Campeones olvidados... Nottingham Forest

Ganó la Copa de Europa a la primera

Nottingham Forest /google.es Nottingham Forest /google.es

El Nottingham Forest, el único equipo junto con el Real Madrid que ha ganado la Copa de Europa en su primera participación, vaga ahora por la segunda división inglesa. El histórico club inglés, creado en 1865, encadenó bajo las órdenes de Brian Clough cuatro temporadas de ensueño a finales de los setenta.

La carrera meteórica del conjunto inglés comenzó en la temporada 76-77, con el ascenso a la First Division. Un año después conseguiría sorprendentemente el título de campeón en la Premier, por lo que se clasificó por primera vez en su historia para la Copa de Europa.

Su entrada en la competición fue por todo lo alto: el Liverpool, dominador del fútbol británico de la época, se impuso en su camino en dieciseisavos. Pero los Tricky Trees estaban lanzados y un 2-0 en el City Ground fue suficiente para pasar la eliminatoria.

AEK Atenas (7-2 en el global de la eliminatoria), Grasshoper (5-2) y Colonia (4-3) fueron los siguientes en caer. Cada vez costaba más ganar una eliminatoria y los marcadores eran más reducidos. Pero el conjunto dirigido por Brian Clough estaba en la final de la Copa de Europa en su primera participación, y el 30 de mayo de 1979, iba a hacer historia.

La gran estrella del partido fue Trevor Francis. Francis jugaba con el equipo por primera vez en la Copa de Europa, después de que Clough pagara por él un millón de libras al Birmingham City. Una regla de la UEFA obligó a que el club tuviese que esperar tres meses para alinear al jugador que había supuesto el desembolso de todas las ganancias derivadas de la consecución del título liguero.

Así, su primer partido fue la esperada final. El rival, el Malmö sueco. El escenario, el Olímpico de Múnich. Trevor Francis, con el único gol del partido, consiguió el milagro y permitió que por primera vez un debutante se llevara el ansiado trofeo de la Copa de Europa a casa.

Un club de provincias, que dos años antes conseguía el ascenso desde la segunda división inglesa, se convertía en el equipo más grande de Europa. El fútbol lo empezaron equipos pequeños, como el Nottingham Forest, que extendió su dominio europeo durante al menos un año más.

El 28 de mayo de 1980, en el Santiago Bernabéu, otro solitario gol, en esta ocasión del escocés John Robertson, obró la proeza. Dos Copas de Europa en menos de 365 días, el primer club que lograba más títulos de la Copa de Europa que de su liga nacional... el club cercano al bosque de Sherwood despertaba la admiración del continente.

El final de los setenta supuso también la consecución de un título (contra el Barcelona) y un subcampeonato (contra el Valencia) en la Supercopa de Europa y la participación en la Copa Intercontinental.

La racha en la competición continental terminó en los dieciseisavos de la temporada siguiente, la 80-81, cuando el CSKA de Sofía les borró del cuadro con dos derrotas consecutivas. El Liverpool tomó el testigo como campeón. El campeón destronado por la llegada del humilde retomaba el pulso a la competición y se convertía en el mejor club inglés en la competición al lograr su tercera Copa.

Han pasado más de 30 años desde la segunda Copa de Europa del equipo, que en 1993 bajó a la segunda división inglesa y en la temporada 04-05 consiguió el dudoso honor de ser el primer campeón de Europa que caía a la tercera división de su país.

Desde los éxitos de Brian Clough, que salió del club en 1993, un subcampeonato en la FA Cup y un título de la segunda división son los mayores logros de un equipo que el año pasado rozó con los dedos la posibilidad de estar en la Premier y este año volverá a intentarlo para revivir viejos recuerdos en las mentes de sus aficionados.

Artículos destacados

Comentarios recientes