Futbolistas y fiestas: del balón a la copa, con hielo

Jugadores conocidos por sus juergas

Jóvenes, adulados, con estatus de celebridades y cuentas bancarias con una sucesión de ceros para aburrir, en algunas ocasiones, fuera de las canchas, una serie de futbolistas cumplen más el rol de rockstars que de deportistas de élite. Fiestas, alcohol y excesos, son a veces el resultado de futbolistas involucrados en escándalos, que acaban, en muchos casos, aparte de con un disgusto, con multas, sanciones e incluso, la cuesta abajo de una carrera llamada a más altas cotas. La exigencia de rendimiento en el campo, parece a veces reservada a discotecas y guateques.

Míticos son algunos casos como los de Paul Gascoigne, reconocido alcoholico y provocador de peleas, o el gran clásico George Best, con frases tan históricas como sus juergas, y tan explícitas como esta del ex del Manchester: "En 1969 dejé las mujeres y el alcohol; fueron los peores 20 minutos de mi vida".

Al margen de ellos, y si ponemos la vista en la liga española y en los tiempos más recientes, algunos nombres y algunas parrandas saltan rápidamente a la mente de los aficionados. No ocuparía el Top 5 en una hipotética lista de los más fiesteros, pero sin necesidad de retroceder ni días, la sospecha de un nuevo exceso ha caído sobre el portugués del Valencia Miguel Brito. Su nuevo retraso de una hora y media al llegar al entrenamiento de su equipo ayer tras ser visto en un conocido pub, ha hecho pensar a muchos en momentos constatados en los que ha cruzado la línea como deportista de primer nivel. Su crédito se ha acabado y el club lo ha apartado "indefinidamente".

El díscolo defensa ha reconocido fumar "algún cigarrito" cuando se deja llevar por la noche, y sonadas han sido algunas de sus salidas cuando cae el sol. De hecho, una de ellas desembocó en una conocida trifulca que involucró incluso a policías y que acabó con el jugador en el banquillo de los acusados en un juicio, en Valencia. Pero es que en Portugal la fiscalía también le acusó de portar armas y violencia después de unos altercados ocurridos en una discoteca en la localidad de Seixal, al sur de Lisboa y podría enfrentarse a una pena de cinco años de cárcel.

miguel

Pero no es sin duda el mejor situado en el imaginario colectivo de los aficionados españoles (aunque en la mayoría de los casos las consecuencias no llegan a tal extremo legal). El primer puesto estaría ferozmente disputado, pero seguro que en el Top 3 estaría Ronaldinho, y es que por fama o realidad, los brasileños en España siempre han tenido colgado el cartel de máximos fiesteros.

Al "Gaucho" lo hemos visto en imágenes en Barcelona por numerosos locales nocturnos, cantando, tocando timbales, bailando....hasta tales puntos que la prensa catalana comentaba que todos los lunes llegaba tarde a los etrenamientos o era baja como consecuencia de los excesos del fin de semana. Y en Milán, más de lo mismo. De hecho, hasta algún compañero del club milanista ha declarado haberlo visto a altas horas de la madrugada de fiesta en la previa de partidos (¿el acusador podría ser en este caso también acusado?). No en vano, uno de los hechos más comentados en Italia ocurrió en la previa de un partido ante el Inter, cuando presuntamente el jugador organizó una fiesta de tres días por la que pagó 75 mil euros. Sólo una muestra más de las muchas imágenes que tenemos del jugador, que en Brasil está en su salsa.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=jDumGD06bZw]

