El fraude futbolístico

Cómo recibir dardos desde todos los lados

El pasado miércoles José Mourinho llevó a cabo una de las ruedas de prensa más claras, más tensas, más polémicas y más recordadas de los últimos años, y quién sabe de la historia.

Tras finalizar el bochornoso encuentro entre Real Madrid y Barcelona, el técnico portugués salió a defender lo que para muchos es indefendible, lo que para él, el madridismo, sus jugadores e incluso su propia directiva tiene una razón absoluta.

El post-partido ha estado tenso, repleto de acusaciones, repleto de titulares escandalosamente infumables años atrás y sobretodo de una tensión institucional entre ambos clubes que comienza a recordar seriamente a antiguas etapas como cuando Joan Gaspart y Lorenzo Sanz de enzarzaban en duros cruces de declaraciones.

Cómo habrá sentado de mal, en qué niveles se habrán sentido dolidos, y a la vez aludidos por las acusaciones, en Can Barça que han llegado incluso a emitir un comunicado en el cual se expresaba que denunciarán a José Mourinho ante la UEFA por las duras insinuaciones hacia su propia institución.

Qué raro, ¿el Barcelona de víctima? Parece algo normal, mucha gente está acostumbrada a que el club azulgrana haya llevado a cabo acciones legales para defender su dolida y querida imagen.

Ellos no son los prepotentes, ellos no son los malos, ellos no son los que hacen mítines al grito de '¡Que no estamos tan mal hombre...!', ellos no vieron el fraude de encuentro que se disputó en el Santiago Bernabéu.

Después de todo, defendamos un poco también al Real Madrid, que ni uno es tan malo ni los otros son tan exquisitos.

Todo comenzó en la rueda de prensa previa, en la que José Mourinho picó a Pep Guardiola y éste, tras afirmar a principio de temporada que NUNCA entraría al trapo acabó con titulares como 'Es el puto jefe, es el puto amo' o 'Nosotros hablaremos en el campo', bajo un tono prepotente y un gesto con su mano derecha señalando la puerta de la rueda de prensa. Ah, sí, disculpad, que se trata de Pep Guardiola, el intocable...

Algo que llama mucho la atención, que es una de las claves de todo este barullo que se ha montado y que nadie ha hecho hincapié en él es el hecho de que el Real Madrid, de manera unánime, haya respaldado la idea del pucherazo europeo. Pocas veces se ha visto a un club en su totalidad mostrar su indignación de tal manera.

Tanto José Mourinho, como sus propios capitanes y futbolistas, como algunos miembros de la directiva, como evidentemente la afición. Porque los aficionados es normal que en ocasiones se dejen llevar, es normal que ofrezcan titulares de 'robo', 'fraude', etc pero ver a jugadores, técnico y algún que otro miembro de la directiva evaluando el arbitraje del colegiado alemán (que ahora hablaremos de él) Stark es algo que llama muchísimo la atención. Algo grave, gravísimo debió ocurrir sobre el césped. Y claro, desde Can Barça achacan esta reacción al no saber perder, al repaso futbolístico que dio su equipo, a la excelencia, a la perfección... Tonterías.

Es curioso, gracioso, incluso vergonzoso que se hablara tanto en la previa del encuentro sobre la elección del colegiado. En un principio iba a ser el supuesto amigo portugués de José Mourinho Olegario Benquerença, o eso dejo caer Pep Guardiola en la previa. Efectivamente, el miedo se apoderó en la ciudad Condal por un posible amaño, etc. Pues nada, Pep habló y el máximo organismo del fútbol europeo decidió colocar al alemán Wolfgang Stark, por si acaso el excelentísimo entrenador azulgrana temía. ¡Tachán! Mira por donde, polémica arbitral favorable a los barcelonistas y en Concha Espina indignados. Todo eso sin hacer hincapié que el colegiado afirmó haber pedido una camiseta a Leo Messi, considerándose fan suyo. ¿Blanco y en botella?

¿Acaso dice alguna mentira José Mourinho en sus acusaciones a supuestos robos o acciones sucias a favor del Barcelona en las últimas fechas?

Evidentemente pruebas físicas y materiales no tiene, pero entonces ¿por qué jugadores como Ballack o Drogba mostraron su indignación con el nórdico colegiado Ovrebo tras no señalar ¡5 penaltis!? ¿Es lógico que expulsaran la pasada temporada a Motta del Inter de Milán por una más que teatrera actuación de Sergio Busquets al que se le captó fingiendo claramente? Las pruebas son ellas, y evidentemente en Barcelona no son suficientes.

Un apunte cómico, simpático, agradable para muchos, por utilizar también la ironía es el de la página web de la UEFA, en la que aparecía la crónica del encuentro con un resultado de 0-4, en lugar de un 0-2 ¿Casualidad?

Si juegan el fútbol perfecto, si tienen la mejor plantilla de la historia, si España depende tanto de ellos, si tienen al mejor técnico del Mundo, si cuentan con el mejor jugador del Mundo, si su afición es la más correcta, la que nunca hace nada, ¿porqué utilizan las preciosas artes del teatro sobre el césped?

Es curioso ver como en una carrera por un balón en la que disputan la posesión Pedro y Arbeloa, el primero, teniendo una hectárea de terreno de juego a su alrededor sin rivales, nada más que espacios, acabe chocando con el lateral madridista. Es curioso ver como golpes que se daban en el costado, en el tronco, siempre suponía dolor físico a los jugadores azulgranas en el rostro. Es curioso ver como Pepe recibe palos a diestro y siniestro, y un jugador de sus mismas características como Daniel Alves tan solo haya visto una cartulina amarilla en tres encuentros, haciendo un penalti con clara expulsión entre ellos.

Y claro está, ahora dirán también que los ingleses están locos, que no saben de fútbol, pese haberlo inventado ellos, aunque no lo parezca, ya que desde Manchester ya tienen la mosca detrás de la oreja por los polémicos arbitrajes azulgranas en vistas a una hipotética final en Wembley. Pero claro, la gente es tan ignorante que no presencia, no disfrutan con el maravilloso, extraordinario y ejemplar fútbol del Barcelona.

Todo esto, un circo. La guerra Madrid-Barça, una vergüenza. Y la manipulación azulgrana, al menos, presuntamente aparente.

Artículos destacados

Comentarios recientes