Grandes despropósitos del fútbol: Gazza cantando "Fog on the Tyne"

[video:http://youtube.com/watch?v=T1urq4Vb0XM]

¿Se habrían imaginado alguna vez en su vida los sujetos que llevaron adelante esa banda llamada Lindisfarne que se terminarían topando sus destinos con un astro del fútbol mundial? ¿Acaso ese combo de folk tradicionalmente británico pensó en algún momento que su destino musical se iba a terminar topando con un jugador famoso y problemático? Pero bueno, el mundo de la música y el del fútbol tienden a unirse inequivocamente en algunas circunstancias. De esa unión, muchas veces urgida por las demandas del mercado y las ventas bajas, surgió un encuentro más que peculiar. De un lado, los nativos de Newcastle-upon-Tyne, los clásicos ejecutores británicos de Lindisfarne. Del otro, nada menos que uno de nuestros ídolos perennes, Paul Gascoigne, el amigo Gazza, quien para nosotros ya es como un hermano.

Corría el año 1990, Inglaterra, musicalmente hablando, estaba sumida en la fiebre del acid house, la locura de madchester y la juerga interminable de la mano de las drogas sintéticas. Futbolísticamente hablando, el seleccionado de Albion llegaba a las semifinales del Mundial de Italia, cayendo en los penaltis contra su bestia negra particular, Alemania. Quizás aprovechando que Lindisfarne estaba muy demodé para esos modernos tiempos bailables, quizás valiéndose del relativo éxito mundialista de ese jugador que se presentó ante las cámaras como "fucking wanker" y, sin dudas, ambos aunados por el amor hacia el Newcastle United, decidieron que era el momento indicado de grabar juntos una canción. No tienen más que remitirse al video que está al principio del post para comprobar las evidencias con sus propios ojos.

"Fog on the Tyne" era una canción clásica de Lindisfarne, editada originalmente en el año 1971 y estos muchachos no tuvieron la mejor idea que valerse de la voz de nuestro bienamado beodo, famoso por esto, esto y también por esto, para conseguir revivirla. Seguramente jamás se imaginaron que el resultado sería digno de un mix de Technotronik con algún granado exponente bailable de la locura de Manchester de aquellos años. Por favor, presten atención a las prendas que lleva puestas el bueno de Gazza, más noventas imposible, con ese clásico equipo deportivo de tela de sirée y, bueno, su cara de atorrante de siempre. Me llama la atención también los gestos joviales de los Lindisfarne, como tramando mentalmente un "¿qué estamos haciendo?". Si esto no es uno de los grandes despropósitos del mundo del fútbol, yo ya no tengo idea ni de como me llamo. Pero... ¿Saben qué es lo peor de todo esto? ¡Que la canción llegó al número 2 del chart inglés! Como dijo mi amigo Augusto, "ahí de cerca de los Happy Mondays". Salud, Gazza, vaya un brindis en tu honor.

Artículos destacados

Comentarios recientes