Otro futbolista relacionado a la fiesta como el pez al agua es José María Gutiérrez "Guti". El ex del Madrid no ha negado nunca su afición por salir y sus múltiples escapadas públicas han sido objeto de las mayores críticas enlazadas a su bajo rendimiento durante grandes tramos de su carrera. Otro ejemplo de talento mal aprovechado por no cuidar el físico, el madrileño ha declarado en más de una ocasión que irse de fiesta habitualmente es algo "normal" para él y que ya se reservará cuando tenga 50 años. Entre las imágenes más recientes tenemos las de su accidente en Turquía. Guti sufrió una aparatosa colisión con su coche y en el control de alcoholemia dio positivo quintuplicando la tasa máxima permitida, según la policía de Estambul. El vídeo de su cabreo tras el golpe solo nos deja claro que sobrio no es la palabra a utilizar.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=ckj-9zM8yU0]

Remontándonos algo más en el tiempo, hay dos nombres ampliamente relacionados con los locales de fiesta tanto en Valencia como en Barcelona. Tanto Romario como Kluivert han sido "agraciados" en los clubes por los que han pasado con el dudoso título de reyes de la noche. El brasileño y el holandés tuvieron desencuentros públicos con sus técnicos tanto en Can Barça como en Mestalla (mítico el míreme a los ojitos de Aragonés al carioca) y gran parte de culpa fueron sus sonados devaneos con la luna.

Romario llegó a pedir tolerancia y compresnsión a Cruyff y en unas declaraciones manifestó que mientras marcara goles nadie debía decirle a qué hora llegar a casa y que el respetaría las juergas de sus compañeros si marcasen tantos goles como él. Sin duda hizo la cola de vaca dentro y fuera del campo.

Por su parte el holandés no ha podido ocultar nunca su afición por las luces de neón y las pistas de baile, en las que ha sido retratado en numerosas ocasiones. Sonada fue la juerga que organizó en un hotel de Madrid en la víspera de un encuentro ante el Rayo Vallecano.

romario

Recién retirado del fútbol, la carrera de Ronaldo, uno de los mejores de la historia, pudo tal vez ser más larga y también llegar a cotas aún más altas pese a todo. Sus cuantiosos excesos le llevaron no solo a un declive más temprano de lo esperado en su carrera sino también a acumular, entre otras cosas, un exceso de peso muestra del poco interés por cuidar su físico. Madrid y Brasil han vivido principalmente sus mayores logros nocturnos. Hasta en un Mundial ha hecho estragos, eso sí, no fue el único. No en vano, parte de culpa del fracaso en el Mundial de Alemania, como reconocieron públicamente autoridades futbolísticas brasileñas, fue el hecho de que muchos de sus jugadores (y Ronaldo era de los marcados en rojo) llegaban al hotel ebrios después de recorrer la ciudad hasta altas horas de la madrugada.

Pero una de las historias que más fuerza tienen en el pasado festero de Ronaldo, al menos por llamativa, es la que sucedió en Río de Janeiro cuando se recuperaba de una lesión. El jugador salió de una discoteca acompañado de tres personas camino de un hotel...hasta que el delantero se dio cuenta de que sus tres acompañantes eran travestis.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=9x-UeOPkhR4&feature=related]

La lista de jugadores que han pasado por nuestra liga y relacionados con la juerga y el cachondeo podría ampliarse y llenar páginas de papel hasta acabar con el Amazonas. También podrían aparecer las locuras de Cristiano Ronaldo, Roberto Carlos, Romaric y Zokora...un sinfín de nombres tan numerosos como noches para salir de fiesta.

Pero no queríamos dejar de recordar una mítica noche festiva que acabó en un desastre teñido de comicidad para todos menos para sus protagonistas. Corría el año 2001 en Sevilla cuando la plantilla del Betis, alrededor de las cuatro de la madrugaba, disfrutaba de un sonado jolgorio en la casa de Benjamín. Era un jueves y, con partido a la vista en fin de semana, el presidente Manuel Ruiz de Lopera y el técnico Juande Ramos no dudaron en plantarse en la vivienda tras enterarse del magno evento. Jugadores escapando por las ventanas y tratando de explicar la situación ante sus "jefes" contribuyeron a la comicidad de una historia para el recuerdo.

Artículos destacados

Comentarios recientes