos supuestas versiones de la jugada.

La entrada de Pepe, observando el vídeo, no supone contacto físico con la pierna del lateral barcelonista, lo que ha indignado, y mucho, a la afición madridista, ya que ha sido la principal razón de las quejas del madridismo, ya que, si no hay contacto, ¿por qué expulsó a Pepe?

Viendo el vídeo, ante la obviedad de la jugada, se afirma que se juzgó la intención y no la acción, ya que el defensa portugués entra de manera brusca y violenta a por un balón al que desde un principio sabía que era difícil llegar.

Bien, aquel vídeo, en el que no se aprecia contacto fue denunciado por los medios de comunicación de Barcelona como una manipulación de fotogramas (cada una de las imagenes que forman el vídeo) eliminando el momento justo del contacto.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=V7D9J8lTFGs&feature=related]

Los medios de comunicación dueños de las imágenes se sintieron dolidos por las duras acusaciones de manipulación y alegaron en todo momento que esos fotogramas no estaban manipulados en ningún momento, ya que era la imagen nativa que había mandado la UEFA a cada una de las televisiones autonómicas que tenían los derechos.

Pues bien, aquel intento de extorsión por parte del Barcelona y sus séquitos ve como ahora, eso que tanto denuncian en materia de manipulación y fair play, se les vuelve en su contra, o al menos utilizan la misma estrategia para intentar salvar una acción de Sergio Busquets en la que claramente se le ve llamando a Marcelo, jugador del Real Madrid, 'mono, mono'. Un acto de carácter racista que la UEFA está estudiando y analizando casi dos semanas después y que puede dejar al centrocampista español del Barcelona sin jugar la próxima Final de Wembley frente al Manchester United y cinco encuentros de sanción.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=3Wel46EnUB4]

Bien, pues ahora, todas esas denuncias de manipulación que se denunciaron desde Barcelona tienen sentido. La manipulación está siendo usada en este caso por parte del conjunto de la ciudad Condal con los insultos de Busquets al afirmar que, viendo las imágenes, el jugador le dice a Marcelo 'mucho morro, mucho morro', algo que carece de sentido, carece de lógica y que al madridismo ha encendido viendo los precedentes polémicos que en mayor parte parece que han favorecido siempre al mismo lado de la balanza.

El vídeo es claro. Sergio Busquets llama mono a Marcelo en dos ocasiones, y lo hace con un gesto que delata su valentía al taparse la boca para no ser captado por las imágenes. Pero sí, le han cazado y la UEFA estudia sancionarle.

En principio se esperan cinco partidos, que pueden quedarse en tres, por lo que el Barcelona perdería a una pieza clave del equipo para la Final del próximo 28 de Mayo en Wembley frente al Manchester United.

Ahora bien, tanto que se criticó en Barcelona la hipotética manipulación de frames por parte de los medios de comunicación en Madrid, que tal no existió, ahora sí está bien, es correcto acudir a la manipulación de imágenes para salvar a un jugador que cometió un error, él lo sabe y al cuál van a sancionar.

Una vez más el Barcelona deja de lado el supuesto fair play que tanto se enseña en la inalcanzable filosofía de club del conjunto azulgrana.

Juzguen ustedes mismos. ¿Es merecida la sanción a Sergio Busquets?

Artículos destacados

Comentarios recientes