Valencia y Real Madrid, el origen de una enemistad

Repasamos los orígenes de la mala relación entre madridistas y valencianistas, una historia repleta de traspasos, victorias y derrotas

Mestalla recibe esta noche al Real Madrid, un equipo que si en cualquier tertulia de bar de Valencia se pronuncia su nombre, lo que recibirá en su mayoría será multitud de improperios y descalificaciones. Los madridistas levantan simpatías y enemistades a partes iguales, pero en la ribera del Turia una gran parte de los aficionados al fútbol no puede ni ver al conjunto merengue. Motivos no les faltan, pero hace años ambos equipos eran casi uña y carne.

Embed from Getty Images

Como en las historias de grandes enemistades, nuestros protagonistas estaban muy unidos antaño. La principal muestra la encontramos en la temporada 1975/76, cuando en una de esas batallas del último cuarto del Siglo XX conocidas como Real Madrid - Bayern de Múnich, un aficionado merengue agredió al árbitro Linemayer (Austria) una vez finalizado el encuentro. Tras varias sanciones con sus respectivos recursos, finalmente la cosa quedó en la clausura del Santiago Bernabéu durante dos partidos de la Copa de Europa; entonces el Real Madrid eligió como su nueva casa el estadio Luis Casanova, ahora conocido como Mestalla. Once años más tarde, en otra batalla ante los bávaros, el lanzamiento de objetos que vivió portero visitante Jean Marie Pfaff supuso una sanción que obligo al club blanco a jugar su siguiente partido a más de 300 kilómetros de distancia, y la elección no fue otra que disputarlo en Valencia.

Pero la ruptura llegó en 1996. El presidente madridista Lorenzo Sanz buscaba hacerse con el mejor jugador de la Liga española en aquellos momentos, el yugoslavo Pedrag Mijatovic, la única pega era que el futbolista se había convertido en un auténtico estandarte del club hasta entonces casi hermano del Real Madrid, el Valencia, pero a los merengues no les tembló el pulso a la hora de fichar al delantero, quien tampoco opuso mucha resistencia a este traspaso. En aquel verano de hace ahora 19 años terminó el vínculo entre estos clubes.

Se abrió la veda

Con la llegada de Mijatovic se abrió la veda en la capital, que volvió a tantear a numerosos jugadores del Valencia a lo largo de todos estos años. David Villa, Ayala, Vicente... no fueron pocos los futbolistas chés que rechazaron los cantos de sirena procedentes de Madrid, sobre todo durante la etapa de Florentino, pero un caso destaca por encima de todos, el del capitán Gaizka Mendieta.

La clase y capacidad goleadora del centrocampista le llevó a ser uno de los jugadores más codiciados de Europa a finales de siglo. Florentino Pérez realizó una oferta por el jugador cercana a la cifra de la cláusula de rescisión, un traspaso que el futbolista no vio con malos ojos, pero la directiva del Valencia fue tajante al respecto: Mendieta no podía fichar por el Real Madrid. Las negociaciones se convirtieron en el culebrón del verano, que terminó con Mendi vistiendo la camiseta de la SS Lazio en 2001, donde su contrato incluyó la conocida como clausula anti-Madrid, para evitar que el equipo italiano hiciera de 'puente' para la llegada del ídolo valencianista a Chamartín. En la Serie A se diluyó una de las carreras más prometedoras del fútbol español de las últimas décadas; es difícil saber cómo hubiese sido su carrera de haber firmado por el Real Madrid, pero sólo en la imaginación podemos encontrar una respuesta.

Por otra parte, no son pocos los jugadores madridistas que han terminado vistiendo la camiseta valencianista. Cañizares, Mata o Soldado son algunos de los ejemplos que vienen a la mente de los últimos años.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=qnkobUw5v0A]

Duelos vibrantes

Durante estos tiempos de máxima rivalidad, ambos equipos protagonizaron algunos cruces que no hicieron más que avivar el fuego de la enemistad entre Real Madrid y Valencia. El más recordado fue la final de Champions League del año 2000 en París, la primera vez que los chés llegaban al último partido de la principal competición continental.

El conjunto de Héctor Cúper, con futbolistas de la talla de Mendieta, Claudio López, Farinós, Gerard López y Kily González fueron la revelación del campeonato desplegando un fútbol de altísimo nivel. Enfrente les esperaba el Real Madrid de Vicente del Bosque, quien meses antes sustituyó a Toshak al frente del equipo, que no estaba cuajando una buena temporada en Liga. Finalmente, los goles de Morientes, McManaman y Raúl despertaron a los valencianistas del sueño con un contundente 3-0.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=XA06rD90-IM]

Durante los últimos años, todos los partidos entre ambos equipos han tenido un factor común: la polémica. Goles anulados, tantos en fuera de juego, manos no pitadas, penaltis clamorosos, expulsiones inexplicables... todo un cóctel que era lo que le faltaba para aderezar esta rivalidad entre dos de los principales equipos de la Liga que no hace tanto tiempo se comportaban como dos clubes hermanos.

Artículos destacados

Comentarios recientes