La nueva Argentina de Batista

Se nota el sello del técnico

Sergio Batista y Messi Sergio Batista y Messi

Las selecciones nacionales viven de ciclos, que terminan o se prolongan dependiendo de los resultados en los torneos internacionales. Para Argentina, perder en cuartos de final en un Mundial siempre fue un fracaso. Caer en el Mundial de 2010 también lo era, por mucho que quien se sentara en el banco se llamara Diego Armando Maradona. Un nuevo ciclo empezaba en la selección sudamericana.

Para sustituir a Diego, los directivos argentinos pensaron en Sergio Batista como interno mientras se decidían por alguien mejor. Tres meses les costó darse cuenta de que había pocos técnicos mejor preparados que él, por lo que lo hicieron fijo en el puesto.

Ahora, la selección argentina de fútbol se prepara para una gira por Estados Unidos y Costa Rica, donde jugará dos partidos a finales de marzo, inmersa en el proceso de cambio de forma de juego que quiere ver el seleccionador Sergio Batista. En el cargo desde después del Mundial 2010, el argentino afronta la Copa América de la que será anfitrión con un equipo prácticamente formado.

Para los próximos partidos, el 26 de marzo contra Estados Unidos y el 29 contra Costa Rica, Batista ha dejado en casa a Carlos Tévez y Sergio 'Kun' Agüero. No es la primera vez que se quedan sin acudir con la selección, ya que hace un mes contra Portugal tampoco fueron convocados.

Se podría pensar que la razón es el relevo generacional. Tévez y Agüero no están acabados, pero Batista preferiría ir probando jugadores más jóvenes de cara a la competición continental que afronta su país el próximo julio. Sin embargo, en esta gira de dos partidos se verá al gran equipo de Argentina, el que sería titular en cualquier competición.

Messi, Pastore, Zanetti, Burdisso, Gabriel Milito, Rojo, Banega, Mascherano, Cambiasso, Lavezzi, Di María, Zabaleta, Garay, Otamendi, Biglia, Sosa, Nico Gaitán... son grandes nombres, de grandes jugadores, que formarán el combinado nacional argentino.

La ausencia de Tévez es clara: es un castigo por no acudir al partido contra Brasil por una supuesta lesión, pero a los pocos días jugó con su club. Ahora, el presidente de la federación Julio Grondona le pasa la factura por aquella mala decisión. A pesar de ser el segundo máximo goleador de la Premier, el técnico ha decidido dejarle en casa descansando en vez de seguir probándolo de cara al mayor reto al que se enfrenta Argentina en este 2011. La ausencia de Agüero en la lista podría deberse a una razón similar, aunque no está confirmado.

El técnico sigue pensando en nuevos nombres para la selección, como los de Fernando Belluschi, Toto Salvio o Federico Fazio. Muchas serán las ausencias de tiempos pasados.

Heinze y Demichelis posiblemente no vuelvan a jugar con la selección por su edad, 33 y 30 años respectivamente, ya que Batista está buscando un relevo generacional y estos jugadores no encajan en su esquema. Andrés d'Alessandro tampoco entra en sus planes. El único que vuelve, de los que no jugaron contra Brasil, es Mario Bolatti.

En la portería, salvo lesiones, los nombres de Romero y Andújar parecen claros. El tercer portero saldrá de entre una lista de jóvenes guardametas, ya que la intención del técnico Batista es que se curta rodeado de las estrellas argentinas.

Al seleccionador argentino le han encargado una misión, que se centra en el relevo generacional. La intención de Batista es la de formar a jugadores jóvenes que pronto puedan despuntar y volar hacia Europa, donde crezcan más como futbolistas. En este caso se encuentran jugadores como Viatri, Gastón Díaz, Quilez o Marchesín.

Una de las apuestas más complicadas del seleccionador argentino es la de conseguir que el Messi de Argentina se parezca al Messi del Barcelona. Lo va a poner de 9 en el campo pero intentará probar un juego similar al del conjunto español.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=b_XLlKmf5-A]

Estos dos partidos son claves en la preparación de la albiceleste, ya que serán los últimos antes de la disputa de la Copa América en julio. A lo mejor, la Federación Argentina programa un amistoso en junio en África, al que no acudirían los jugadores de la Copa, sino un equipo B.

Batista lleva menos de diez partidos en el cargo, pero su mano ya se está notando en la dirección del combinado argentino. Las victorias ante España y Brasil son dos grandes señales de la posibilidades que tiene esta selección, que de la mano de Sergio Batista puede alcanzar el objetivo que se proponga en el próximo torneo sudamericano.

Artículos destacados

Comentarios recientes