Milan: Seedorf está tocando la tecla correcta

Pese a la derrota ante la Juventus en San Siro, el Milan supo aprovechar el encuentro para mostrar las claves de su nueva identidad con Seedorf

Parece que Seedorf va teniendo claras las ideas. Tras los partidos ante el Atlético de Madrid y la Sampdoria, el técnico holandés se ha dado cuenta de que éste Milan, con estos jugadores y con la preparación física insuficiente que venían trabajando con Allegri, no puede afrontar los partidos con una presión asfixiante y una alta intensidad sin balón, para luego pasar a dominar con un control estéril y sin llegada a portería.

Ya se demostró ante el Atlético de Madrid que el ataque directo, con cinco futbolistas de golpe y haciendo recular al rival por miedo más que por organización defensiva, es lo que funciona en estos momentos. A punto estuvo de ganarle, e hizo lo que debía en Génova para sacar los 3 puntos con un estilo similar. Esta vez, ante la Juventus, el partido se planteó de forma idéntica, a excepción de la titularidad de Montolivo, clave para que este juego con el balón pase por las piernas del futbolista más inteligente técnica y tácticamente del equipo. Ayer el Milan fue terriblemente superior a la Juventus y lo fue por varios motivos. El primero, porque el fútbol de toque lento se transformó en toque rápido y movimientos precisos, sobre todo en la delantera, dónde Pazzini ofrece muchísimas más posibilidades tácticas que Balotelli. Sin embargo, ‘Pazzo’ no es tan resolutivo como Mario. El trabajo físico desde el primer día obligatorio para Seedorf está dando sus frutos. El equipo hace un mes y medio aguantaba 20 minutos con presión alta e intensidad, hace tres semanas pudo aguantar 50 minutos. A día de hoy, el equipo es capaz de aguantar 70 minutos de alta intensidad y bajar un par de marchas durante los últimos 20, pero sin perderle la cara al encuentro.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=JvufGFoa-Jg]

La Juventus es el mejor equipo de Italia y ayer lo demostró. Pero también demostró que sin Arturo Vidal, el nivel de implicación defensiva y ofensiva disminuye considerablemente. Vidal es un todoterreno. Ayuda a Pogba y le hace las coberturas a Pirlo cuando no puede con la presión en el centro del campo, además de ser el primer centrocampista que llega al área rival. Ayer, sin Vidal, el Milan fue inteligente y pobló de tocadores el centro del campo. Montolivo el primero, con Kaká y Poli bajando a recibir y con Taarabt bien abierto a una de las dos bandas para trenzar la jugada rápida. La Juve ahí se vio obligada a recular y le cedió mucho espacio al Milan, que dispuso de grandes ocasiones para llevarse el partido. Pero la suerte no estuvo de cara y los rossoneri pincharon en lo que sigue siendo su peor enemigo: la defensa. Bonera no puede con su alma y Rami se vuelve loco intentando cumplir con su rol y con el de su compañero italiano. Y así la defensa se desbalija y genera un caos como el que origina el primer gol Juventino, con cinco defensores para marcar a un Llorente que recibe el balón absolutamente sólo.

Del segundo gol, nada que decir. Lo que sí hay que valorar es la intensidad posterior a ese gol. El Milan de Allegri o el de las primeras semanas de Seedorf, con el segundo se hubiera hundido, hubiera perdido la circulación de balón, la presión y las ganas de llegar a la portería contraria. Sin embargo, ayer el Milan siguió atacando, creando peligro, llegando al área y queriendo marcar el gol que mereció durante gran parte del encuentro. No fue así, pero el público premió a sus futbolistas y les despidió con una gran ovación. Este Milan cambia por momentos y lo hace de la mejor manera posible. Para Seedorf el trabajo se está haciendo bien y toca continuar en la misma línea. Por su parte, la Juve puede considerarse prácticamente tricampeona.

Artículos destacados

Comentarios recientes