Blackburn: La ruleta 'india' del rey del pollo

El Rovers se enfrenta a un futuro crítico tras su descenso a Championship

Un pollo vestido con los colores del Blackburn Rovers Un pollo vestido con los colores del Blackburn Rovers

El Blackburn Rovers se encuentra en una grave crisis institucional después del descenso a Championship, analizamos la situación que atraviesan en Ewood Park.

Se han encendido las sirenas de alarma en Ewood Park. El descenso a la Premier League podría ser el primer paso de una crisis institucional con devastadoras consecuencias y la sensación es que sólo un milagro podría evitar un trágico final. Desde luego, resulta complicado pensar que la solución llegue procedente de unos dueños que viven muy lejos del club, desconocen su entorno más próximo y han sido incapaces de reaccionar a lo largo de una temporada en la que, desde muy pronto, se vio que el tren del Blackburn Rovers había descarrilado y estaba abocado al descenso cuesta abajo y sin frenos. Las consecuencias no se han hecho esperar, pero antes de analizarlas hay que presentar a los personajes.

La empresa india Venky's, especializada en la venta de pollo, es la propietaria del Blackburn Rovers desde que en 2010 pagaron 23 millones de euros por las acciones. Tras la compra Venkatesh y Balaji Rao acudieron a Ewood Park para presentarse como los nuevos dueños del club. Desde entonces ni se les ha podido ver por el estadio ni se han ganado el aprecio de la afición del club. Más bien todo lo contrario y la destitución de Sam Allardyce para contratar a Steve Kean terminó de provocar el enfado de la grada hacia los reyes del pollo. De hecho, Steve Kean, no tanto por su llegada como por su persistente continuidad en el banquillo, es uno de los principales culpables de la animadversión de Ewood Park hacia sus dirigentes.

Desde la grada se ha venido reclamando con insistencia la destitución de Steve Kean, pero en Venky's, lejos de hacer caso a sus seguidores, defendieron a capa y espada a su entrenador y prohibieron la exhibición en el estadio de pancartas que criticaran a Kean. Aquí es donde entra Paul Hunt, director general adjunto y último protagonista de nuestra historia sobre la crisis institucional del Blackburn Rovers. Hunt debía ser la extensión de los dueños en Blackburn, el hombre de confianza que dominara el terreno y conociera la situación en primera persona. Al menos, eso creía él, porque tras la última decisión de Venky's queda claro que Hunt no era más que un muñeco de barro sin voz ni voto, un simple firmante sin derecho a opinar.

Y es que después de que se consumara el descenso de Blackburn Rovers a la segunda división inglesa faltando todavía una jornada para que culmine la temporada, Hunt recordó los consejos que había mandado a Venky's a lo largo de toda la campaña. Todos los informes que le enviaba tenían un punto en común: solicitar la destitución de Steve Kean. "Os escribo preocupado por la situación del equipo y temo por el descenso. Estamos a tiempo para reconducir la situación y el primer paso es destituir a Steve Kean. La afición no cree en él y algunos futbolistas me han confesado que no quieren continuar jugando para él", escribió Hunt en invierno a los dueños del club.

La carta refleja la desesperación de Hunt, pero los reyes del pollo no le hicieron caso. Tras confirmarse los temores y que el Blackburn Rovers ardiera en las llamas del infierno, Hunt recordó que lo había venido avisando desde tiempo atrás. En esta ocasión Venky's sí que reaccionó. Destituyó de manera fulminante a Hunt. El hombre que había encendido las alarmas sobre la mala situación del equipo y que había trazado un plan para salir adelante se marchaba despedido por solicitar la destitución del entrenador en el que nadie creía. Otra decisión incomprensible de los dueños del club.

Steve Kean, por supuesto, ha reaccionado defendiendo a Venky's: "están destrozados igual que todos nosotros, pero he hablado con ellos y vamos a construir un equipo poderoso que pueda volver a la Premier League lo antes posible". Un discurso ambicioso, en cierto modo pelota, pero que no tiene en que sostenerse, puesto que las cuentas del club no le permitirán realizar una inversión potente en fichajes y menos después del descenso. Antes de ser despedido, Hunt avisó de que la situación financiera era crítica, que la empresa se había devaluado y los auditores dudaban de su supervivencia. La situación es crítica y el club de hunde mientras los reyes del pollo continúan jugando a la ruleta 'india'. ¿Quién recibirá la próxima bala?

LA APUESTA del día

Real Sociedad y Valladolid se medirán mañana viernes, a partir de las 21:00 de la noche, en la jornada 26 de LaLiga Santander

Artículos destacados

Comentarios recientes