Bayern: Schweinsteiger, lesiones y futuro escéptico

El centrocampista disputará la final de la Supercopa de Alemania contra el Borussia Dortmund

Bastian Schweinsteiger, Bayern de Munich Bastian Schweinsteiger, Bayern de Munich

El Bayern de Munich y el Borussia de Dortmund disputarán este domingo la Supercopa de Alemania y una figura clave es la de Bastian Schweinsteiger, que analizamos de la mano de José David López.

La columna vertebral humana está formada por vértebras perfectamente dispuestas y alineadas para formar una vertical. Esa organización permite que la columna sea muy resistente a la carga aplicada en dirección vertical, otorgando flexibilidad. Para poder sostener el peso del cuerpo, la espalda tiene que ser sólida, estando compuesta por huesos muy resistentes y músculos-ligamentos potentes cuya misión es proteger las treinta y tres que la forman. Esa capacidad muscular contribuye a mantener estable el centro de gravedad, pues compensan los movimientos del resto el cuerpo. Cualquier descompensación podría resultar fatal y destruir el equilibrio necesario. Un mecanismo que necesita un estricto control y trabajo de todas sus zonas principales.

Cada vértebra es tan importante como la anterior, pero todas ellas pueden degenerar patologías de diversa consideración y amenazar el mecanismo ideal hasta entonces concebido. Una simple y ligera desviación (espondilolistesis), puede ocasionar fenómenos compresivos que se pueden traducir en molestias dolorosas, sensitivas y motrices. Una debilidad que, extrapolada al fútbol, al terreno de juego y a la disposición táctica como la perfecta columna vertebral que da estructura y movimiento a un equipo, manifiesta serios problemas cundo una de sus vértebras no acompaña al resto. En Baviera, la perfecta simbiosis hace tiempo que perdió su vértebra principal, un Bastian Schweinsteiger avocado al dolor, los golpes, las molestias y el arrastre continuo de sensaciones negativas. Una pérdida demasiado lacerante para el Bayern, para el fútbol alemán y para sus propias aspiraciones. Toca elegir. Reposo o escepticismo eterno.

“Demasiado previsible y aburrido”. Esa frase, desgraciadamente muy vinculada a cualquier escenario futbolístico de nuestros días, fue utilizada más que nunca durante varias jornadas de la pasada Bundesliga. El Bayern no encajaba goles, había encontrado solvencia defensiva y su fuerza atacante estaba marcando diferencias abismales que le habían relanzado en sus aspiraciones de recuperar el trono germano de la Bundesliga y poder alcanzar la finalísima de su deseada Champions League. Marcaba el paso referencial, mostraba su versión más letal para imponer su hermetismo posteriormente y la dinámica era claramente positiva gracias sobre todo, al funcionamiento ideal de todas las vértebras y a la brillantez de quienes formaban su columna. Todo hacía presagiar un año con ilusiones y fórmulas exitosas, hasta que, de repente, en mitad de un show europeo ante el Nápoles en el Allianz Arena, Gokhan Inler impactó con fuerza contra Schweinsteiger. El icono muniqués no sólo se derrumbó, sino que ya nunca se volvió a levantar.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=naFEtAECnUk]

Aquél equipo que iba encaminado a destrozar registros históricos en suelo germano y a conquistar la gloria continental en su propia final europea, dejó de tener el aspecto sólido y contundente con el paso de los días. Los bávaros pasaron por un momento tórrido entre enero y marzo, momento en el que el regreso de Schweini se había acelerado demasiado, adelantando pasos y habiendo dejado muy lejos su versión de semanas atrás. El conductor del juego muniqués, contundente, agresivo, inteligente, experimentado y con lectura inteligente en todo tipo de situaciones, había desaparecido y una nueva lesión muscular un par de jornadas después, acabó de hundir al Bayern de Múnich en sus aspiraciones más optimistas de la temporada. Frenado hasta el tramo definitivo del curso, el líder volvió una vez más para los cinco últimos partidos del curso pero las dudas sobre su estado de forma no hicieron más que alimentar el debate de jerarquías en un vestuario donde ya existía inconformismo por la titularidad de un jugador que no alcanzaba ni el 50% de su mejor forma física. Obligado a soportar graves dolores, cuando finalizó la campaña y reflejó su mal momento global en la Eurocopa, se sublevó. No quiso mantener toda la presión y oficializó que estaba jugando con lesiones y que había llegado drásticamente debilitado al torneo europeo.

Desde el verano de 2007, el mediocentro carece de una temporada libre de lesiones. Ha tenido problemas de rodilla, lesión capsular, una ruptura de meniscos en una distensión del ligamento, un dedo roto, una clavícula fracturada y lesiones en los dos tobillos. El punto más preocupante y de análisis interno en el Bayern, se llevó a cabo meses atrás cuando entendió que acababa de perder a uno de sus capitanes y al guionista principal de su juego, un porcentaje altísimo de partidos, ya que apenas pudo disputar 22 encuentros. Su tiempo de baja sumaba un total de 120 días (3 meses de competición). Cierto que el afán y carácter de Schweini le auto-obliga a jugar y apretar en sus recuperaciones como el “guerrero” que representa para todo hincha alemán. Pero no menos cierto es que, tras varios años debilitado y con una pretemporada donde ya sufre una lesión (lo deja de baja indefinida tras caer ante el Bremen la pasada semana), el triste final de una retirada forzada por las lesiones (el ex muniqués Willy Sagnol ya lo sufrió en Baviera recientemente) empieza a ser un debate de difícil conducción.

Hace unos años, Schweinsteiger estaba en camino de convertirse en el mejor centrocampista medular del planeta (seguramente junto a Xavi, Pirlo y Xabi Alonso), apuntaba a los más prestigiosos títulos y abanderaba el liderazgo de una generación de oro en el fútbol alemán. Ahora, muchos aficionados sienten que la carrera del icono bávaro está en serio peligro. Es momento de elegir. Reposo para una tranquila reconstrucción que aminore estrés y rehabilite su máximo nivel físico, o exponerlo a un nuevo curso de tensiones y obligaciones en la medular de un Bayern que, pese a todo, lo necesita para encontrar su mejor rendimiento. La decisión, por cierto, empieza hoy mismo (Bayern Munich-Borussia Dortmund a las 20:00 para decidir la Supercopa de Alemania).

[video:http://www.youtube.com/watch?v=P_HpAXhBVik]

TODOS LOS FICHAJES OFICIALES DE LA BUNDESLIGA 2012-2013

LA APUESTA del día

Fluminense y Ceará se medirán en la jornada 10 del Brasileirao. El duelo se celebrará a partir de las 01:00 horas, en Maracaná.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter