Los mejores momentos de Pep Guardiola en el Barcelona

Repasamos sus 4 años como entrenador azulgrana

El éxito no llega solo. Pocas personas en el Mundo se han quedado en casa esperando en sus respectivos sofás a que la suerte y los resultados lleguen por sí solos. Todo beneficio llega tras un trabajo, tras un esfuerzo.

Pep Guardiola llegaba en el Año 2008 al banquillo de la primera plantilla del Barcelona tras una etapa que había quedado en un claro final de ciclo con jugadores como Ronaldinho Gaücho, Deco o Samuel Eto'o. Un proyecto capitaneado desde la banda por Frank Rijkaard que había coronado al equipo Campeón de Europa en el año 2006 en la recordada Final de Paris frente al Arsenal.

Un proyecto que en líneas generales brilla en todo su esplendor, que ha marcado un hito en la Historia del conjunto barcelonista y que, por encima de todos, ha dejado la imagen de un entrenador líder, controlador de todo lo que se mueve a su alrededor y que tenga cierta relevancia.

Sin duda alguna, el mejor entrenador que ha tenido el conjunto azulgrana nunca. 13 títulos hasta la fecha le coronan como un técnico laureado, glorioso, inalcanzable para el resto que llegue en el futuro y que, por ello, contará con la presión de estar a la altura de un club que en los últimos cuatro años consecutivos ha impuesto una hegemonía futbolística tanto a nivel nacional como europea.

Un entrenador que, durante sus cuatro temporadas como entrenador culé, ha dejado imágenes y momentos clave que han sido importantes para el excelente rendimiento del Barcelona.

DEBUT COMPLICADO

Su llegada al Barcelona no fue del todo tranquila. Tras la marcha de un entrenador querido y elogiado por la afición barcelonista, como fue el caso de Frank Rijkaard, llegaba un ídolo del club en su etapa como jugador pero que, en materia técnica tan solo sumaba una buena temporada con el filial, en el que había logrado el ascenso a la Liga Adelante. A priori no eran méritos suficientes para dirigir a un equipo del nivel potencial del Barcelona.

Los problemas y las sensaciones no eran las mejores. Todavía peor cuando en el debut liguero, en Soria frente al Numancia, el Barcelona sufría la primera derrota de la temporada. La negatividad no quedaría ahí, ya que una semana después el Racing de Santander lograba llevarse un empate 1-1 en el Camp Nou que precisamente positivismo no instauraría en la ciudad Condal.

Aquella Liga BBVA la acabaría ganando el Barcelona, pero las sensaciones iniciales eran desastrosas, muy negativas, pero en el fútbol, como en otros aspectos de la vida, el resultado final es lo que realmente cuenta.

TRIPLETE EN SU PRIMERA TEMPORADA

Tras un inicio complicado el Barcelona cerraría la temporada perfecta con tres títulos de tres. Liga BBVA, Copa del Rey y UEFA Champions League harían del conjunto de Pep Guardiola el mejor del Mundo, título honorífico que todavía sigue teniendo, a expensas de lo que ocurra ante el tan esperado por muchos fin de ciclo.

El entrenador debutante que no parecía convencer a nadie había conseguido nada más y nada menos que tres títulos en una misma temporada, la de su debut en el fútbol de primer nivel, exaltando todavía más su figura y maquillando de dorado al Barcelona. Fueron los tres primeros de una trayectoria en el conjunto del Camp Nou que será recordada siempre como una de las mejores gestiones técnicas de la Historia.

SEIS TÍTULOS EN SU PRIMER AÑO

Si la confianza sobre su persona ya era mayor, todavía seguiría creciendo. La Temporada 2008/09, la de su debut, había dejado tres títulos. Sin embargo, tan solo sería el plato entrante a un año 2009 que se cerraría de forma histórica. A la Liga BBVA, Copa del Rey y UEFA Champions League se le sumarían a lo largo del año natural la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y el Mundialito de Clubes. Seis títulos, seis trofeos que coronaban al Barcelona con la excelencia, con el éxito total, perfecto.

El Barcelona se había consagrado como el Mejor Equipo del Mundo.

LÁGRIMAS EN EL MUNDIALITO DE CLUBES

Seis títulos en un año son el esfuerzo de un trabajo contínuo, regular. Un esfuerzo físico y psicológico que muy pocas personas pueden llevar a cabo. Desgaste diario analizando rivales, proponiendo esquemas, entrenando, ruedas de prensa.

En Abu Dabi el Barcelona cerraría un año histórico, un año lleno de emociones y mucho trabajo. Una presión que, tras vencer a Estudiantes de la Plata en la Final del Mundialito de Clubes en 2009, Pep Guardiola no pudo reprimirse y acabó llorando de emoción y desahogo ante la gran cima que habían coronado.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=NNw8LaSXTH4&feature=related]

UNA DERROTA EN 15 PARTIDOS CONTRA EL REAL MADRID

Si la leyenda de Pep Guardiola en Can Barça era ya brillante, en sus cuatros años como técnico, quedará siempre en el recuerdo la superioridad absoluta frente al eterno rival histórico, Real Madrid. Un total de 15 enfrentamientos entre ambos conjuntos en el prestigioso Clásico del fútbol español con un resultado global digno de un entrenador de élite, ya que tan solo ha sufrido una derrota frente a los blancos, precisamente esta temporada 2011/12 en el último enfrentamiento.

