Recuerda su nombre: Marc André Ter Stegen

Con todo un futuro por delante, el muro alemán vino con la responsabilidad de mantener la estela de Víctor Valdés, pero va camino de superarla.

Un jovencísimo alemán llegaba al Camp Nou con la oportunidad de escribir su propia historia. Después de bastantes años sin la preocupación de tener que mirar hacia la portería, tocaba reflexionar acerca de una posición privilegiada y a la vez exigente para alguien que debía defender con honor un legado, el de Víctor Valdés. Y no es que fuera sencillo, todo lo contrario. Zubi llevaba años observándole, llevaba años recaudando toda esa información que le generaba altas expectativas de alguien que, a día de hoy, lo está demostrando. Era tan joven, que no le temía a la edad. Era tan seguro, que no le temblaban los puños. Era tan bueno, que hasta con los pies hacía jugar. Ter Stegen aterrizaba en Barcelona con la ilusión de triunfar, con los pies en la tierra, alguien que venía a dejar su huella, y precisamente no en el fondo de las mallas. Así se mostraba al mundo, dispuesto a hacer de su ránking una clasificación imbatible incluso para sus propios compañeros de profesión. Y sí, le costó arrancar. Jugando Champions y Copa, donde lo hiciera fenomenal, donde dejó recitales antológicos como aquel en el Allianz Arena, como el penalti que le saca a Agüero con la elimatoria por decidir... como las infinitas que ha ido adornando en sus vitrinas semana tras semana. Y eso que sólo era el principio.

Pero como todo portero en proyección, también dejó sus dudas. La titularidad asegurada tras unos años de dominio chileno, y en ella, un momento idóneo para demostrar que era el portero de nivel legendario que necesitaba este equipo. Errores en los pases, errores en las salidas, errores posicionales… errores de los que se aprende, y de los que le han hecho mejorar día tras día. Y seguían las dudas, seguía el `run run´ por una decisión que él mismo tomó con valentía, dejando atrás toda una vida, y aprovechando un tren que no pasaría dos veces. Ter Stegen es de esos jugadores que siempre querrías tener en tu equipo, esos con los que te encariñas con facilidad, y no porque sea buena gente, que también, sino porque es fantástico en todo. En las estiradas, en reflejos, en los mano a mano, e incluso con los pies. Y el tema de jugar con los pies parece tan fácil que hasta nos asustamos al decirlo, pero es que es tan bueno, que más de un centrocampista debería tomar nota de su habilidad de éxito en los pases, o para visualizar la mejor opción y zafarse de un apuro. Un potencial desarrollado en los últimos años le ha otorgado la figura de, además de portero, participar en la elaboración de la salida de balón, siendo una pieza fundamental para atravesar las primeras líneas de campo. Y parece tan fácil que, como vuelvo a repetir, asusta decirlo, pero es que es el mejor haciendo lo suyo.

Su mejor cualidad, la paciencia. Su interés en adaptarse, sus ganas, su forma de vida. Y es que, cuatro años dan para mucho. Desde hablar un perfecto castellano, hasta pasear en patinete por el centro de Barcelona con total normalidad, como sin con él no fuese la cosa. Esa montaña de bondad que genera, esa profesionalidad que muestra, esa pasión con la que juega en cada partido… eso es lo que pide el aficionado del Barça. Apunto de cumplir 150 partidos, este señor no deja duda alguna: quiere que sean centenares más. Quiere tener unos registros inigualables, quiere ser diferente a los demás, manteniendo el nivel necesario para defender al equipo cuando lo necesite. En su mejor temporada, Ter Stegen está siendo el gran salvador, junto a Messi. Está dando la cara cuando más nadie lo hace, y no, no es canterano, es más que un canterano. Simplemente queda disfrutarle, adorarle, porque todo lo que le digamos se queda corto, porque con cada parada nos hace vibrar de emoción, nos enorgullece de tener en nuestras filas a alguien como él. Con toda una carrera de azulgrana por delante, déjame decirte algo, lector que has llegado hasta aquí… recuerda su nombre: Marc-André Ter Stegen.

Artículos destacados

Comentarios recientes