La peor racha de Kenny Dalglish, o no...

Con el Blackburn Rovers sufrió una situación similar

Kenny Dalglish // Foto: Lainformacion.com Kenny Dalglish // Foto: Lainformacion.com

Kenny Dalglish ha perdido la sonrisa. Se le ve más viejo, alicaído, siempre con la mirada clavada en el suelo. Sus ojos transmiten la tristeza de aquellos que hace tiempo que perdieron la esperanza. La culpa de este hundimiento la tiene ‘su’ Liverpool, ese equipo que en verano parecía que iba a reconquistar el trono perdido en la Premier League gracias a sus numerosos fichajes y al que la realidad le ha propinado una dolorosa bofetada de humildad. Alejado de los primeros puestos, olvidado en el limbo de la media tabla, los Reds se desenchufaron de la liga después de que una derrota frente al Arsenal les eliminara de la pelea por la cuarta plaza.

Desde aquel duelo contra los Gooners, el Liverpool se ha convertido en un muerto viviente que se pasea sin alma hasta por el mismo Anfield. Y Dalglish no encuentra el remedio. "Sentimos vergüenza", se pudo leer en una pancarta en la grada del estadio Red mientras su equipo empataba ante el Aston Villa. Nada nuevo. Era el enésimo partido sin ganar y Anfield volvía a ser mancillado. Y es que el Liverpool tan sólo ha sido capaz de ganar dos partidos de Premier en 2012 (Wolves y Everton) y ni el regreso de Steven Gerrard ni el triunfo en la Carling Cup contra el Cardiff consiguen amortiguar la sensación de pesimismo que inunda Anfield.

Mientras tanto Dalglish soporta los rumores sobre su posible destitución, medita su dimisión y echa cuentas. No recuerda haber visto nunca en su carrera una racha tan negativa como la del Liverpool actual. "Es la peor racha que recuerdo tanto de entrenador y como en mi de jugador. Ni siquiera como aficionado he visto algo similar. Me han contado que en 1953 el Liverpool estuvo peor, pero no soy tan viejo como para recordarlo", explica el técnico Red, a quien, al parecer, además de fallarle su equipo también lo hace la memoria.

En la temporada 1991-1992, siendo entrenador del Blackburn Rovers, Kenny Dalglish vivió una situación muy similar. El millonario Jack Walker había invertido una indecente cantidad de libras para construir un equipo que luchara por el ascenso y lo dejó en manos del mítico ex jugador del Liverpool. El optimismo conquistó a los Riversiders, que se vieron antes de tiempo en First Division -era la última temporada antes de la creación de la Premier League- aunque pronto se dieron cuenta de que el reto iba a ser más complicado de lo que parecía. El Blackburn Rovers atravesó una pésima racha de resultados y desató la ira de su filantrópico mecenas. Se rumoreó con fuerza que Dalglish podría ser destituido. Sin embargo, el equipo logró remontar el vuelo.

Dalglish encontró la clave para que el Rovers comenzara a funcionar. En un partido contra el Charlton, King Kenny decidió que iba a cambiar el estilo de juego. "Por una vez jugaremos todo el partido en largo, el rival no se lo esperará", ordenó Dalglish. En efecto, el Charlton se vio sorprendido. Los goles de Simon Garner -el máximo goleador de la historia del club con 194 goles- hicieron el resto y el Blackburn Rovers acabó ganando el partido, iniciando una racha triunfal que le llevaría hasta lograr el ascenso en un play-off de infarto contra el Leicester. Después de 26 años alejados de la máxima categoría del fútbol inglés, el Rovers celebraba el ascenso de la mano de Dalglish. Ese mismo verano ficharon a Alan Shearer y dos temporadas después se proclamaron campeones de la Premier League, todavía con Kenny Dalglish en el banquillo.

En apenas dos años, Dalglish pasó de estar al borde del precipicio a alcanzar el cielo con el Blackburn Rovers. Dos décadas después, vuelve a encontrarse en la misma tesitura. Su Liverpool, el equipo en el que lo logró todo como jugador, ya no cree en él y Anfield tampoco. "Eso le parte el alma. El Liverpool lo es todo para él", apuntan desde su entorno. La pésima racha del equipo y sobre todo la imagen que ofrece en cada partido han secuestrado su condición de mito, pero Dalglish ya ha demostrado que es capaz de escapar de situaciones similares. El sábado tendrá una final de la FA Cup ante el Everton, pero antes (este martes a las 21h00) tiene otra batalla en Premier, precisamente ante el Blackburn Rovers y en Ewood Park, el mismo escenario en el que Dalglish demostró que los milagros existen.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=haR3liBeDgI]

También te puede interesar:

PAUL SCHOLES, LA EFECTIVIDAD DE COLGAR LAS BOTAS

LA APUESTA del día

Real Sociedad y Valladolid se medirán mañana viernes, a partir de las 21:00 de la noche, en la jornada 26 de LaLiga Santander

Artículos destacados

Comentarios recientes