La compra de partidos sobrevuela Brasil y Argentina

Condenan a un árbitro y a un empresario por amaño

En todos sitios cuecen habas. La sospecha de amaño de partidos es casi tan vieja como el mismo fútbol. Siempre ha habido y seguramente siempre habrá una sombra de duda sobre determinados partidos, sobre todo cuando la competición está fuera de los grandes focos de atención.

En Brasil ahora se ha hecho justicia. La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ha sido condenada junto con dos personas más a pagar una multa de cerca de 67 millones de euros por el amaño de 11 partidos del campeonato de 2005.

Tal y como se ha demostrado ante el juez, el empresario Nagib Fayad pagó unos 4.500 al colegiado Edilson Pereira de Carlvaho por cada resultado que consiguiese amañar en el Brasilerao.

La CBF ha sido condenada por los daños causados a los equipos implicados y a los aficionados, puesto que los 11 partidos tuvieron que ser repetidos y la clasificación cambió considerablemente. De hecho, el Corinthians consiguió en la repetición cuatro puntos más de los que se había llevado en un principio, adelantando al Internacional de Porto Alegre en la recta final y llevándose el campeonato.

En Argentina, donde siempre olió mal la cercanía de la Dictadura Militar de finales de los 70 y principios de los 80 con el mundo del fútbol, las cosas no están mejor.

Unas declaraciones del ex árbitro argentino Daniel Giménez han vuelto a abrir la polémica en el país. El colegiado, retirado en 2007 acusado de haber participado en el amaño de un partido de promoción de ascenso entre San Juan de Tucumán y Huracán, negó las acusaciones pero poniendo en duda a todo el sistema. "En ese partido me quisieron comprar y después no volví a dirigir porque me di cuenta que me tenía que ir". Giménez añadió ocho minutos de descuento, en los que el equipo local anotó un gol lleno de polémica. "¿Sabés cómo se compran y venden árbitros?... Y vos ni te enterás", sentenció el ex colegiado en una entrevista en televisión.

Artículos destacados

Comentarios recientes