Ramadel Falcao, de sustituto a estrella

Falcao marcó cuatro goles frente al Villarreal

Después de su brillante actuación ante el Vila-real en la Europa League, Radamel Falcao, es el hombre de la semana. Y eso que un partido de ese calibre no hace más que reforzar la idea de que estamos ante uno de los delanteros de la temporada y que, para más inri, no hemos podido disfrutar este año en la máxima competición continental.

Pero a pesar de que en su corta carrera profesional ha firmado buenos registros goleadores, Falcao ha vivido ‘expectante’ a ver qué ‘hueco’ debía rellenar en cuanto a referentes ofensivos. Llegó con catorce años a las inferiores de River Plate y en poco tiempo se convirtió en la estrella del semillero ‘millonario’, ese chico que iba a ser el nuevo referente de un primer equipo que vivía una época mejor que la actual.

Como parece ley de vida en el fútbol argetino, la llegada de un chico de las inferiores al primer equipo, normalmente, viene motivada por la salida de algún jugador. En el caso de Falcao, fue casi como un ‘cambio generacional’ en la delantera de River, ya que su participación con los mayores casi coincide con la marcha de Sand, Salas y Maxi López.

No fue traumático porque tuvo continuidad en su faceta goleadora. Justo en el mejor momento sufre una grave lesión y su nombre, que ya había sido relacionado con los clubes europeos punteros del momento, queda en stand by.

A su vuelta todo sigue igual, goles y más goles, además en partidos importantes de Libertadores y del fútbol local. Parecía increíble que River pudiera mantenerlo todavía en Argentina.

Pero en el fútbol sudamericano, los ciclos positivos son más cortos en los grandes torneos y fue entonces cuando el Oporto, tremendamente hábil a la hora de contratar jóvenes del cono sur, aprovecha la crisis institucional del club de la banda sangre para llevárselo por menos de seis millones de euros.

En Portugal el panorama se presenta idéntico: el equipo acaba de vender a su artillero Lisandro López al Olympique de Lyon y a Radamel le toca ser el nueve del equipo, cargar de nuevo con la responsabilidad goleadora.

Podríamos alargar la nota comentando sus virtudes como delantero centro, pero como hemos estado indicando, Falcao es un delantero que ‘se justifica’ con sus números y los que firmó en su primera temporada en Europa asustan: treinta y cuatro goles en cuarenta y dos partidos oficiales, una media de 0,81 goles por partido.

Esta temporada, la que debe ser la de su confirmación, se está beneficiando del juego de un equipo que está catalogado entre los más atractivos del mundo y sus números ya han mejorado los de la pasada campaña con unos escandalosos treinta y cinco goles en cuarenta partidos oficiales.

Una vez más su nombre se está relacionando con equipos en busca de un nueve de primer nivel, y aunque el Oporto en los últimos años, no le ha costado vender a sus estrellas cuando hay una buena oferta de por medio, saben lo que hay. En dos meses Copa América, y a poco que Radamel continúe con esta inercia goleadora, su valor podría hasta duplicarse.

Artículos destacados

Comentarios recientes