Sócrates o la muerte del doctor del fútbol

La leyenda del fútbol brasileño falleció a los 57 años.

El 13 de Diciembre de 1992, el Fútbol Club Barcelona sucumbe en Tokio frente al Sao Paulo en la Copa Intercontinental. Aquel día, un hombre ocupa las portadas de medio mundo. Raí se convierte en verdugo de un Barça que buscaba uno de los pocos títulos que le faltaban. Raí salta a la palestra y hace recordar a su hermano Sócrates. El futbolista que maravilló a Johan Cruyff una década antes.

El holandés era un admirador del juego de Sócrates. Tanto que incluso lo citó en su libro "Mis futbolistas y yo" aparecido en 1993. El "flaco" afirma ...¿Recuerdan a Sócrates? este era un brasileño espigado, casi siempre mal afeitado, que parecía que jugase andando pero era el más rápido del equipo, ¿por que ? Porque jugaba siempre al primer toque y lo hacía de forma matemática.

Cruyff compara a Sócrates con una pieza codiciada de su "dream team", Bakero. El paralelismo no es gratuito.

En 1982, tres selecciones apostaban por la carta ganadora del campeonato. Las reminiscencias argentinas de 1978 eran reforzadas por la inclusión de un genio de 21 años llamado Maradona, a la albiceleste se unía la mejor Brasil desde la retirada de Pelé .

Dos equipos inventados para la victoria y emparejados por la caprichosa dama de la fortuna. Muchos habrían pronosticado una final entre los dos conjuntos, habría sido el mayor de los homenajes al fútbol iberoamericano; el césped del Bernabéu como escenario de la batalla entre tango y samba.

Pero un país con una idea muy definida de juego iba a frenar la trayectoria de los dos buques insignia del continente sudamericano. Enzo Bearzot ingenió en su cabeza el antídoto con el que esperaba maniatar el talento de sus dos rivales, en principio superiores a su conservadora selección italiana.

Un defensa italiano nacido en Libia, Claudio Gentile, desquició al joven Maradona en el primer encuentro de la segunda fase de aquel mundial. La ciudad condal esperaba ver en acción al hombre que debía argumentar con goles y fútbol la gran cantidad de millones que el club se había gastado por sus servicios. Italia supo como pararle, de la misma forma que evitaría la consagración de la gran selección brasileña entrenada por Telé Santana.

Sócrates con BrasilBrasil maravilló en aquella Copa del mundo de 1982. En el partido inaugural no obstante, vivieron momentos de angustia gracias a la resistencia de la selección de la Unión Soviética. El talento del capitán de la "canarinha", Sócrates, evitó que el primer contacto de Brasil con los campos españoles terminara en derrota.

Sócrates empató el partido con un magnífico gol que entró por la escuadra. Se trataba de un futbolista especial, enérgico y talentoso, al que el Corinthians pagaba un suplemento por participar en las celebraciones de los goles.Brasil continuó su camino goleando a Escocia y Nueva Zelanda. Era un equipo distinto a todo lo visto anteriormente. Zico, Falcao y sobretodo el gran Sócrates sembraron de samba los estadios españoles que pisaron. Argentina e Italia esperaban en la segunda fase...

Si Gentile había desquiciado a Maradona en el primer encuentro, la tumba definitiva del pelusa llegaría en el duelo frente a Brasil de la segunda jornada. La expulsión de un Maradona impotente ante los tres goles que daban una clarísima ventaja a Brasil, terminó por encumbrar a un equipo que venía desarrollando un fútbol de menos a más. Eran muy pocos los que apostaban por Italia en el tercer partido, pero la aparición de Paolo Rossi, con sus tres goles ante los brasileños, terminó por derrocar al equipo capitaneado por Sócrates.

Aquella fue una gran selección sin premio. Uno de los mejores equipos que jamás presentó la "Canarinha" en una cita mundialista. Pero como tantos otros conjuntos, tuvo la mala suerte de encontrarse frente a un rival en gracia.

Sócrates salió de Brasil dos años después de aquel mundial. Con Italia como destino, los seguidores de la Fiorentina pudieron disfrutar una temporada de su juego. En 1994, su hermano Raí vengó la derrota del año 1982. Su título de campeón del mundo fue un guiño al infortunio de su hermano doce años antes en España.

Nos deja uno de los más talentosos futbolistas de la historia del fútbol sudamericano. Prematuramente, sin avisar, la luz del "ocho" de Brasil en España 1982 se apagó para siempre.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=jnoz4NuYMU8]

Artículos destacados

Comentarios recientes