Millwall: ese pequeño pero tan odiado

[caption id="attachment_1389" align="aligncenter" width="430" caption="The Den en su nueva versión. O simplemente las míticas gradas donde el Millwall ha sabido forjarse su odio."]The Den en su nueva versión. O simplemente las míticas gradas donde el Millwall ha sabido forjarse su odio.[/caption]

Siempre me llamó poderosamente la atención que, en el entorno del fútbol inglés, uno de los equipos más detestados por todas las aficiones en general es... el Millwall. Sí, un equipo que actualmente está militando en la League One, que jugó tan sólo una temporada en la máxima categoría del balompié de las islas y cuyo máximo logro es haber sido finalistas de una FA Cup en el 2004 (cayeron ante el United). ¿Qué tendrá este equipo que hace las veces de local en el mítico The Den y que recibe "The Dockers" como apodo? Una afición que ha sabido ganarse ese odio a lo largo del tiempo.

El Millwall es uno de los equipos menores de Londres. Históricamente asociado con los trabajadores portuarios, los "Dockers" son un club de los barrios bajos, clásicos de la clase obrera, donde aún hoy pueden verse esos vestigios de la cultura boot boy que reinó en las gradas inglesas durante los 70s. El Millwall -poco más poco menos-, representa la supervivencia de una estirpe tradicional futbolística que cada vez se observa menos en el mundo del fútbol en general. Claro está, con todo lo bueno y lo malo que eso puede connotar.

Y es que este es el verdadero motivo del odio que se ha sabido ganar el Millwall, sobre todo entre sus vecinos londinenses, con una larga y trabajosa misión de años y años: sus hooligans. El equipo de los estibadores, incondicionales como pocos, es uno de los más tumultuosos, bulliciosos y, cuando no, violentos que existen en Europa. Al fin y al cabo, sus costumbres no difieren mucho de las de años atrás.

Pintas de cerveza en el pub, botas Doc Martens, fish and chips y el ticket para acudir a The Den. Que el equipo esté militando en la League One no significa que, al menos, 15.000 de sus fanáticos se den cita en las gradas. Los detestados hools del Millwall allí estarán alentando a su equipo pase lo que pase. Esos mismos capaces de liarla de descomunal forma en cualquier estadio y de invadir su propio campo en su partido de despedida para quedarse con un trozo de él. Esos mismos que representan un cultura futbolera que tiene muchas cosas consideradas como malas por la opinión pública en general, pero que también tiene un costado romántico que se echa mucho de menos hoy día. Un club del que te haces hincha a los cinco minutos de entrar a The Den, como le pasó a Niko Kladniew, o al cual odias con toda devoción. Eso a los "Dockers", realmente, los tiene sin cuidado. No por nada su cántico estereotípico es el "no one likes and we don't care".

[video:http://www.youtube.com/watch?v=ppUg6uSAjCY&feature=fvst]

Artículos destacados

Comentarios recientes