El Mirandés y otras gestas en la Copa del Rey

Los burgaleses escriben su nombre en la lista de oro del torneo del K.O.

Pablo Infante celebra la clasificación para semifinales Foto: lainformacion.com Pablo Infante celebra la clasificación para semifinales Foto: lainformacion.com

La Copa volvió a ofrecer su versión más heroica en la noche de ayer. El Mirandés protagonizó una de las mayores gestas de la historia del fútbol español y se convirtió en el tercer equipo de la división de bronce que alcanza las semifinales de la copa de España.

El Deportivo Logroño se plantó en la penúltima ronda de la competición en el año 1931, tras dejar en la cuneta al CD Castellón en los cuartos de final. El Athletic de Bilbao no les dejó opción en las semifinales y se impusieron a los riojanos por un tanteo de 0-6 y 6-3. En el año 2002 se vivió el último precedente similar al del Mirandés, ya que el Figueres se colocó entre los cuatro mejores del torneo tras eliminar en cuartos de final al Córdoba.

Estos tres equipos fueron los que llevaron la proeza más lejos, pero otros equipos firmaron verdaderas heroicidades en su andadura copera. Una de las más sonadas, pero que no tuvo el premio de alcanzar la gloria, fue la protagonizada por el equipo soriano del Numancia en la temporada 1995-96.

El estadio de Los Pajaritos vistió sus mejores galas para recibir al Barcelona de Johan Cruyff. Los catalanes no pasaban por un buen momento y debían rendir visita a un equipo de Segunda B, que ya había alcanzado notoriedad en aquella temporada , gracias a sus actuaciones coperas frente al Sporting de Gijón, el Racing de Santander y la Real Sociedad, equipos a los que había conseguido eliminar.

Se instalaron gradas supletorias en el estadio soriano y el encuentro fue televisado en directo para todo el país. Los de Cruyff ya daban el choque de ida por ganado en los últimos minutos cuando el marcador señalaba 1-2. Pero entonces surgió la figura de Movilla, un hombre que estuvo muy cerca de dejar de lado su carrera futbolística poco tiempo atrás. Su gol de vaselina ante Busquets dio la vuelta a media Europa. El 2-2 final hizo concebir esperanzas al humilde equipo, que rindió visita en el Nou Camp en medio de un enorme clima de expectación.

El viaje tuvo momentos curiosos, como la grabación en videocámara que realizó el futbolista del Numancia Raúl, que terminaría abriéndole las puertas de la televisión gracias a su carisma y desparpajo. El conjunto rojillo fue el equipo de todos, y su gesta quedó grabada en el corazón de los aficionados más soñadores. El milagro numantino pudo haber sido mayor si no hubieran desaprovechado la ventaja que consiguieron muy pronto gracias a una acción del delantero Barbarín. Al final se impuso la lógica y el Barcelona remontó el encuentro. El Numancia creció y ascendió a primera tiempo después, pero en el recuerdo quedó aquella gesta copera.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=FeZtbJH521o]

Historias de humildes crecidos han existido desde siempre en el torneo del K.O. La competición de las sorpresas, el terreno donde las distancias económicas entre clubes consiguen reducirse. Como siempre, sería imposible citarlas todas, pero recordaremos algún partido que sacó los colores de más de un entrenador confiado y elevó a los altares de la gloria a algún pequeño con espíritu de David. ¿En que competición un campeón de Europa puede salir derrotado de un estadio de segunda B? Solo en la Copa del Rey. Eso fue lo que le ocurrió al Real Madrid de Vicente del Bosque en diciembre del año 2000. Un equipo plagado de estrellas como Hierro, Savio, Morientes o Celades fue ridiculizado por el Toledo en el estadio del Salto del Caballo. Las eliminatorias del torneo se jugaban a un solo partido, y los blancos sucumbieron ante un equipo toledano que parecía jugar con un combustible muy diferente al de su rival. El 2-1 final sacó los colores a los campeones de Europa y dio paso a una crisis aguda en el Real Madrid.

