Un modelo obsoleto

El Sevilla, más pasado que futuro

La derrota del Sevilla ante el Oporto, y su trayectoria decepcionante en Liga ha evidenciado el agotamiento de un modelo que ha dado muchos éxitos al club andaluz. Gregorio Manzano se ha tenido que conformar con una plantilla que dista mucho de ser la que disfrutaron sus predecesores Juande Ramos o Manolo Jiménez, y en eso tiene mucho que ver la altanería conformista que ha llevado a errores de plaificación y falta de trabajo a largo plazo.

El presidente Del Nido y el director deportivo Monchi han estirado el chicle hasta que la burbuja ha explotado. El auge del Sevilla se alimentó de una política de fichajes acertada, en la que saldos como Alves, Baptista o Keita terminaron revirtiendo muchos millones al club. Además, una buena generación de futbolistas de la cantera sustentó el crecimiento en los primeros años.

La falta de dinero tras el ascenso a Primera posibilitó que se confiara en una cantera que resultó ser muy fructífera. Sergio Ramos, Reyes, Jesús Navas o Diego Capel son los jugadores más importantes que llegaron del filial sevillista. Pero no fue fruto del trabajo sobre la cantera, sino de una generación talentosa.

Poco a poco, nombres como los de Alves, Reyes o Keita dieron paso a los actuales Dabo, Guarente, Medel o Rakitic. Gente como Luis Fabiano o Kanouté no han encontrado continuidad en futbolistas de perfil bajo como Romaric, Chevanton o Zokora.

La belleza no es para siempre, una conclusión a la que deben haber llegado los dirigentes del fútbol base sevillista. Tras la camada de los Ramos, Reyes o Navas, la siguiente remesa de jugadores incluye a los Luis Alberto, José Carlos o Rodri. Alejandro Alfaro es, hasta la fecha, la última perla de la cantera y todavía está buscando un sucesor.

El año pasado fue cuarto pero no pudo disfrutar de la gloria de los elegidos para la Liga de Campeones, tras caer contra el Braga en la previa. Este año lo tendrá muy complicado para llegar a la cuarta posición ya que está a 14 puntos del Villarreal, un mundo para los que estaban acostumbrados a ver arriba al equipo del arte y salero, como cantan las gradas del Pizjuán.

Artículos destacados

Comentarios recientes