El pícaro Mourinho aguarda por su chance

jose-mourinho.jpgQué tema el de la sucesión de Frank Rijkaard... Un asunto complicado, como siempre que se habla de un entrenador que todavía cuenta con serias posibilidades en todos los frentes en competencia. Esto me recuerda a esos casos en donde ya se da por desahuciado al "muerto" y éste termina enterrando a todos los demás. Ya hace un largo tiempo que se viene relacionando el nombre de José Mourinho, el traductor más famoso del fútbol mundial, como futuro entrenador del Fútbol Club Barcelona. Luego fue indicado Marco Van Basten como aquél que podría llegar, con el visto bueno de Johann Cruyff de por medio. Eso sí, el magnífico crack holandés llegará con el visto bueno del otro más magnífico aún crack holandés, pero lo hará al Ajax de sus amores. Todo esto una vez que abandone el timón de la selección tulipán, claro está. Entonces, nos queda solamente el bueno de Mourinho. O algún otro "tapado" que maneje la escudería Laporta. Si bien el momento en donde se lo mencionaba al polémico Mou como posible sucesor de Frank Rijkaard era otro totalmente distinto del actual, este tema sigue despertando sensaciones encontradas y generando alguna clase de controversias. Más aún cuando José Mourinho se ofrece abiertamente al Barça y hasta prepara un video donde muestra los puntos débiles del equipo, indicando con qué refuerzos y de qué manera se solucionarían esos inconvenientes. Los jugadores que entraría en carpeta del luso serían nombres rutilantes, como es su usanza: Karim Benzema, Frank Lampard, Dani Alves, Seydou Keita, Phillip Lahm y Maicon, entre otros. Esto de ofrecerse a varios equipos, aún con sus entrenadores en plena vigencia, no es algo nuevo de Mourinho, un experto en "serruchar pisos". Ancelotti afirmó en su momento que el portugués también se había ofrecido al Milan, pero Carlo aún conserva su puesto y sigue cosechando triunfos con su equipo repleto de viejos lobos de mar. También Mou se había autopostulado para ocupar el banquillo del Liverpool, aunque Rafa Benítez sigue en su puesto y, de momento,  no habrán modificaciones a la vista en el banquillo de los Reds. ¿Está bien esto que hace José Mourinho de desestabilizar sutilmente el trabajo de otros entrenadores ofreciendo subrepticiamente su preciada imagen? La decisión definitiva se conocerá a final de temporada. Mucho tendrá que ver el cómo termine el Fútbol Club Barcelona esta vigente campaña. Eso sí, a todas luces parece demasiado apresurado el querer desterrar al holandés de su cargo cuando es, junto a Michael Laudrup, el único entrenador que puede decir que está vivo en los tres frentes de competición que quedan por delante. De todos modos, esos tres caminos pueden cerrarse bruscamente y dejar en la calle súbitamente al bueno de Frank. En ese caso, Mourinho estará muy cerca de poder lograr uno de sus principales anhelos: sentarse como entrenador, ya no como traductor, en ese banquillo en donde muchos quisieran estar, el del Barça.

Artículos destacados

Comentarios recientes