No fueron los únicos que lo consiguieron, ni tampoco los primeros. En la temporada 1997-98, otro año de victoria merengue en la Copa de Europa, un sorprendente equipo vitoriano hizo historia en la Copa del Rey . El Alavés militaba por aquel entonces en la Segunda División del fútbol español. Los vascos llegaron a las semifinales de copa tras dejar en la cuneta al Real Madrid y al Deportivo de la Coruña en octavos y cuartos de final respectivamente. Un conjunto rocoso que solo sería frenado por la cuperativa mallorquinista en la ronda previa a la final. Tres años más tarde, ese gran Alavés sería capaz de jugar una final europea ante el Liverpool.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=eLrh_YWjkSc]

El Real Unión de Irún o el Alcorcón se unirían a la lista de pesadillas merengues años después. No fue una derrota total, pero si parcial la que consiguió el Mestalla (Filial del Valencia CF) en la temporada 1964-65 frente al Real Madrid. En aquellos tiempos, los filiales disputaban la copa de España. El Mestalla derrotó a los madridista por dos goles a uno, en una gesta muy recordada en los años sesenta. En el Real Madrid se alineaban futbolistas de la talla de Puskas, Pirri o Zoco. En la vuelta, poco pudieron hacer los jóvenes futbolistas levantinos, ya que el Madrid venció por 6-0.

Mayor suerte corrió el filial madridista en el enfrentamiento a la inversa, es decir, Castilla-Valencia de la temporada 1983-84. Fueron los tiempos de la rebelión de la quinta del buitre, los valencianos eran eliminados por un filial que jugaba un fútbol de más calidad que muchos equipos de primera división. Los Martín Vazquez, Butragueño o Pardeza sacaron los colores del Valencia en una grandísima actuación copera. A pesar del éxito, el filial madridista no pudo pasar de los cuartos de final en el torneo de aquel año, muy lejos de la gran gesta protagonizada por los héroes del Castilla 1980-81.

Un hecho insólito, y es que la final de copa fue disputada por el Real Madrid y por su equipo filial el 4 de Junio de 1980 en el Santiago Bernabeu. Sporting de Gijón, Real Sociedad o Athletic de Bilbao fueron algunas de las víctimas de aquel sorprendente conjunto en el que destacaba Agustín de portero y brillaban Pineda y Gallego. El Real Madrid no dio opción en la final y se proclamó campeón tras golear a su hermano pequeño por 6-1. También el Barcelona sufrió en sus carnes el mal trago de ser eliminado por un club de una división inferior. Una de las más sonadas tuvo lugar en la temporada 1993-94. El Barca desplegaba un fútbol espectacular liderado por Romário, Laudrup y Stoichkov. En cuartos de final debía jugar con el Betis de Sergio Kresic, que en aquel entonces era carne de segunda división. Tras empatar a cero en el Benito Villamarín en el encuentro de ida, nadie daba crédito a lo que ocurrió en el estadio del Barca el 3 de Febrero de aquel 1994. Un gol del pequeño delantero Juanito en la primera parte, se convirtió en un escollo insalvable para el conjunto de Johan Cruyff. Los béticos alcanzaron las semifinales del torneo copero, donde no pudieron superar al Zaragoza, posterior campeón ese año. El Mirandés toma el testigo de todos. ¿Dónde está su limite? ¿ Les superará? Dentro de pocas fechas lo sabremos, lo que está claro es que su actuación ya representa una de las mayores gestas del fútbol moderno de este país.

También te puede interesar:

EL MIRANDÉS MANTIENE VIVO SU SUEÑO

LOS MAYORES GIANT-KILLING DE LA FA CUP

LA APUESTA del día

Bournemouth y Arsenal se verán las caras mañana lunes, a partir de las 21:00 de la noche, en un nuevo encuentro de la Copa FA

Artículos destacados

Comentarios recientes