Sebastián Abreu: Una confesión imperdible

[video:http://www.youtube.com/watch?v=EnRaLCThKCg] Sebastián Abreu es un personaje único. Dentro y fuera del campo de juego. Su carisma conquista a propios y extraños y desde su locura contagia alegría a toda la afición que delira sin parar. El futbolista uruguayo estuvo en boca de todo el mundo después de picar con magia y categoría el último penal de la definición por los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica ante Ghana. Su conquista recorrió el planeta y por eso, con toda su simpatía, contó ante su gente cómo ideó el plan para engañar al portero ghanés. Una confesión imperdible. El Loco Abreu sufrió. Como lo hizo cada uruguayo desde el momento que comenzó la carrera desde el mediocampo hacía el manchón del punto penal. En ese recorrido todos los corazones se detuvieron. Las sangre de cada oriental dejó de correr por cada vena y el aliento se contuvo hasta que la magia hizo efecto y la locura dio paso al desenfrenado festejo charrúa que soltó el aliento contenido, porque el destino final de esa eléctrica caminata que inició el futbolista del Botafogo terminó en gol y con Uruguay en las semifinales después de 40 años. Casi sin darse cuenta, desde su locura e inocencia, Abreu había escrito una página de oro. Pero lo más sorprenderte fue cómo lo llevo a cabo. La picardía y el atrevimiento que mostró a la hora de ejecutar el tiro penal fue lo que dejó al borde del paro cardíaco a cada uruguayo. Abreu, fiel a su costumbre y sus convicciones, le "picó" la pelota al guardameta ghanés en un acto que sólo los valientes e iluminados por Dios pueden hacerlo. Tal es el caso de Zinedine Zidane, quien lo demostró en la final del mundo ante Italia en el año 2006. [video:http://www.youtube.com/watch?v=35Sqs19XGPw] Tomar semejante decisión a la hora de estar parado frente a una portería de 7 metros, sumado a la inmensidad de un estadio en su contra, no es fácil. Lleva un proceso tan largo como duro y complicado de procesar cuando las pulsaciones están aceleradas y los impulsos son quienes dominan el cuerpo. Y llevado a los conceptos de fútbol claro está, esa circunstancia es de vida o muerte. Y no hay espacio para nada más. Es la gloria o la oscuridad para siempre. Pero Sebastián Abreu desnudó su verdad. Contó los entretelones de un película que mezcló el drama, la aventura, el romance y la locura para un final al estilo Hollywood. El ex jugador de la Real Sociedad reveló cómo tomó la decisión de ejecutar de esa manera el penal. Y dejó en claro que no fue fácil y aunque muestre ser una persona sin presiones ni tormentos, demostró en el vídeo que ilustra este artículo que siempre necesita de un psicólogo cerca. [video:http://www.youtube.com/watch?v=79kIXdCgkf0&feature=related] El delantero de la selección uruguaya hizo catarsis y ante su público -y junto a sus compañeros Lugano y Diego Pérez- contó que el socio de toda su locura y minutos antes del ejecutar la pena máxima ante Ghana fue Jorge Fucile. Sí, el jugador del Porto lo acompañó en su poco cuerda aventura y con firmeza aprobó y alentó la manera de rematar el tiro penal. Sin dudas, toda una perlita que nos regaló un jugador tan increíble como impredecible.

Artículos destacados

Comentarios recientes