Las razones del campeón

 

cibeles.jpg

Y finalmente llegó el momento. Estuvo dilatándose un poco, se tomó sus recaudos, le puso algún ápice de expectativa pero arribó. El Real Madrid es el nuevo campeón del fútbol español. Y en un dato para nada menor, consigue el bicampeonato luego de 18 años sin obtenerlo. Mientras todo hacía creer que en Pamplona no habría lugar para el festejo, sobre todo luego de la expulsión de Cannavaro y el gol de Patxi Puñal, aparecieron dos de las buenas resurrecciones del equipo merengue en este tramo final para apuntillar lo que todos sabían que tarde o temprano iba a suceder: el alirón. El merecido alirón para el único equipo que hizo algo para ganar esta liga.

Luego de analizar todo lo sucedido a lo largo y ancho de esta competición, no quedan dudas de que el equipo blanco es un más que justo campeón. A decir verdad, brilló en soledad como el conjunto que intentó algo más que el resto. Mientras a muchos les quedará la sensación de que es campeón por, justamente, lo que los demás no hicieron -una afirmación con tibios visos de verdad-, lo cierto es que también lo es por ser el protagonista exclusivo de esta liga de principio a fin. Ninguno de sus competidores directos pudo superarlo de tu a tu y tampoco ellos exhibieron virtudes como para encaramarse en donde finalmente arribó.

Las claves de este Real Madrid, sin duda alguna, fueron el equilibrio, el aprovechar al máximo sus oportunidades y, aunque suene contradictorio con la primera idea, el desequilibrio. Porque el Real tuvo jugadores desequilibrantes, jugadores únicos y distintivos en todas sus líneas. Algo de lo que no pueden jactarse ninguno de los demás equipos de esta competición. Tuvo al mejor portero, Iker Casillas, un indiscutido del fútbol mundial y, sin duda alguna, uno de los tres mejores cancerberos de la actualidad. Tuvo una defensa sólida por momentos, que supo como manejar los partidos y que ofició de maravillas cuando las circunstancias se ponían adversas. Tuvo al mejor mediocampo del certámen (amén del alicaído Barça), con un Sneijder que será mucho más protagonista aún a futuro, con un Diarra haciendo el trabajo sucio, ese que no se ve en las cámaras. Tal vez el punto flojo fue Gago en ese sector. El argentino no logra ser el que dejó la Bombonera todavía. En ofensiva tuvo a un jugador distinto como lo es Robinho, a un optimista del gol (ahora en el dique seco) como Ruud Van Nistelrooy, más los vitales aportes de Robben e Higuaín, con la sumatoria del omnipresente Raúl, el eterno capitán, el hombre de hierro de este combinado capitaneado por el bigotón Schuster.

No se pueden poner condicionamientos al título conseguido por el Real Madrid. No, este año no. ¿Quedan deudas en el haber? Por supuesto. Cuando se apostó por Schuster en detrimento de Capello, se lo hacía para que el paladar negro del Bernabéu se viera más identificado con el fútbol propuesto. Esta es una misión que queda en veremos. Y es que es innegable que el Madrid no desplegó todo el buen fútbol que sus nombres le asegurarían. Se gastaron millones y millones en edificar una plantilla que asegurara vistosidad, pero esta se vio en escasos momentos de la competición. De todos modos, y siendo sinceros, ¿qué equipos del fútbol actual se muestran como un dechado de virtudes dentro del verde césped? Seguramente los contaremos con los dedos de una mano.

El Real Madrid fue el único que hizo lo necesario y suficiente como para coronarse campeón sin pasar demasiados apremios. Tuvo algunos minutos de zozobra pero no fueron más que eso. Su amor propio, su enterza y su capacidad de ganar los partidos que tenía que ganar, sumados a los pinchazos e inutilidad ajena hicieron el resto. El Real Madrid obtiene su título liguero número 31 y nadie está en condiciones de decirle que no se lo merece. Todo lo contrario. Lo ganó sin despeinarse, encarando el tramo final casi como si fuera un trámite. ¿Recuerdan hace unos dos meses atrás cuando todo era incertidumbre? ¿Quién fue el único capaz de atravesar esos mares tempestuosos? Aquel equipo al que ahora sólo nos resta decirle "enhorabuena".

Artículos destacados

Comentarios recientes