Copa Argentina: El final a 43 años de experimento forzoso

Boca Juniors y Racing Avellaneda disputarán la final de un torneo que no se celebra durante más de cuatro décadas

La Copa Argentina volverá a tener dueño en 2012 con la final que disputarán Boca Juniors y Racing de Avellaneda, 42 años después de que se disputará la primera y única edición del torneo, en la que Boca Juniors ya se proclamó campeón. Repasamos de la mano de José David López la vida y obra de este olvidado torneo.

Clasificación directa tras eliminatorias a doble partido (ida-vuelta), recompensa en forma de trofeo que colgar en la sala de egos de cada club, título para los honores históricos y premio en forma de pasaporte para la segunda competición a nivel continental. Ese formato (tan atractivo y espectacular cuando se trata con limpieza, arbitrariedad y justicia con todos los clubes sea cual sea su rango o categoría), evoca en la mayoría de epicentros futbolísticos, de manera inexorable, a las Copas nacionales. Eliminatorias en Europa, Play-off en Centro-Norte América o ‘mata-mata’ en muchísimas zonas de Sudamérica. Todas basadas en una configuración casi clónica que une las premisas básicas para este tipo de torneos y que, a nivel global, se instalaron sin problemas de manera cronológica en los calendarios futbolísticos.

En todos los grandes escenarios mundiales se han vivido noches grandilocuentes a nivel comarcal, gestas de aquellos humildes que durante horas sacaron su orgullo contra los más poderosos rivales y pequeños mitos del fútbol de extrarradio en primer plano televisivo tras su hombrada la tarde anterior. También se disfrutaron gloriosos enfrentamientos entre acérrimos rivales históricos, derbis con delicado carácter competitivo y faenas para el olvido de aquél crack que nunca olvidará aquellas sensaciones. Todo el mundo del fútbol guarda en su vitrina particular singulares citas coperas. Todos, menos un país que, pese a ser absolutamente fanático, jamás encontró regularidad para su particular competición nacional: Argentina.

La única edición del torneo copero registrada en suelo albiceleste data de 1969, cuando se disputó por completo la única edición de la Copa Argentina. Se trataba de un torneo oficial no regular organizado por la AFA (Federación argentina) que inició una travesía conflictiva con eliminatorias por todo el país hasta encontrar un campeón que se clasificaría para la Recopa Sudamericana 1970 (por entonces llamada también Copa Ganadores de Copa que se disputaba en Bolivia y Ecuador). En ella participaron todos los equipos de Primera División ese curso (a excepción de aquellos que ya estaban clasificados para la Copa Libertadores), Almagro como campeón de Primera B del año anterior y trece equipos del interior del país con la etiqueta de ‘invitados’ para completar el formato previamente organizado.

Pero como en muchos países de Sudamérica, las cábalas empezaron a desestructurar la lógica. Varios partidos se disputaban en canchas neutrales y hasta en la primera fase, los dos duelos de una eliminatoria, se desarrollaban en una única ciudad. Con claras dudas, conflictos declarados entre varios clubes y muchos obstáculos generados en el desplazamiento de clubes menores, se alcanzó la final entre Boca Juniors y Club Atlético Atlanta (los Bohemios de Buenos Aires con los mismos colores que el xeneize y ahora mismo en Primera B Metropolitana). Los dos encuentros finales se disputaron en el Gasómetro de la avenida La Plata, el viejo estadio de San Lorenzo. El miércoles 23 de julio Boca fue superior y ganó 3-1. En la revancha, disputada el domingo 27 -el mismo día en que la Argentina caía en La Paz ante Bolivia por 3 a 1-, Atlanta levantó su nivel y supo competir en igualdad pero su victoria por la mínima 1-0 no fue suficiente. Los bosteros acabarían logrando su pase a la Libertadores ganando el campeonato liguero ese curso, por lo que el humilde equipo de Villa-Crespo, entró directamente en la Recopa Sudamericana por primera y única vez en su vida. Boca Juniors por tanto, acabó levantando un título copero que, aún hoy, nada menos que 43 años más tarde, sigue siendo el único existente en la historia del fútbol argentino.

Boca Juniors ganador de la Copa Argentina

El balance de aquella Copa arrojó un balance general negativo en todos los aspectos. El pobre nivel futbolístico desarrollado por los participantes derivó en un escaso interés del público por el desarrollo de la competencia (entre otras cosas, se disputaban partidos a cualquier hora del día, en estadios alternativos lejos de la hinchada y mientras seguía activo el calendario internacional de selecciones con el que se coincidía a menudo). Prueba de este descalabro organizativo está en que muchos de los propios aficionados boquenses, apenas festejaron el título e incluso sintieron cierta vergüenza (eso dicen las crónicas de la época) por haber sufrido y hasta perdido ante un equipo menos como el Bohemio Bonaerense.

Apenas meses después, el entramado federativo inició la Copa Argentina de 1970 con las mismas premisas que el año anterior. Un total de 32 clubes iniciaron su particular odisea copera, los ganadores accedieron a la siguiente fase y así hasta la mismísima final. Pero allí, San Lorenzo de Almagro y Vélez Sarsfield reflejaron la incoherencia del torneo al poder disputar solo el partido de Ida, empatando 2-2. La revancha jamás se llegaría a jugar y el torneo quedó inconcluso a falta de un solo partido en uno de los episodios más irracionales y disparatados de un fútbol que durante más de cuatro décadas no echó en falta mayor actividad futbolística ni un campeón adicional al de sus campeonatos ligueros. Y eso, pese a que La Copa simboliza, junto con la Copa Suecia de 1958 (ganada por Atlanta) y la Copa Centenario de 1993 (obtenida por Gimnasia y Esgrima La Plata), una de las tres copas nacionales reconocidas oficialmente por la Asociación del Fútbol Argentino.

Finalmente, tras varios intentos frustrados, la Copa Argentina regresó este curso 2011 como fruto del empeño insistente del ‘jefe’ del fútbol nacional, un Julio Grondona (presidente de la AFA), que presentó el proyecto (con un nuevo formato que abarca a 186 equipos bajo la excusa de federalizar el fútbol argentino con la presencia de equipos de la Primera B, la Primera C y la Primera D; y de los campeonatos organizados por el Consejo Federal, los torneos Argentino A y Argentino B) y acabó por instaurarlo casi bajo decisión personal. Tras una larga trayectoria, no sin obstáculos ni críticas, este miércoles (madrugada del miércoles al jueves en España a las 1:30), Boca Juniors y Racing de Avellaneda lucharán por el segundo entorchado copero en Argentina y, esta vez, por un puesto adicional en la Copa Sudamericana 2012 (que ya está en juego en sus rondas previas).

Un trofeo (pesa 9 kilos, mide 45 centímetros y está hecha puramente de aluminio) que pasó por todas las provincias argentinas desde aquel el 17 de julio de 2011 cuando Cuervos del Fin del Mundo venció 1-0 a Real Madrid de Río Grande sobre la nieve de Ushuaia. Un trofeo que, 43 años más tarde y en San Juan, ha logrado hacer vibrar de nuevo el sentimiento por el fútbol nacional más profundo. Argentina tendrá, por fin, un nuevo ‘campeón copero’.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=amzGKwWFq3s]

Artículos destacados

Comentarios recientes