Las claves de la eliminación del Valencia ante el PSG

Los valencianistas se despiden de la Champions League pero con la cabeza alta

El Valencia dice adiós a la Liga de Campeones tras caer eliminado ante el Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes, pero se marcha con la cabeza alta. Los valencianistas dejaron una buena imagen en su despedida de la Champions League y ofrecieron un buen nivel de juego, aunque cometieron pequeños errores que fueron los que finalmente les condenaron a la eliminación. Analizamos las claves del adiós del Valencia en la Copa de Europa.

LA PRIMERA PARTE DE MESTALLA

Es una evidencia decir que lo que el mayor lastre del Valencia en la eliminatoria ha sido lo que sucedió en el partido de ida, pero también es una realidad. Y para precisar todavía más, el verdadero detonante de la eliminación valencianista es la primera mitad de Mestalla. El Valencia firmó un primer tiempo catastrófico en el partido de ida y eso le ha pesado durante los 135 minutos restantes de la eliminatoria. Los valencianistas no fueron capaces de darle la vuelta a la situación después de aquello y fueron a remolque pese a que lograron lavar su imagen, especialmente con una buena actuación en el Parque de los Príncipes.

FALTA DE GOL

El Valencia fue francamente superior al Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes. Sin embargo, no supo como lograr que esa superioridad se viera reflejada en el marcador. Durante el primer tiempo del encuentro disputado en París, los valencianistas se acostumbraron a vivir en las inmediaciones del área francesa, pero sin generar una clara sensación de peligro y las ocasiones que se crearon acabaron tímidas en las siempre inseguras manos de Sirigu. Sólo un disparo de Jonas besó la red. Esa ausencia de gol ha sido uno de los grandes defectos del Valencia de Valverde, lo que ya le costó caer eliminado en la Copa del Rey y ahora en la Liga de Campeones.

MATUIDI, JEFE DE LA MEDULAR

Blaise Matuidi dio un recital en el partido de ida, convirtiéndose en un perro de presa que frenó los ataques del Valencia. En París no sólo fue capaz de mantener el nivel, sino que lo mejoró. Sin Marco Verratti, su compañero de fatigas habitual, Matuidi hizo el trabajo de dos. Motta estaba desaparecido en combate, y el joven centrocampista francés se multiplicó para convertirse en el jefe del centro del campo. Apareció por todos lados, corrió sin descanso y se bastó por si solo para mantener a raya a los jugadores del Valencia. Matuidi convive en un equipo plagado de estrellas, pero él ha sido la clave de esta eliminatoria.

EL ERROR DE PAREJO

Tal y como había dijo Mario Alberto Kempes, para remontar la eliminatoria en París el Valencia necesitaba jugar un partido perfecto y esperar a que el PSG no tuviera su noche. Los franceses, en efecto, estuvieron muy por debajo de su nivel, pero el Valencia no estuvo perfecto. Los valencianistas rozaron la perfección, pero en la Champions League los errores se pagan, y Parejo cometió uno que el PSG no perdonó. El centrocampista del Valencia regaló un balón en la frontal de su área y facilitó el camino para que Ezequiel Lavezzi batiera a Guaita y marcara el 1-1 que apagaba las ilusiones visitantes..

ANCELOTTI GANA A VALVERDE

El Valencia se hizo grande en el Parque de los Príncipes, pero la batalla táctica volvió a caer del lado del PSG. Ancelotti le ganó el duelo a Ernesto Valverde de nuevo. En el partido de ida el italiano le dio un baño de pizarra al entrenador valencianista. En París, sin embargo, el duelo de banquillos estuvo más igualado, aunque Ancelotti fue más listo en los momentos determinantes y supo leer el partido para llevarlo a su territorio cuando peor lo estaba pasando su equipo. Valverde ganó el asalto del primer tiempo de París, pero en los otros tres Ancelotti acabó con el puño en alto.

Artículos destacados

Comentarios recientes