El nuevo rico de Asia

El dinero abre paso al fútbol en Uzbekistán

Rivaldo Rivaldo

El fútbol es hoy un fenómeno a escala mundial. Hay pocos rincones donde no se practique y ya no resulta extraño ver cómo ha crecido en algunos países de Asia y Oceanía. Uzbekistán es un buen ejemplo de cómo puede crecer el deporte en un país, cuando hay pasión detrás. Pasión y un buen apoyo económico.

La pujante liga uzbeka de fútbol es hoy por hoy la competición que mayores sueldos está pagando en todo el continente asiático. Por encima de las ligas de China, Corea del Sur o Japón, donde los equipos profesionales están sujetos a un régimen de gastos, los oligarcas de Uzbekistán han apostado por el fútbol y para dar un salto de calidad han apostado por traer de fuera lo que no tenían en casa. La primera noticia que puso los ojos del mundo sobre el fútbol de esta república ex soviética fue el fichaje de Rivaldo.

Rivaldo

El delantero brasileño, mejor jugador del mundo y Balón de Oro en 1999, aceptó con 35 años una oferta del PFC Bunyodkor, un equipo fundado sólo tres años atrás con el nombre de Kuruvchi por empresarios del petróleo, una de las fuentes de riqueza del país. Su presidente, Isok Akbarov, es un enamorado del fútbol español y del FC Barcelona (cambió el escudo en 2008 para hacerlo con la misma forma que el culé), por lo que no le dolió rascarse el bolsillo y pagar cerca de seis millones de euros por un partido amistoso contra sus ídolos. La visita del Barça sirvió para presentar al mundo un equipo en el que Rivaldo compartía protagonismo con el chileno José Luis Villanueva y con el técnico Zico, fichado también a golpe de talonario, pero que duró allí sólo unos meses. Fue sustituido por otro entrenado rcon cartel para cualquier equipo de primera fila, Luis Felipe Scolari, ex del Chelsea y de la selección brasileña y campeón del Mundo en 2002.

Akbarov además entabló una fructífera amistad con el presidente Joan Laporta, al que llegó a ofrecer 26 millones de euros por Samuel Etoo cuando se le declaró transferible y junto al que se ha visto envuelto en un supuesto caso de malversación de fondos. Pero no es el único con el que ha hecho negocios. El año pasado contrató a Cristiano Ronaldo para un clínic de un solo día. Seguro que no le salió barato.

La selección es el siguiente paso para convertir a Uzbekistán en un potencia en la zona. La federación está trabajando junto a la FIFA para extender el fútbol en el país e incluso se ha construido un nuevo estadio nacional para acoger los partidos de su selección.

Karimov

La Liga se profesionalizó hace dos años y cuenta ya con más de un equipo con calidad de entre los 16 que la disputan. A la eclosión del Bunyodkor, que perdió a Rivaldo el pasado mes de noviembre, se le suma el Pakhtakor Tashkent FC, su máximo rival en estos momentos. Entre los dos han ganado las nueve últimas ligas, alternándose periodos de dominio absoluto de alguno de los dos. Desde que el mundo del fútbol ha puesto el foco en el país, los uzbecos no han conocido otro campeón que el ex equipo del crack brasileño.

El dinero llega de los grandes empresarios del petróleo, pero también del Gobierno del país, que ha invertido casi 14 millones de euros en dos años para la creación de infraestructuras, tanto para el combinado nacional como para el fútbol base. De hecho, crear una cantera sólida es el siguiente escalón que quieren tocar los dirigentes de la Federación. "En la actualidad existen hasta doce academias en diferentes regiones de Uzbekistán", presumía orgulloso el presidente de la Federación, Mirabror Usmanov, en una reciente visita a la sede central de la FIFA.

Uzbekistán rozó las semifinales de la Copa de Asia de 2004 y estuvo a un paso de clasificarse para la Copa del Mundo de 2006, disputada en Alemania. De hecho, se quedó a un paso de meterse en la repesca asiática pero perdió en una eliminatoria con Bahrein que rozó el esperpento. Con 1-0 a favor, el árbitro pitó un penalti para Uzbekistán. Sin embargo, un jugador uzbeco entró en el área y desato las críticas rivales. El árbitro lo colocó en el acta y tras la denuncia la FIFA ordenó repetir el partido, una decisión sin precedentes. En la repetición Bahrein pasó por encima y dejó fuera a los uzbecos.

Tras la decepción, la previa para el Mundial de Sudáfrica no fue nada buena. Ahora se preparan para empezar de cero en su andadura hacia Brasil, una cita que cumple los plazos marcados cuando el fútbol uzbeco comenzó a andar. La moral está por las nubes. Sobre todo tras el cuarto puesto completado en la Copa de Asia con la que empezó 2011 y donde perdieron en la final de consolación ante Corea del Sur.

Artículos destacados

Comentarios recientes