David Beckham: Capello le cerró las puertas de la selección inglesa

"Gracias David". El mensaje es claro y contundente y lo envió Fabio Capello para finalizar la era Beckham como jugador de la selección de Inglaterra. El entrenador italiano sorprendió y antes del amistoso ante Hungría lanzó la bomba cerrándole las puertas de la selección inglesa al mítico jugador. "Probablemente es un poco demasiado viejo", agregó el ex míster de Real Madrid generando una inmensa polémica y abriendo un debate: ¿A sus 35 años está realmente viejo para continuar su carrera? Beckham ya soñaba con estar en Brasil 2014 vestido de blanco. En verdad, no era un simple sueño, sino un objetivo y una meta que el jugador se impuso tras la lesión que lo dejó fuera de Sudáfrica 2010. Con el profesionalismo y la dedicación al deporte como bandera, el inglés creyó posible alargar el romance y aún no poner una fecha de vencimiento a su servicio al frente de la selección inglesa. Pero casi sin aviso y hasta sorprendiendo al mundo, Capello dictó sentencia y anunció que el Spice Boy ya no tiene lugar en el conjunto "pross". El italiano lo confesó en rueda de prensa y cortésmente agradeció todo lo que el ex Manchester United y Real Madrid le ha brindado a su nación, pero insistió en que el centrocampista es "demasiado viejo" para volver a vestir la camiseta de la rosa a sus 35 años. Sorprende la decisión de Capello. Sorprende desde su filosofía y modo de ver el juego. El italiano siempre ha apostado por jugadores experimentados, lo ha hecho en todos los equipos que ha dirigido. Por ello pocos pueden entender cómo los 35 años de Beckham son ahora un obstáculo, cuando hace sólo unos meses tenía la intención de convocarlo como referente para disputar el Mundial de Sudáfrica. Seguramente, los pitos que recibió ayer en el encuentro amistoso en Wembley han hecho recapacitar al entrenador, quien ahora quiere dar paso a nuevas figuras y nuevos talentos. Renovar la plantilla, inyectarle sangre nueva y frescura. Espontaneidad para generar un cambio radical tras tantos años de fracasos. Todo ello entonces, se incluye en un plan para variar los esquemas que se impuso Capello tras el espantoso Mundial que jugó su selección. El míster quiere transitar otro camino y en él Beckham no figura. Claro, el capítulo final de esta eterna historia no tendrá un final tan abrupto, el seleccionador de la rosa también anunció que espera poder darle una oportunidad para que haya una despedida con la afición. "No he hablado con él, pero lo haré. Nosotros tenemos que empezar a mirar a los jóvenes jugadores", recalcó Capello sobre el asunto. "Espero y confío en que David pueda venir a jugar su último partido con la camiseta de Inglaterra. Espero que esté para el próximo amistoso en Wembley y que pueda decir adiós rodeado de gente", tiró el italiano con la intención de invitar al icono inglés a una última aventura, sólo con afán de despedida.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=5pAKhqxteP0&feature=channel]

Ahora bien. La decisión de cerrarle las puertas a Beckham nace de un entrenador. No de la Federación y menos del jugador. Por lo tanto, este no es el adiós definitivo del Spice Boy. Es decir, así como la renovación de contrato de Capello se rodeó de polémica, nada le asegura una estancia prolongada en Wembley. Un cambio de entrenador, le puede insumir una nueva posibilidad al jugador que actualmente milita en los LA Galaxy de la liga estadounidense. Y entonces, respondiendo el hipotético debate que nace tras la determinación del entrenador, la argumentación parece ser sencilla: si Beckham está en condiciones físicas de jugar, debe estar en la plantilla inglesa sin lugar a dudas. Su experiencia, su técnica, su pegada y su ubicación en la cancha es capaz de dotar de calidad a una selección carente de jugadores desnivelantes. Además, Becks es el jugador inglés con más partidos con la blusa blanca (115) y se estrenó con los pross en septiembre de 1996 en un encuentro ante Moldovia. Desde allí marcó 17 goles y su última vez con la selección data del mes de octubre en Wembley ante Bielorrusia. No fue al Mundial de Sudáfrica porque una lesión en el tendón de Aquiles lo marginó, pero acudió a la gran cita como consejero del cuerpo técnico y también para ser parte de diversos actos promocionales. En los cuatro partidos de la selección inglesa se lo vio en el banquillo.

Artículos destacados

Comentarios recientes