Raúl González: El delantero que construyó y marcó una época en el balompié español

El 27 de junio de 1977 nacía una leyenda en España. Uno de esos pocos seres que al momento de llegar a este mundo lo hacen tocados por una varita mágica. Son elegidos. Ese es el caso entonces de Raúl González Blanco, simplemente conocido como Raúl quien es hijo de Pedro González, un electricista, y María Luisa Blanco, una ama de casa, por ese entonces residentes de la Colonia Marconi, un modesto barrio de Madrid, cuna desde donde forjó la pasión por el fútbol y escribió su historia que lo terminó consagrando como un delantero que construyó y marcó una época para siempre en el balompié español. Su romance con el balón empieza escribirse por el ya lejano año 1988, cuando comenzó a jugar al fútbol en su amado barrio natal defendiendo a un equipo amateur del distrito de Villaverde. Y desde sus primeros pasos nació la primera curiosidad, es que según comenta Raúl, no tuvo otra alternativa que mentir: "Mi primer nombre futbolístico fue Dani. En mi ficha oficial salía con gafas en la foto, no me cabía otro remedio que falsificar mi edad para poder jugar", dijo el delantero alguna vez. Una vez que dejó atrás el personaje de Dani y el fútbol amateur que practicaba en su barrio, dos años más tarde, su padre lo lleva a la cantera del Atlético de Madrid, equipo del cual toda su familia eran fanáticos. Y claro, he aquí, otra de las curiosidad que despierta la leyenda de Raúl. Una vez que se puso la blusa rojiblanca se sabía que desde su pies nacía una promesa del balompié español. En su primera temporada en las filiales del Atlético consiguió 65 goles jugando de interior izquierdo, y conquistando con el equipo colchonero el campeonato de España infantil de forma invicta. Al siguiente año progresó y fue ascendido a la categoría de Cadete, donde repite el plato y se consagra campeón. Pero una vez más el destino, o el camino que ya tenía escrito Dios para el delantero, lo deposita en la vereda de en frente. Sí, en el Real Madrid. ¿Destino? No lo sabemos. Sí sabemos que Jesús Gil, por entonces presidente del Aleti, elimina las divisiones inferiores del club madrileño aludiendo graves problemas económicos. Raúl pisó la casa blanca en la temporada 1992-1993 y desde su llegada, su ascensión ha sido asombrosa. Cualquier adjetivo para calificarla no bastaría. Sería demasiado injusto. Aunque desde un modo sencillo se podría decir que su paso por la cantera fue brillante y su historia de amor con el primer equipo comenzó hace más de quince años. Gracias a Jorge Valdano, quien desde su inocencia, pero sabiendo muy bien que hacía, mandaba al campo de juego por primera vez en La Romareda, a un jovencísimo Raúl que encandiló y enamoró a todos los que vieron aquel encuentro. Fue amor a primera vista y romance eterno. Entonces, en el campo del Zaragoza comenzaba el flechazo. Desde ese histórico día, el delantero madrilista no ha hecho más que cosechar éxitos personales y colectivos, y llenar de títulos un admirable palmarés, que aún guardas hojas en blanco por escribir. Ya todo el mundo conoce y sabe muy bien cuál es el capítulo que viene a continuación: su época dorada con el Real Madrid donde convirtió 317 goles en más de 520 partidos. Cualquier mortal podría pensar que estos números alcanzarían para resumir la trayectoria de Raúl en la Liga española a lo largo de su extensa carrera con la elástica merengue. Pero a todo esas conquistas se le suman incontable cantidad de trofeos grupales e individuales que fomentan su leyenda. Y claro, estos registros sirven para ostentar la calidad del delantero que se ganó con el sacrificio, trabajo y humildad como bandera el rótulo de ser uno de los mejores jugadores españoles de la Historia. Su interminable olfato goleador le valió el Pichichi de la Liga española en dos oportunidades. La primera data de 1999, donde anotó 25 dianas en 37 partidos y la segunda, en 2001, en la que festejó en 24 ocasiones jugando 36 encuentros. 10 título nacionales, 16 a nivel colectivo, 25 méritos personales (En 2006 recibió la Medalla de Oro de la Real Orden al Mérito Deportivo, merecido galardón para una más que ejemplar carrera deportiva). Es el máximo goleador de la historia de la selección española con 44 goles en 102 partidos. Ha marcado 5 goles en los 3 mundiales que ha jugado y fue el capitán de la selección desde 2003 hasta 2006. Sólo son números enaltecen aún más la leyenda viviente del ex 7 del Real Madrid, quien además es en la actualidad el futbolista con más goles y partidos jugados en la máxima competición europea: la Champions League con 66 pepas en 129 encuentros. Impresionante. Además, fue nombrado mejor delantero de la misma en tres ocasiones: 2000 (10 goles), 2001 (7 goles) y 2003 (9 goles) y máximo goleador dos temporadas consecutivas (1999-2000 y 2000-2001). Como jugador entonces, sobran galardones y faltan adjetivos. Habría que inventar algunos más para su enorme figura. Pero como persona, lejos de los terrenos de juego, Raúl también es un campeón y ejemplo de vida. Un hombre que estás lejos de esa etiqueta de futbolista desordenado y de mala vida, como quizá la puede tener Guti, otro de los que se acaba de despedir de la casa blanca. El ex madrilista es el padre perfecto de familia y jamás se lo vinculó con algún capítulo polémico afuera del campo de juego. Así como siempre personificó a la perfección el espíritu de entrega, trabajo y sencillez cada vez que luce el escudo del Real, lo hizo en su vida privada.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=g-xzaGx1yDM]

El ariete se casó con la ex-modelo Mamen Sanz el 1 de julio de 1999 y con ella ha formado una hermosa familia compuesta por Jorge (2000), Hugo (2002), los mellizos Héctor y Mateo (2005) y María (2009). Jorge, su primogénito, tiene la particularidad de llevar dicho nombre en homenaje a su primer entrenador en el Madrid: Jorge Valdano. Amante de la familia, siempre que puede se le ve disfrutando de sus hijos. Y por ello, cada una de sus conquistas tienen mucho que ver con su seres queridos: la celebración más repetida y ya clásica del 7 es simplemente besar su anillo de matrimonio. Un gesto al que le ha agregado un doble golpe en el pecho como dedicatoria a sus hijos (también desde septiembre de 2009, festejó sus goles con un gesto en su barriga en dedicatoria a, por entonces, sus mujer embarazada) Pero desde hace un tiempo también incluyó otro modo de festejar en su repertorio: señalarse el dorsal con los dos pulgares apuntando hacia su espalda. Esto tiene que ver con la no convocatoria con la Selección. También le apasiona la la caza -aunque la practica bastante menos de lo que le gustaría-, también asegura ser un gran lector, admirador de Arturo Pérez Reverte. Le gusta toda la música española y le apasionan los toros. Su vida entonces, simplemente se resume en un éxito en todos los ámbitos de la vida, por ello el ex Real Madrid marcó una época para el fútbol español. Y ahora con sus dos conquistas en su segundo partido en el Schalke 04 parece que buscará hacerlo en la Bundesliga. De pie, señores.

LA APUESTA del día

Vasco de Gama y Atlético Paranaense se medirán en la jornada 34 del Brasileirao. El duelo se jugará a las 22:30 horas en Sao Januario.

Artículos destacados

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter