Campeones olvidados: Steaua Bucarest

Ganó la Copa de Europa al Barcelona en 1986

El Steaua de Bucarest es el sexto clasificado de la liga de Rumanía, lejos del líder de la categoría, el Otelul Galati. No son los mejores días para el mayor club de Rumanía, acostumbrado a vencer campeonatos sin parar. En 57 años consiguió 23 títulos de liga y 13 subcampeonatos, 36 grandes resultados. Pero desde 2008, no se acerca a las primeras posiciones de la liga.

Acostumbrado a la victoria, llama la atención que este club lleve casi un lustro vagando por el desierto. Sus vitrinas no reciben ninguna visita desde 2006. Típico dominador de una liga débil, al estilo del Rosenborg en Noruega o el Sparta de Praga en la República Checa, sus mejores días han quedado atrás.

Tan atrás que este 7 de mayo se cumplirán 25 años desde el gran día del club rumano. Fue en Sevilla, en el Sánchez Pizjuán, donde el gran Steaua Bucarest de finales de los años ochenta cumplió la machada y dejó al Barcelona sin Copa de Europa.

Steaua Bucarest Sevilla Barcelona

La edición número 31 de la competición continental tuvo en la final el protagonismo de Helmuth Duckadam, el portero que impidió que el conjunto español anotase algún gol en la tanda de penalties y que, por tanto, dio a su equipo la Copa de Europa.

El Vejle danés (2-5), el Budapest Honvéd húngaro (2-4), el Kuusysi finlandés (1-0) y el Anderlecht belga (1-3) no se pueden calificar como un camino duro hacia la final de la máxima competición europea. Pero en la final llegó el Barcelona germen del "Dream Team", con Urruti, Alexanko, Schuster, Marcos Alonso o Pichi Alonso. Con Terry Venebles en el banquillo, el Barcelona parecía el claro favorito para la victoria.

Noventa minutos sin un gol llevaron a la prórroga, donde 30 minutos sin marcar terminaría con el partido empatado a cero. La única solución era llegar a los penalties. En un partido tan igualado, el primero que fallara se vería de bruces con el fracaso.

Y el que más falló fue el Barcelona. Alexanko, Pedraza, Pichi Alonso y Marcos se enfrentaron a Duckadam, un muro que no pudieron superar. Tampoco es que los rumanos tuvieran un gran acierto ante la portería de Urruti, pero dos tantos en cuatro intentos les dieron la Copa.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=DXaW75kvW70]

"El Héroe de Sevilla", como fue conocido Duckadam desde entonces, había conseguido algo que nunca nadie había hecho. Parar cuatro penalties le dio el reconocimiento que se merecía. Sin embargo, una enfermedad que le afectó en la sangre le mantuvo retirado tres años del fútbol. Cuando volvió a los terrenos de juego lo hizo con el Vagonul Arad, un equipo de segundo nivel de su país.

En 1991 decidió retirarse y terminó como policía de Aduanas en Rumanía. Fundó una escuela de fútbol con su nombre para ayudar a los niños de su país y en 2008 recibió del presidente Traian Basescu la Órden del mérito deportivo.

Helmuth Duckadam presidente del Steaua de Bucarest

Pero el mayor giro de su vida llegó el pasado 11 de agosto. Valeriu Argaseala dejó el cargo de presidente del Steaua de Bucarest, lugar que ocupó "el héroe de Sevilla". Duckadam volvía al club que le vio brillar en el fútbol europeo, 24 años antes, preparado para devolver al club a su máximo apogeo.

Artículos destacados

Comentarios recientes