Cuando el Bayern jugó en casa de Xavi

Beckenbauer y Gerd Muller lo hicieron en 1973

Gerd Muller y Franz Beckenbauer Gerd Muller y Franz Beckenbauer

El Bayern de Munich se enfrentará al Barcelona en las semifinales de la Liga de Campeones y en Fútbol Primera repasaremos una curiosa visita, la que tuvo lugar en 1973, cuando el conjunto bávaro jugó en Tarrasa, el municipio natal de Xavi Hernández. Recordamos aquellos dos partidos de los que en Agosto se cumplirán 40 años.

El Bayern de Munich sueña actualmente con su quinta Copa de Europa. El equipo de Jupp Heynckes trabaja en virtud de un solo objetivo, estar presente en la final de Wembley y despedir a su actual técnico con un trofeo que se le escapó el pasado año de forma dramática. El Bayern es un club distinguido que cuida sus valores y la historia como nadie. No es raro encontrar entre sus altos cargos a ex-jugadores que fueron en su día los ídolos del Grünwalder o el Olympiastadion.

Dentro de su dilatado historial destaca sobremanera el poderoso Bayern de los setenta. Aquel rodillo bávaro luchó frente al Borussia Monchengladbach por la jerarquía futbolística de Alemania Federal, y posteriormente impuso su dominio en la madre de todas las competiciones, la Copa de Europa. El Bayern que posteriormente crearía la herida más grande en la historia del Atlético de Madrid visitó Tarrasa en verano de 1973.

La llegada a la presidencia del Tarrasa C.F de Josep Masdefiol provocó que el club entrara en una brillante fase de expansión. Una de las primeras decisiones emprendidas por la nueva junta directiva fue la fundación del Trofeo Internacional Ciudad de Tarrasa, un ambicioso proyecto que comenzaría de la manera más impactante.

Se logró reunir un espectacular cartel sin precedentes en la ciudad egarense, con Bayern de Munich, Ferencvaros, Zaragoza y el club anfitrión. La expectación se desbordó, y mucho más cuando se confirmó que el conjunto bávaro, campeón de la liga alemana, llegaría con todas sus estrellas. Por si fuera poco, el sorteo celebrado en el mes de Julio deparó un enfrentamiento bomba en las semifinales del trofeo: Tarrasa-Bayern.

Gerd "Torpedo" Muller, Sepp Maier, Paul Breitner, Uli Hoeness y por supuesto Franz Beckenbauer, jugaron en el remozado estadio municipal de Tarrasa que estrenaba luz artificial en este torneo. Todos los jugadores citados anteriormente habían ganado con Alemania la Eurocopa de 1972, y muy pronto serían campeones del mundo de fútbol y ganadores de la Copa de Europa; estábamos ante la flor y nata del balón.

Muller había firmado esa temporada un registro grandioso de goles en la Bundesliga. Marcó 36 en 33 partidos, con registros tan espectaculares como los cinco que fue capaz de anotar en un solo partido ante el Kaiserlautern el día que aseguraron el título, o actuaciones majestuosas ante el Hannover o el Gladbach. El arte de Muller se basaba en alcanzar balones y enviarlos a la red con una economía de esfuerzos brillante y una técnica de remate perfecta.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=3cFdtRNYx2o]

Pero "Torpedo" era sólo la punta del iceberg de un gran equipo. A él le correspondía finalizar el trabajo realizado por sus compañeros, pero sin la excelente labor de las estrellas que le acompañaban es difícil que el cazagoles hubiera llegado a unas cifras tan brillantes. En la portería se situaba el gran Sepp Maier, un hombre que supo asumir desde siempre galones y que estuvo presente en numerosos pasajes de la historia. Maier encajó el famoso penalti de Antonin Panenka y también el de Johan Cruyff en la final de la Copa del Mundo de 1974, pero fue durante más de una década el icono sobre el que se asentaba la seguridad del Bayern y la selección. Maier era el "Torpedo" de la portería.