El Real Madrid logró arrebatarle la Copa del Rey de la pasada campaña, pero fue en el tiempo extra de la prórroga con el recordado gol de cabeza de Cristiano Ronaldo.

Una estadística rotunda, importantísima, que entre otros deja dos resultados humillantes para el conjunto blanco como fue el histórico 2-6 en el Santiago Bernabéu o la 'manita' 5-0 en el Camp Nou de la pasada campaña.

13 DE 18 TÍTULOS LOGRADOS

Si su primer año al frente del equipo fue excelente, sus años posteriores no se han quedado atrás, ya que de los 18 títulos que ha disputado hasta la fecha, a expensas de la próxima Final de Copa frente al Athletic de Bilbao, ha logrado ganar 13 de ellos. Una estadística enorme, inalcanzable para la gran mayoría de entrenadores en todo el Mundo y que, sumado a jugadores como Leo Messi, Xavi Hernández o Andrés Iniesta, entre otros casos, han elevado a los cielos futbolísticos al equipo de la ciudad Condal.

OPORTUNIDAD PARA LA CANTERA

A parte de los éxitos deportivos en materia de trabajo ha dejado claro que conoce a su club, que conoce el trabajo de todas las categorías. Su ventaja principal fue subir al primer equipo tras haber dirigido a la cantera, lo que le ha permitido a lo largo de sus años como entrenador azulgrana dar oportunidades a multitud de jugadores formados en la tan codiciada Masía.

Jugadores como Víctor Valdés, Gerard Piqué, Carles Puyol, Andreu Fontás, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Leo Messi, Pedro, Montoya, Thiago Alcántara, Sergio Busquets, Isaac Cuenca o Iván Tello han sido los casos más reconocidos, ya que han logrado formar parte de las convocatorias del primer equipo de manera fija, pero no queda ahí, ya que el flujo canterano en la primera plantilla ha sido constante. Un entrenador que, a parte de los éxitos, ha defendido los valores de la creación de jugadores.

TENSIONES CON LOS DELANTEROS

Quizás suene descabellado pero sus mayores problemas, quebraderos de cabeza y que más tensión le han supuesto a lo largo de estos años ha sido la figura del '9'. El liderazgo y determinante calidad del Mejor Jugador del Mundo, Leo Messi, hacía que algunos de sus compañeros en el ataque hayan tenido que marchar, ya sea por motivos deportivos o por propia decisión del técnico, en busca de minutos.

Samuel Eto'o fue el primero. Uno de los pesos pesados del anterior proyecto hicieron que Pep Guardiola, desde un primer momento, le tuviera en el foco de sus críticas. Finalmente, tras un verano movido, el delantero camerunés permaneció en el Barcelona durante la primera temporada de Guardiola. Sin embargo, al verano siguiente marchó con destino Milán en una de las operaciones más negativas económicamente hablando que se han dado en los últimos años.

En una operación estratosférica Zlatan Ibrahimovic llegaba al Barcelona, previo pago de en torno 60 millones más Samuel Eto'o, con el cartel de jugador Top Mundial. Uno de los mejores delanteros del Mundo aterrizaba en Can Barça para unirse a un proyecto que, con seis títulos, había dejado claro su enorme potencial. Sin embargo, la 'peculiar' personalidad del atacante sueco fue su principal escollo para que Pep Guardiola confiara plenamente en él. Un jugador que, un año después, hacía las maletas con destino Milán, esta vez para firmar por el AC Milan.

Uno de los casos más criticados ha sido el de Bojan Krkic. Considerado el mejor delantero de la cantera barcelonista no acabó de cuajar en el primer equipo, la relación con Guardiola no fue la mejor y finalmente, tras varias faltas de respeto por parte del entrenador (según declaraciones posteriores del jugador), hacía las maletas con destino Roma, donde se encontraría con Luís Enrique, ex-técnico del Barcelona B.

PAPEL PACIFICADOR

Su imagen siempre ha estado relacionada a la calma, a la tranquilidad, al respeto por el rival. Unos le han tachado de entrenador perfecto por sus modales, otros de falsa modestia e incluso otros se han atrevido de tachale de filósofo.

Sus formas de expresarse en las ruedas de prensa, en entrevistas, siempre son cautas, sin dar grandes titulares. El éxito deportivo del equipo le han permitido sentirse cómodo en todo momento, tener el control de la situación, haciendo de él un entrenador perfecto que relacionaba de manera proporcional su imagen de técnico perfecto con los éxitos deportivos.

Artículos destacados

Comentarios recientes