¿Está Özil al nivel de Iniesta y Cesc?

El alemán vive su mejor momento de blanco

Mesut Özil está en el mejor momento de forma desde que llegó el pasado verano al Real Madrid. No ha dejado de aparecer en las alineaciones titulares de José Mourinho desde el primer día, pero es ahora cuando su adaptación está empezando a dar buenos frutos. ¿Pero está al nivel de las grandes estrellas que juegan en su posición como Cesc Fábregas o Andrés Iniesta?

El mediapunta alemán, que lleva cinco goles en la Liga BBVA, sumó el domingo contra el Racing de Santander su undécima asistencia en la competición, nueve de ellas telegrafiadas directamente a Cristiano Ronaldo. Sus estadísticas demuestran lo bien que se desenvuelve entre las líneas rivales. 128 pases ha completado en las 27 jornadas que llevamos de campeonato, lo que le convierte en el decimotercer pasador.

En este apartado, Iniesta se queda bastante más lejos del alemán. 43 pases se ha anotado el de Fuentealbilla, que no suma ninguna asistencia en Liga, eclipsado por un Messi que es el líder de este apartado en España, como de casi todos.

El estilo de ambos es fácilmente reconocible. Gustan de tener el balón pegado al pie, de tocar en corto y de proteger con el cuerpo la salida natural de la pelota. Son magos y como tal juegan. Özil se inventó en Santander dos goles caracoleando con paredes imposibles y pases milimetrados. Benzema y Adebayor deben estar más que agradecidos.

El alemán vive sus mejores momentos desde que está en la Casa Blanca. Reconocido por sus compañeros y valorado por su entrenador desde el primer día, ya ha convencido a la afición. La grada anda deseosa de un jugador de las características de Fábregas pero parece que ya lo tiene en el equipo. El capitán del Arsenal hace daño en la misma zona que el joven de ascendencia turca y sus números son muy similares a los suyos. Diez asistencias en la Premier este año, endulzadas con tres goles.

Que Özil está contento nadie lo duda. Salió feliz de El Sardinero y hasta respondió a alguna pregunta, cosa poco habitual en él, todavía tímido por sus problemas con el idioma. Ahora sólo queda que su juego tenga continuidad como el de las grandes estrellas en su posición.

Artículos destacados

Comentarios recientes