Russian Premier League

Rusia acogerá el Mundial 2018

Rusia elegida sede del Mundial/lainformación.com/EFE Rusia elegida sede del Mundial/lainformación.com/EFE

Hace unos meses la FIFA designó a Rusia para albergar el Mundial de 2018. Como España también optaba a tal honor, veíamos al gigante del Este como un rival y no nos paramos a pensar en lo que va a significar y cómo se ha llegado a ese punto.

Zeni/lainformación.com/Getty Images

Pero más allá de que Rusia sea el único gran país que no había sido sede de un Mundial hasta el momento, otro hechos podrían ayudarnos a entender cómo está cambiando el fútbol en este lugar.

Los éxitos del CSKA (2005) y Zenit (2008) en la extinta Copa de la UEFA han hecho que muchos aficionados centren su mirada en la Russian Premier League y descubramos que allí hay algo más que correosos equipos de puntas veloces o infernales destinos en invierno para los equipos que se los encuentan en competiciones europeas.

El primer detalle que llama poderosamente la atención es la ‘descentralización’ de las potencias futbolísticas. Sintomático de torneo de poco nivel es que los equipos dominantes se sitúen en la capital o en la ciudad más importante económicamente hablando. Esto pasaba en Rusia hasta no hace mucho: CSKA, Dynamo, Spartak y Lokomotiv, todos ellos residentes en Moscú, se pasaban el cetro de mando.

Todo ello por la inercia de los tiempos de la URSS, ya que el CSKA (ejército), Lokomotiv (ferrocarriles), Dynamo (Policía) y, en menor medida, el Spartak (a partir de trabajadores de distintas ramas que también querían un equipo propio).

Pero la entrada de empresarios, como Grazprom en el Zenit, los equipos de Krasnodar (curioso el caso del FK Krasnodar), el Aznhi, o la fuerte participación de gobiernos locales como en el Rubin, el Terek Grozny, el Volga, Krylia y el Tom Tomsk, han igualado hasta un punto inimaginable hace un lustro las fuerzas.

Principalmente, la inyección de dinero hace que se pueda competir con otras ligas a la hora de importar talento: la RPL ya no sólo es atractiva para ucranios, bielorrusos, estonios, letones o georgianos, sino que amplia su poder de atracción hacia otros torneos otrora de más nivel como el serbio, el rumano o el checo. Pero la cosa no quedó ahí y cada vez es menos sorprendente que talentos brasileños o argentinos, acudan a Rusia atraídos por buenos salarios.

Del mismo modo que los clubes rusos han dejado de ser destinos exóticos, también han podido competir con los salarios de las grandes ligas y conseguir que sus grandes estrellas no se marchen o no lo hagan tan pronto como antes. Arshavin, Pavlyuchenko, Zhirkov, salieron pero no cuando comenzaron a despuntar, sino cuando (entre otros factores de decisión, obviamente) entendieron que sus ciclos en sus respectivos equipos se habían cerrado.

Arshavin con la camiseta del Arsenal/lainformación.com/Getty Images/GETTY iMAGES

Así nos encontramos con un torneo con grandes equipos y no menos grandes jugadores, con fuertes inversiones detrás y el futuro a medio plazo de una importante renovación de infraestructuras... pero que arrastra un duro hándicap para ser ‘totalmente aceptado’ (algo erróneo ya que cada año tiene mejor valoración dentro del ránking de ligas mundiales) para el aficionado: su calendario. La manera de competir contras la duras condiciones meteorológicas en invierno en según que zonas obliga a que la Russian Premier League se juegue durante los meses más cálidos del año. Hasta ahora.

Y es que esta temporada se jugara con un formato especial para ‘alargarla’ primero para ajustarla después al grueso de las ligas europeas a partir de la temporada 2012/2013.

Seguramente el último impulso que le faltaba a la Russian Premier League para afianzarse como uno de los torneos más importantes del Viejo Continente.

Sólo queda que las inversiones se hayan hecho con cabeza y no por beneficios lícitos pero que ‘usen’ al fútbol, que los grandes jugadores sigan apareciendo y si no, que lleguen atraídos por un torneo que dejará de ser ‘extraño’ y que en Europa sigan firmando tan buenas participaciones como en los últimos años.

Artículos destacados

Comentarios recientes