La otra final

El fichaje del centrocampista del Arsenal, Cesc Fábregas, se ha convertido en la otra gran final entre Real Madrid y Barcelona. Una final que se juega en los despachos desde ya y que tiene pinta de alargarse hasta este verano salvo jugada maestra de uno de ellos. Ambos clubes llevan tiempo intentando su contratación pero hasta ahora ninguno de los dos había puesto toda la carne en el asador y habían reculado ante las presensiones del club londinense. Sin embargo, la batalla parece que ha llegado a su punto más álgido y las espadas se preparan para alzarse con la mayor fuerza. Tanto en la cúpula del Bernabéu como en la de Can Barça consideran que Cesc, a su 23 años, está en el momento de dar el salto final que lo convierta en una referencia mundial en su posición. Por ello, creen rentable ahora sí hacer el importante desembolso (el Arsenal no venderá por menos de 45 millones) que supondría dicha operación. Para el Barça, el mediapunta de Arenys de Mar es el recambio natural para Xavi e Iniesta y puede convertirse en un nuevo símbolo barcelonista. Para el Madrid, es la pieza fundamental que necesitan para el próximo año, un organizador que dé apoyo y relevo a un solitario Xabi Alonso. Como en el caso de la final de la Copa del Rey, el Barcelona parte a priori con ventaja, dado el declarado barcelonismo de Fábregas. Sin embargo, son mejores las relaciones del Madrid con el club inglés, lo que equilibra algo la balanza. Lo que está claro es que ambos clubes han intensificado las negociaciones y representantes de ambos han estado hablando en los últimos días con la cúpula gunner. La batalla está más servida que nunca y con Florentino Pérez y Sandro Rosell de por medio, no se sabe hasta qué extremos puede llegar.
El fichaje del centrocampista del Arsenal, Cesc Fábregas, se ha convertido en la otra gran final entre Real Madrid y Barcelona. Una final que se juega en los despachos desde ya y que tiene pinta de alargarse hasta este verano salvo jugada maestra de uno de ellos. Ambos clubes llevan tiempo intentando su contratación pero hasta ahora ninguno de los dos había puesto toda la carne en el asador y habían reculado ante las presensiones del club londinense. Sin embargo, la batalla parece que ha llegado a su punto más álgido y las espadas se preparan para alzarse con la mayor fuerza. Tanto en la cúpula del Bernabéu como en la de Can Barça consideran que Cesc, a su 23 años, está en el momento de dar el salto final que lo convierta en una referencia mundial en su posición. Por ello, cree rentable ahora sí hacer el importante desembolso (el Arsenal no venderá por menos de 45 millones) que supondría dicha operación. Para el Barça, el mediapunta de Arenys de Mar es el recambio natural para Xavi e Iniesta y puede convertirse en un nuevo símbolo barcelonista. Para el Madrid, es la pieza fundamental que necesitan para el próximo año, un organizador que dé apoyo y relevo a un solitario Xabi Alonso. Como en el caso de la final de la Copa del Rey, el Barcelona parte a priori con ventaja, dado el declarado barcelonismo de Fábregas. Sin embargo, son mejores las relaciones del Madrid con el club inglés, lo que equilibra algo la balanza. Lo que está claro es que ambos clubes han intensificado las negociaciones y representantes de ambos han estado hablando en los últimos días con la cúpula gunner. La batalla está más servida que nunca y con Florentino Pérez y Sandro Rosell de por medio, no se sabe hasta qué extremos puede llegar.

Artículos destacados

Comentarios recientes