Ultimando los preparativos rumbo a la Euro

villa.jpgEspaña tuvo una de sus últimas pruebas de laboratorio camino a la Euro 2008 que se disputará conjuntamente en Austria y Suiza (Hubiese estado buena una candidatura conjunta del Imperio Austrohúngaro, a la antigua usanza, como si todavía fuera principios de siglo XX) y el saldo fue, al igual que contra Francia, ligeramente positivo. Por empezar, se le ganó a un equipo duro y, nada menos, actual campeón del mundo. La selección de Luis, además, dejó algunos detalles para rescatar. Pero, para ser sinceros, no ha demostrado tampoco maravillas, ni mucho menos, de cara a lo que será una competición durísima. España ganó, tuvo algunos buenos momentos en el primer tiempo y consiguió el tanto merced a un golazo de David Villa. Pero da la sensación de que todavía falta para conseguir una puesta a punto de calidad, que haga ilusionar seriamente con la consecución de ese mundial sin brasileños y argentinos que es la Euro. ¿Sirve de mucho llegar en plena forma y ganando todos los amistosos a una competición crucial? No siempre. Hay equipos que alcanzan su cenit justamente antes de llegar, pero luego no pueden mantenerlo durante la disputa del torneo. Y, por contrario, hay otros que arriban de una manera un tanto más caótica y luego finalizan alzando la copa. Paradojas y sinsentidos del fútbol, o como gusten llamarlo. De todos modos, España, como se ha dicho, no ha alcanzado su punto cúlmine, su mejor faceta. ¿Puede llegar a lograrla durante la etapa previa y posibilitar que explote de manera decisiva durante la competencia? Esa es la idea. Los pasos inmediatamente anteriores a la disputa de la Euro, con Aragonés teniendo a sus muchachos durante más tiempo, y, sobre todo, los partidos de la fase de grupo serán cruciales para poder observar realmente para qué está España en la máxima disputa continental. Debate nacional: ¿Se le cierran las puertas a Raúl con el buen rendimiento de jugadores como Villa o Fernando Torres? Al parecer, un poco. Luis está confiando mucho más en estos jugadores. Si me dieran la chance de llevar a Raúl, no lo dudo. Pero no lo pongo como titular. Más bien lo dejo reservado para asestar un golpe de gracia, un giro de timón desde el banquillo. Más allá de esa sempiterna polémica, vale destacar el interesante centro del campo que se está gestando. Mucho más de juego que de lucha, es cierto, pero con la calidad que Xavi, Iniesta o Cesc son capaces de aportar. Si bien este último no ha asumido (o no se lo han dado) el mismo protagonismo que tiene en el Arsenal, puede resultar determinante a futuro. Existe una sola verdad: España tiene que dejar de ser la campeona moral y la selección que siempre gana los amistosos pero hace agua en las competiciones serias. Es un gafe difícil de asumir y que lo han tenido que sufrir todas y cada una de las mejores camadas de futbolistas ibéricos. Esta podría ser una oportunidad de oro para hacerlo, ya que la única Euro llegó hace 44 años y el logro más inmediato se remonta a 1992, con la medalla de oro olímpica, que, a todas luces, no es una competencia muy valorada. Pero no hay que olvidarse que estarán 15 selecciones más luchando por lo mismo. Muchas de ellas, muy buenas y, para ser realistas, con mayores chances. Si la selección consigue sacarse cierta presión de encima, seguramente podrá aspirar a más. Está claro que no parte como favorita. El entorno, con un Luis Aragonés saliente y multitud de polémicas mediante, no es el indicado para una escuadra que pretende salir victoriosa. Pero el fútbol, afortunadamente, es un deporte impredecible. Es la "dinámica de lo impensado", el arte de lo imprevisto.

Artículos destacados

Comentarios recientes