Manchester City: Carlos Tévez, ambición desaprovechada

Las prioridades del delantero argentino no son deportivas

El talento de Carlos Tevez se está viendo desaprovechado por una ambición centrada en factores económicos y no deportivos, como ha dejado claro a lo largo de toda su carrera y también ahora en el Manchester City.

El tenderete siempre estuvo abierto, nunca cierra las puertas. La competencia obliga a echar horas ‘extras’, a sacrificarse por el negocio y a buscar nuevas fórmulas de venta, pero siempre abogando por el futuro y el bienestar de lo que alimenta el estómago. Cada euro es una gota de sudor y cada sonrisa de un cliente, una posibilidad para el día siguiente verlo aparecer de nuevo. Son las únicas medidas que los pequeños comerciantes pueden tomar para esperanzarse con el fin de los malos tiempos financieros, esos que producen peligrosas turbulencias en los más humildes. El fútbol, como contexto donde el débil quiere lidiar con el poderoso, también generó hace tiempo su propio comercio. Una lista perenne, jamás finiquitada, donde agentes y jugadores surgen como gominolas y donde hace tiempo está ubicado sin destino ni lógica, Carlos Tévez.

Y es que aquél potente delantero capacitado para destruir el futbol sudamericano (primero con arrancadas en Boca Juniors, después con potencia goleadora en Corinthians), mezcló demasiado pronto el cóctel del éxito con la polémica. Una irremediable condena para una carrera anclada a lo imprevisible y a giros inesperados. Un icono del club que dominaba el fútbol argentino, un refuerzo estelar para el más representativo de los clubes brasileños y una promesa que por entonces asomaba como ‘novato’ avanzado en la selección argentina que sobre el papel iba a liderar la próxima década. Aquellas esperanzas siempre se truncaron por el elixir amenazante de quien cubre sus facturas y quien exprime sus goles, MSI, la empresa dueña de su ficha desde que esbozaba detalles en los potreros de ‘Fuerte Apache’.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=bgKTce2ahSM]

El gigante comercial británico (un fondo de inversiones) comandado por el iraní Kia Joorabchian, uno de los más habilidosos y cuestionados agentes del fútbol moderno, ha intentado explotar en demasía las cualidades de un Carlos Tévez que siempre añadirá a su curriculum esa ‘condena’ a sus espaldas. MSI ha creado confusión y desastre allí por donde ha pasado y su trayectoria invita a cualquier sensación excepto a la calma. La poca transparencia que rodea a Joorabchian y a sus allegados, es el punto que más debe preocupar a la hora de lanzarse definitivamente a por el delantero argentino.

El Corinthians brasileño fue el primer equipo que cayó en la trampa. Firmó un contrato con MSI y en apenas un año ganaron a lo grande el Brasileirao. Joorabchian llevó a los de San Patricio a jugadores de primerísimo nivel como Mascherano, Nilmar, Roger, Carlos Alberto o el propio Tévez. La justicia brasileña intervino a la empresa tras confirmar que el dinero de aquellos traspasos no pisaba suelo canarinho. Meses después, el presidente del Timao Carlos Dualib, reconoció a la policía que detrás de MSI estaba el mafioso Boris Berezovsky. Joorabchian negó todo, se llevó poco a poco a sus jugadores del club y lo debilitó tanto que acabaron descendiendo.

No contento con ello, el problemático agente intentó colocar a Tévez y Mascherano (otro jugador de su propiedad al que sí le fueron mejor las cosas) en la Premier. El West Ham fue quien se atrevió y contrató con polémica a ambos, que meses después salieron por la puerta de atrás y envueltos en un manto de dudas acerca de la limpieza de sus fichajes. Los Hammers se vieron obligados a pagar 5.5 millones de libras (8 millones de euros) como multa por irregularidades en la contratación de ambos. Además, el equipo se salvó milagrosamente en la última jornada tras los muchos problemas derivados de estas decisiones.

El contrato, revelado poco después, incluía cláusulas como que ni el club ni el jugador pueden oponerse a una terminación del contrato unilateral por parte de la empresa en cualquier momento, o que el jugador no puede oponerse a jugar en cualquier otro equipo que la empresa elija. Es decir, que MSI manda en todos los sentidos. Todo terminó con Mascherano rogando a la UEFA para que le dejara firmar por el Liverpool (ya que había jugado en dos equipos en menos de un año) y con Tévez saliendo hacia el Manchester United con otro ‘oscuro’ traspaso. Y es que cuando los Red Devils tenían que poner sobre la mesa de MSI unos 27 millones de euros, Ferguson fue precavido y no renovó al jugador, pues no deseaba ‘bailar’ las artimañas de su agencia.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=50u8B3vAI0o]

Acabó meses después enrolado en el nuevo ‘millonario’, que no tardó en impulsar su contratación como el primer pilar estelar de los muchos que iban a llegar a su proyecto. Y aunque con el Manchester City se vio al Tévez más goleador (fue el máximo anotador de la Premier hace dos cursos), sus vaivenes, egos y excentricidades con declaraciones altisonantes sobre su ciudad o equipo, volvieron a truncar su destino. No tardó el City en aunar más estrellas y ante la competencia, el primero en reaccionar con el carácter menos adecuado, fue Tévez. Su falta de regularidad lo desquició, se negó a jugar un partido y comenzó la pasarela en busca de ofertas que atrajeran sus excesivas pretensiones (llegó a jugar con el Reservas). Porque sólo sus altísimas nóminas imposibilitaron que en el mercado invernal Milan o Inter lo contrataran, aunque para ello, el ‘Apache’ debía dejar a un lado los euros de la polémica, una rebaja que no estaba dispuesto a asumir Joorabchian. Prefirió devaluarse en la sombra y buscar la manera de que el City le volviera a hacer un hueco que iba a ser salvo momentos concretos, un nuevo síntoma de desaprovechamiento de sus virtudes. Su rol, desde entonces, es secundario.

La pauta la marcó Roberto Mancini. El italiano fue claramente obligado por la presión de su directiva y por el alto valor financiero de mantener en la plantilla a un jugador como Tévez (cobra más de 7 millones de euros limpios), pero pese a intentar dar tranquilidad cuando regresó tras haber sido castigado el curso pasado, nunca quiso negar lo evidente. En aquellas ruedas de prensa, el míster aseguraba, para quien quisiera leerlo, que “Tévez debe ponerse en forma y ayudar pensando en su futuro” y que “su futuro depende de lo que haga desde ahora”. Ayudó al título, pero su discontinuidad, la competencia y su carácter incontrolable, lo han convertido en un crack absolutamente desaprovechado con futuro indeciso y un mar de dudas en su haber…

LOS FICHAJES OFICIALES DE LAS PRINCIPALES LIGAS EUROPEAS

LIGA BBVA PREMIER LEAGUE SERIE A BUNDESLIGA LIGUE 1

Artículos destacados

Comentarios recientes