Campeó... y el resto por definirse

 

saviola.jpg

Ya está, ya entramos en el verdadero tramo final de la Liga. A pesar de que ciertos entrometidos que jugaron en Sevilla se empeñaron en retrasar el alirón del líder, nada queda por librar. Es cuestión de aguardar una, dos semanas más como mucho para que todo se termine dando. Es cómo cuando alargas la noche en vista de alguna mínima expectativa pero en realidad lo único que estás haciendo es esperar que termine para que ya llegue el día siguiente. Aunque, claro está, hay algunos que rogarían que esta presente edición del campeonato español de Primera División termine hoy mismo, cuanto antes. Es que todavía quedan algunas cuestiones por resolver y, de ser posible, ellos ya querrían tenerlas amañadas cuanto antes.

Fuera de la discusión del liderazgo y sus dos correspondientes seguidores, la lucha ahora se centra, principalmente, en tres sitios clave. Número uno: el cuarto puesto clasificatorio a Champions. Número dos: el segundo lugar que otorga pasaje a UEFA. Número tres: la tercera plaza que conduce directamente a los abismos, la "highway to hell". Ninguna de las tres está plenamente finiquitada y puede suceder cualquier cosa de un día para el otro. Ya este certámen nos ha dado más de una sorpresa y podría reservarse algún naipe bajo la manga para los instantes finales.

El trío de equipos que pelea por quedarse con el último escalafón a priori disponible para disputar la próxima Champions ha vuelto a marcar una semana para el olvido. Ahí es cuando el Atlético desearía que esta fuera la última jornada para ya estar pensando en lo que será la fase previa de dicha competición continental, la más importante de todas. Pero no debe olvidarse que, a pesar de que no estuvieron a la altura, Racing y Sevilla están más que cerca. El Atleti se llevó un punto de su visita a Getafe, el Sevilla no pudo pasar un empate en cero ante el Murcia y los de Marcelino cayeron sin discusiones frente al Mallorca, un equipo que ha carecido de regularidad pero se las ha ingeniado para hacer algunos pocos grandes partidos esta presente campaña.

Curiosamente el Sevilla, uno de los que pugna por entrar en Champions, comienza a ser seriamente amenazado. ¿Por quién? Nada menos que por el Deportivo La Coruña. ¿Álguien imaginaba que los pupilos de Lotina iban a estar intentando dar el zarpazo a un puesto europeo a esta altura de la temporada? Un aplauso para los gallegos, que con una plantilla austera no sólo han logrado la permanencia, sino que ahora aspiran a un poco más. Algo detrás viene el Almería, un conjunto que ya parece haberse conformado con su buena temporada y que no forzará los decibeles en pos de lograr algo impensado.

El último puesto para el descenso sí que es un territorio más que abierto en disputa. Mientras Levante ya nos abandonó y el Murcia parece un abonado con creces a quedarse con el segundo boleto, todavía queda un tercer billete disponible y son, al menos, seis equipos que pueden llegar a marcharse a la división de plata. El Zaragoza parece el candidato más firme para pasar una temporada en el ostracismo, pero todavía están el Recre y el Osasuna ahí nomás. Este último tiene que recibir la visita del Real Madrid durante la próxima jornada, justamente esa en donde intentará coronarse como campeón. Pero el Valladolid, el Getafe (si, el Getafe) y también el Valencia tienen sus complicaciones.

Sobre el Valencia tengo mis suposiciones. Puede que sean algo infundadas, pero en este fútbol tan proclive a desbancar todo aquello que no le gusta, no me llamaría para nada la atención que Ronald Koeman haya sido víctima de una "cama" por parte de su plantilla. Pero prefiero pensar que ese tipo de cuestiones no existen en el mundo del fútbol, tal vez por ser algo inocente y algo optimista. Lo cierto es que el Valencia se impuso con claridad, grotesco error arbitral mediante, y ahora respira con un poco más de tranquilidad. Y un mensaje claro partió desde la conducción de Voro: los excluídos vuelven a tener su lugar. La escuadra ché tiene la salvación a mano, más aún no asegurada, y una próxima campaña con Copa UEFA incluida. Y sin el holandés colorado ese tan molesto para los propios, ese del cual ahora sus ex dirigidos no paran de hablar pestes.

 

Artículos destacados

Comentarios recientes