Y delante de él se situaba Franz Beckenbauer, el auténtico eje del equipo y el líder espiritual de toda una generación. Para muchos su posición ideal era la de centrocampista, para otros Franz no debería salir de la defensa, aunque lo realmente cierto es que el Káiser hizo de la posición de líbero un puesto determinante en los triunfos de Alemania y el Bayern. A partir de 1970 habían ido llegando futbolistas jóvenes que marcarían época en el conjunto bávaro, pero fueron las elegantes galopadas del 5 las que encendieron de nuevo el espíritu alemán, ya que Beckenbauer no se dedicaba sólo a recoger desechos del centro del campo y ayudar en tareas de contención a los centrales, sino que aprovechaba la mínima oportunidad para lanzarse al ataque y dotar al equipo de un nuevo hombre en posición ventajosa.

Pero valorando la decisiva aportación de Franz, es justo señalar también a Paul Breitner o Uli Hoeness, dos hombres que llegaron juntos al equipo al inicio de la década, o la seguridad defensiva de Schwarzenbeck, el decisivo autor del zapatazo que batió al portero del Atlético Reina y que permitió al Bayern seguir aspirando a ganar su primera Copa de Europa.

El 28 de Agosto de 1973, con más de 20.000 espectadores en las gradas y bajo una tormenta veraniega, se inauguraba el flamante I Torneo Internacional de Tarrasa. En una de las semifinales el Ferencvaros aseguraba su presencia en la final del trofeo al vencer al Zaragoza 1-2. En la otra acontecía el plato fuerte de la jornada; el conjunto local, que ese año jugaría en tercera división ante clubes como el Júpiter, el Europa o el Olímpic de Xátiva, se enfrentaba al Bayern de Munich. Los alemanes terminarían esa temporada ganando en Bruselas la Copa de Europa en la mítica final en dos actos ante el Atlético, al mismo tiempo que vivían en su país una afrenta permanente ante su gran rival en los terrenos de juego y en la vertiente social, el Borussia de los Vogts, Bonhof, Netzer o Stielike.

El Tarrasa jugó un grandísimo encuentro que sería histórico para la entidad egarense. Su alineación fue: Vallespir; Hachero, Nieto, Sanjuán, Valenzuela, Juanete, Añil, Doménech, Feliú, Rodríguez y Roselló. Más tarde salió al campo Clotez.

El Bayern saltó al campo con: Maier; Hannsen, Schwarzenbeck, Roth, Beckenbauer, Zobel, Kappelman, Muller, Hoeness, Hoffman y Gersdorff. Posteriormente salieron al campo Hadewicz y Dannbergn.

Los alemanes defraudaron, e incluso el Tarrasa pudo adelantarse en alguna ocasión que Maier abortó. En el minuto 77 de partido, una rápida acción de Hoeness permitió al Bayern ganar el choque y clasificarse para una final en la que lograría ofrecer una mejor imagen. Ganó el Bayern 4-2 al Ferencvaros con tres goles de Muller. Breitner, que no había jugado la semifinal, salió de titular y Franz Beckenbauer levantó el primer Trofeo Internacional de Tarrasa al cielo.

Pasarían siete años hasta que Tarrasa viera nacer a su hijo pródigo futbolístico Xavi Hernández, y 26 para que el Bayern de Munich se enfrentara por primera vez a un club de la provincia de Barcelona en competición oficial. El Barça 2012-13 desea frenar el impulso del ciclón bávaro, que busca establecer el principio de una senda de triunfos que con Guardiola en el banquillo podría convertirse en legendaria... como la de aquel Bayern de los setenta.

TODO SOBRE LAS SEMIFINALES DE LA CHAMPIONS

Borussia Dortmund (Alemania) - REAL MADRID (España)

- Análisis del Borussia Dortmund

- Se repite la semifinal de la séptima

Bayern de Munich (Alemania) - BARCELONA (España)

- Análisis del Bayern de Munich

- Pasado contra futuro de Guardiola

ASÍ QUEDAN LAS SEMIFINALES DE EUROPA LEAGUE


EL DEBATE: ¿QUIÉN ES TU FAVORITO PARA GANAR LA LIGA DE CAMPEONES?


LA APUESTA del día

Osasuna y Betis serán los encargados de abrir la quinta jornada de la Liga Santander. El duelo se jugará a las 21:00 horas en El Sadar.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter