Cesc no es una necesidad por 50 'kilos'

Alto precio por un jugador que calentará banquillo

Ya se ha dicho en más de una ocasión, pero este verano puede ser el definitivo para ver a Cesc Fábregas de nuevo en el FC Barcelona. Pero, ¿es Cesc una necesidad para el Barça el año próximo con los precios que se manejan y el pepel que tendría en el equipo? El Arsenal se resiste a dejarlo marchar y parece que la operación costará a Sandro Rosell entre 40 y 50 millones de euros. Una cantidad desorbitada, teniendo en cuenta que, a pesar de estar fichando al capitan de los 'gunners', el Barça compra a un jugador que no será titular indiscutible y que comenzará con toda seguridad en el banquillo.

Cesc es una opción de futuro para cuando a Xavi Hernández se le apague el fútbol, pero no es una necesidad imperiosa en estos momentos. El mediocentro culé tiene 30 años, pero aún dará mucha guerra y su importancia en el equipo hará que Fábregas quede relegado a un segundo plano. Ante esto el Barcelona y su técnico se deben plantear si les es rentable fichar ya a jugador que podría ser un suplente, y hacerlo por una cantidad tan alta. De hecho, tras el fichaje de Ibrahimovic, se convertiría en el segundo fichaje más caro de su historia.

Tiene 24 años y hasta ahora no ha liderado el centro del campo de un equipo campeón. El Arsenal es un buen equipo pero no está al nivel de la selección española, donde Cesc no ha terminado de explotar, ni del Barcelona, donde las exigencias serían muchísimo más altas. Cuando Xavi dé un paso atrás, ya tendrá 26 y habrá perdido un tiempo esencial para terminar de erigirse en el líder natural del equipo.

El primer y principal problema no es que Cesc no esté al nivel de este Barça campeón, sino a quién quitar del once inicial. El centro del campo es indiscutible y ninguna de las tres piezas, Iniesta, Xavi y Busquets, se moverán. En la delantera la cosa tampoco está fácil. Con Messi y Villa como pilares, sólo Pedro podría dejar paso a su compañero de selección. Sin embargo, el canario es un jugador básico para el esquema de Guardiola.

Cesc Fábregas

Rosell se arriesga a hipotecar toda su política de fichajes por pagar caro al jugador que todos desean. Ya ha comentado más de una vez este año que el presupuesto que tendría la dirección deportiva dirigida por Andoni Zubizarreta sería de no más de 60 millones de euros. Hacer un desembolso de este calibre por el fichaje de un jugador no marcará la diferencia es muy peligroso. Peligra el resto de necesidades y, a medio plazo, el poder traer a más estrellas debido al alto sueldo que le han prometido a Fábregas.

Hasta ahora, el banquillo del Barça ha tenido como inquilinos a muy buenos jugadores, pero que no tienen la vitola de estrella mundial que traería el catalán. Mascherano o Afellay costaron sensiblemente menos y vienen a completar un equipo de relumbrón. No es un 'crimen' que no jueguen tres partidos seguidos. Pero esa dinámica es difícil seguirla en este caso.

La suplencia del 'cuatro' aumentaría la presión sobre el jugador, poco acostumbrado a las exigencias de un club como el Barcelona. El Arsenal es un grande de Europa, pero Wenger sirve de parapeto a los jugadores. Además, el nivel de exigencia ha sido siempre bastante pobre desde que el francés es el director técnico. Las miradas se pondrían sobre él y perjudicarían en su adaptación al equipo. Aunque conoce a la mayoría de la plantilla y las entrañas del club, ha cambiado mucho desde su etapa de canterano. La Liga BBVA es muy diferente a la Premier League y aquí tener el 'ADN Barça' no le salvará de las críticas si no funciona.

Artículos destacados

Comentarios recientes