Eliminatorias Sudáfrica 2010: Argentina - Brasil se roba todas las miradas

argentina-brasil-eliminatorias

Podrán decir que son muchos los partidos que se juegan por las eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010 durante este fin de semana, podrán esbosar que buena parte de las posibilidades de varias selecciones se definen en estas jornadas, podrán clamar muchas otras cosas más. Pero lo cierto es que durante el sábado estarán jugando frente a frente ni más ni menos que Argentina y Brasil, en el que acaso sea uno de los derbis de selecciones más importantes del mundo entero, sino el que más. Y si, además, le agregamos condimentos como que los de Dunga pueden llegar a clasificarse a la Copa del Mundo en este mismo partido o que los de Diego Maradona pueden ver seriamente complicadas sus aspiraciones si lo pierden.

Lo cierto es que este duelo entre las dos más importantes selecciones americanas ya está en juego desde hace rato. Los cruces mediáticos, las declaraciones por ambas partes calentando el partido o el cambio de sede del encuentro (cambiando el Monumental por el Gigante de Arroyito, en Rosario) no han hecho más que añadirle un poco de sabor extra a un juego que pretende ser, al menos desde lo previo, como apasionante.

Lo cierto es que, en cuanto a juego, las dos selecciones no llegan en su mejor momento. Todos sabemos bien que, desde que Dunga se ha sentado en el banquillo brasileño, el despliegue que nos gusta a todos de la "Canarinha" no ha aparecido ni mucho menos. Eso sí, tampoco puede decirse que haya perdido la capacidad. La presencia de Julio César, Maicon, Lucio, Kaká, Robinho o Luis Fabiano habla por sí sola de la capacidad de un equipo que no necesita jugar bien ni dominar para ganar o incluso golear, si fuera necesario. Todo indica que Brasil será paciente y esperará a hacer valer su pegada en las ocasiones que tenga a mano, que de seguro las tendrá.

Por su parte, Argentina tampoco llega en un momento de forma envidiable. Le ha costado a Diego Maradona encontrar el equipo y, además, ha tomado decisiones que, cuanto menos, son cuestionables. ¿Un ejemplo? Que no estén Garay o Higuaín en la selección cuando sí están veteranos sin demasiada capacidad de combate en arenas internacionales como Martín Palermo o Rolando Schiavi, jugadores de sobrado pedigree para la competición argentina o la Libertadores, pero que uno difícilmente pueda imaginarse jugando un Mundial. Aún así, la albiceleste contará con la localía a su favor y jugadores como Messi, Mascherano, Maxi Rodríguez o Carlos Tévez a la espera de hacer de las suyas. La mesa está servida: a no perderse una edición más de un partido que jamás cansa. Ni más ni menos que un Argentina - Brasil.

Artículos destacados

Comentarios recientes