El Sporting de Gijón y las sospechas de la última jornada

Ya vivieron una situación similar en la temporada 1996-97

Jarni y Finidi con el Betis Jarni y Finidi con el Betis

En los últimos partidos de la temporada suelen producirse situaciones rocambolescas que encienden las luces de alarma ante posibles amaños. Las primas a segundos y terceros con sus correspondientes maletines por evitar trágicos descensos, colocar a clubes en los puestos europeos e infinidad de combinaciones propician que viajen de estadio en estadio hasta encajar en el partido adecuado. 

Hace algunos días saltaba la supuesta noticia de que el partido entre Espanyol y Sporting de Gijón estaba siendo estudiado por irregularidades. Los tres goles que consiguieron anotar los de Clemente parecían imposibles de realizar por un equipo que busca el salvavidas de la permanencia y que solo puede obtener un marcador así con ayudas especiales. No es la primera vez que los asturianos se encuentran bajo esa tesitura, tanto la del descenso como la de las ayudas “divinas”. Ya en la temporada 1996-97 protagonizó una interesante actuación en el Benito Villamarín

Se estaba disputando la jornada número cuarenta en la época en la que Primera División estaba compuesta por veintidós equipos. El Betis ya no tenía nada en juego puesto había cerrado una brillante temporada gracias a los referentes del momento: Finidi, Alfonso y Jarni con Serra Ferrer en el banquillo. Sin embargo, el Sporting acudía con el agua al cuello puesto que se jugaba la permanencia y podría condenar con su victoria a que el Sevilla pusiera fin a su trayectoria en Primera. Este hecho motivaba aún más a los béticos a celebrar por lo alto su gran temporada y condenar la decadencia del eterno rival, era el mejor maletín que podían recibir.

Aquella noche todos los sevillistas abandonaron el rojo de su escudo para cambiarlo por el verde. Un daltonismo pasajero que merecería la pena si lograban salvar la temporada. A tan solo tres jornadas para el final del curso, los sevillistas sumaban 37 puntos, a seis del Sporting con 43. El destino no estaría a su favor. Aunque es cierto que los béticos llegaban mermados con nueve jugadores que estaban en la enfermería -Pier, Merino, Olías, Vidakovic, Kowalczyk, Finidi, Luis Fernández, Josete y Ureña- los de Gijón no encontraron demasiado impedimento para anotar su gol. Incluso la afición local les animaba como si se tratase de su propio equipo, hasta cuando se produjo el tanto de la derrota. En ese momento no importaba que sus jugadores perdieran puesto que estaba en juego que su más odiado rival cayese al infierno gracias a ellos. El júbilo era el mismo entre los seguidores de los dos equipos, el hermanamiento era una realidad como si de un amistoso se tratase. 

Pocas horas después, el Sevilla FC se medía al Oviedo en el Carlos Tartiere, su resultado sería insuficiente para borrar lo sucedido al final de la Palmera. Un nuevo motivo de enemistad entre ambas aficiones se añadía a la larga lista que ya existía. Casualmente, estos tres equipos ya estuvieron en una situación similar treinta años antes. A finales de los sesenta el Sevilla no estaba en su mejor momento. Ante la salida de sus mejores jugadores tuvieron que afrontar la promoción en la temporada 1966-67 al haber acabado en decimotercera posición tras nueve partidos ganados, siete empatados y catorce perdidos. Los aspirantes al ascenso no eran otros que Betis y Sporting, el morbo que tendría que uno de los dos conjuntos sevillanos condenara al otro bien al descenso, bien a quedarse en segunda, desapareció cuando el emparejamiento quiso que el rival Bético fuera el otro equipo andaluz que participaba en la promoción para mantenerse: el Granada y no el Sevilla. El final de la historia fue favorable para verdiblancos y rojiblancos: ambos volverían a compartir categoría, la Primera División, con esa enemistad que perdura a lo largo de los años y que tuvo su momento álgido aquella noche de 1997.

También te interesará:

TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SERIAL SOBRE AMAÑOS

Publicidad

Apuesta del día

Abrimos las apuestas del fin de semana con el partido que enfrenta al Atlético de Madrid y al Celta de Vigo en el Vicente Calderón

Ver todas las apuestas del dia

Artículos destacados

Huracán de goles en Riazor (2-8)

Cristiano (3), James (1), Bale (2) y Chicharito (2) ahuyentan a los fantasmas y se dan un festín a costa de la defensa del Depor

El Santiago Bernabéu cambiará de nombre

Con el nuevo patrocinio del estadio, el Real Madrid espera poder financiar sin problemas la futura remodelación del mismo

Arsene Wenger quiere que se legisle la altura del césped

El preparador de los gunners cree que regular la altura del césped ayudaría a mejorar y preservar el espectáculo en la Premier League

Una década sin el mejor entrenador inglés de todos los tiempos

Hoy se cumplen diez años del fallecimiento de Brian Clough. Repasamos la carrera y los logros del considerado mejor entrenador inglés

Riazor, la pesadilla de Carlo Ancelotti

El técnico italiano no guarda un buen recuerdo de su última visita al feudo del Deportivo de La Coruña hace algo más de una década

Platini se niega a cumplir el Código Ético de la FIFA

El presidente de la UEFA se niega a devolver el reloj de £16.000, obsequio del Mundial de Brasil, al contrario de como había acordado la FIFA

Comentarios recientes