Gabilondo, zurda gran reserva

Volvió a brillar para dar la victoria frente al PSG

BetfairEl Exchange ha vuelto: Apuesta sin riesgo de 20€
Gabilondo/lainformacion.com/EFE Gabilondo/lainformacion.com/EFE

La cal izquierda de San Mamés destila fútbol con sabor añejo. Ahí reside Igor Gabilondo, el último bástago de la estirpe de interiores izquierdos moldeados en las categorías inferiores de la Real Sociedad con nombres ilustres como López Ufarte, Begiristain o De Pedro. Gabilondo ha traicionado ese linaje vistiendo la camiseta del Athletic Club, pero respeta su libro de estilo, escapando a las tendencias del fútbol moderno que disfrazan a los jugadores tras litros de gomina, camisetas ajustadas y botas de colores llamativos.

Gabilondo cuida al detalle esa estética de futbolista gran reserva. Apenas aparece en los medios de comunicación, no protagoniza anuncios televisivos y envuelve su exquisita zurda en una clásica bota de cuero negro. "Prefiero las botas de piel, las de cuero de toda la vida, que sean de cuero fino para que note bien el golpe. Con las botas modernas perdería el tacto", explica el centrocampista rojiblanco. Necesita proteger ese tacto de su pie izquierdo porque es lo que le diferencia del resto de jugadores.

Y es que, desde que llegó a San Mamés, Gabilondo se ha caracterizado por convertir sus disparos en obras de arte. Lo que traducido a un lenguaje más balompédico vendría a significar que marca auténticos golazos. Sus cifras realizadores no son extraordinarias. Tan solo ha firmado 18 tantos en cinco temporadas con el Athletic Club, pero la mayoría de ellos están envueltos por una estética que han puesto en pie San Mamés. Y La Catedral, que sabe mucho de fútbol, no se pone en pie por cualquier cosa.

Gabilondo es un francotirador. Su pie izquierdo es capaz de lanzar disparos desde cualquier distancia y enviarlos a su lugar de destino con una precisión milimétrica y potencia sobrehumana. A balón parado o en carrera, su abanico de recursos es ilimitado, aunque, Gabilondo, por supuesto, se resta méritos. Para él, el secreto de sus golazos está en la genética. "No creo que sea especial, simplemente tengo unas características determinadas. Uno nace con ciertas cualidades. Otros tienen otras", se sincera con humildad.

Pues su cualidad es la de fabricar golazos y este jueves en la Europa League volvió a actuar para rescatar a un Athletic con el orgullo herido. Los leones recibían a los millonarios del Paris Saint Germain con la necesidad de sumar una victoria balsámica contra los males de la era Bielsa, y Gabilondo mostró el camino hacia el triunfo, como la Libertad guía a los franceses en el cuadro Eugène Delacroix, aunque esta vez, y sin que sirva de precedente, utilizó su pierna derecha para ello.

En un movimiento más propio del ballet, con escorzo similar al mítico gol de Johan Cruyff contra el Real Madrid que luego fuera emulado por Gullit, Gabilondo cazó un balón del cielo para enviarlo al fondo de la portería con escala en la misma escuadra. Una nueva obra de arte de este futbolista de vieja escuela. Golazos gran reserva.

LA APUESTA del día

Vasco de Gama y Atlético Paranaense se medirán en la jornada 34 del Brasileirao. El duelo se jugará a las 22:30 horas en Sao Januario.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter