Victoria con sabor a hazaña

getafe.gif¿Cómo hacer para no creer, para no ilusionarse? ¿Cómo decirle a esos chavales que deben ser cautelosos porque nada aún está definido? ¿Quién es capaz de quitarle la alegría a la afición azulona? Primera temporada en Europa, octavos de final de Copa UEFA, duelo de temer ante el Benfica de Camacho y sus buenos jugadores, estadio Da Luz de Lisboa con todo el público en contra y, aún así, se las han arreglado para dejar a todos con la boca abierta. Este Getafe sí que está llamado a hacer grandes milagros. Las claves de este Getafe pasan por sus hombres y no por sus nombres. Tiene a dos de los mejores porteros argentinos para comenzar bien plantados desde atrás, "Cata" Díaz le aporta firmeza a la defensa, Contra y Lucas Licht (a quien Schuster casi no tenía en cuenta) regulan lo suyo por los laterales. Pablo, De La Red, Manu y Granero también imponen condiciones de mitad para arriba. Pero, ¿cuántos nombres rutilantes vemos en la nómina de jugadores azulones? Practicamente ninguno. Un conjunto que sabe suplirse de descartes de clubes grandes y apuntar muy finamente a la hora de fichar jugadores importantes. Siempre sin perder de vista el funcionamiento como equipo, como once jugadores que deben cumplir su misión a rajatabla, sin importar quien será la estrellita de turno o quien saldrá en la portada del periódico de mañana. Hoy el Getafe hizo su juego en grande. Plantó cara al Benfica en su propio estadio. Y no se fue con doble ventaja debido al tremendo golazo del angoleño Mantorras, que dejó un suspiro de ilusión a los "Dragoes" de cara a la vuelta. Todo se facilitó con la tempranera e infantil expulsión del longilíneo goleador paraguayo Oscar "Tacuara" Cardozo. De todos modos, los de Laudrup tuvieron en claro todo el tiempo que debían ser protagonistas. Y así lo fueron. Ahora esperan ansiosos la vuelta. Pero con la intranquilidad que da el hecho de saber que están con un pie en la próxima instancia. Eso si, un exceso de confianza puede ser fatal. Si la inteligencia prima en los de Laudrup, los cuartos de UEFA estarán a la vuelta de la esquina. Y así se convertirá en el segundo equipo español en estar vivo en las tres competiciones que podían disputar a principios de temporada, nada menos. Puede que todo termine en la nada. Puede que venga uno de esos grandes conjuntos europeos como el Bayern Munich o el PSV Eindhoven y le arrebate el sueño así, de buenas a primeras y sin pedir permiso. Pero la gesta de este enano convertido en gigante, sin miedo a triunfar ni nada que perder, puede considerarse magnífica. Un premio para Angel Torres, Michael Laudrup y toda la plantilla azulona. Se merecen este hermoso presente que están viviendo, esta historia -de esas que nos encantan- en donde el lustrabotas se pone los zapatos del amo.

Artículos destacados

Comentarios recientes