La venganza de Arsene Wenger

La eliminación del año pasado aún escuece a los "gunners"

La venganza deportiva se sirve fría. Eso deben pensar en el Arsenal, donde preparan la eliminatoria contra el Barcelona pensando en cómo fue el año pasado, sobre todo el 4-1 del partido de vuelta.

Con Cesc en plenitud, y no como el año anterior, cuando no pudo jugar en Barcelona, Wenger tiene un plan para derrotar al mejor equipo del mundo: correr más que ellos. Los gunners son un equipo joven, como casi siempre, pero que este año parece más maduro que nunca.

Fábregas, que puede estar disputando su último año en el Fly Emirates Stadium, quiere despedirse a lo grande, y de paso, sacarse la espina de la final de Champions perdida en 2006 frente al Barcelona.

A pesar de cierta irregularidad en los últimos partidos de la competición doméstica, el Arsenal sigue vivo. Está a 4 puntos del Manchester United. Tiene a Robin Van Peirse en un estado de forma sensacional, y fresco, ya que ha estado la primera mitad del año KO. El holandés lleva 8 goles en 14 partidos.

Pero Wenger sabe que si no están concentrados y defienden al cien por cien, lo pagarán. El empate en Newcastle, cuando iban ganando 0-4, es una buena muestra de ello.

Artículos destacados

Comentarios recientes