Real Madrid y Barcelona también conocen los amistosos

Han disputado 32 amistosos entre ellos

Real Madrid y Barcelona han jugado en casi todas las competiciones posibles. Enfrentamientos para el recuerdo que han sembrado la mas profunda de las pasiones del fútbol español.

Resulta significativo analizar el historial de enfrentamientos entre blancos y azulgranas: disputaron un total de 247 partidos en los que se pudo disfrutar de 830 goles. De todos esos encuentros 32 fueron amistosos. Pero existe un detalle que nos conduce directamente a la investigación de estos enfrentamientos; tan solo tres de ellos tuvieron lugar en los últimos 40 años de historia.

Nos detendremos en esta sequía de duelos e intentaremos comprender las razones que han llevado a los dos poderosos de nuestro fútbol a no firmar más compromisos de los estrictamente oficiales. Puede pensarse que la rivalidad es tan profunda que prefieren retrasar el cara a cara como dos púgiles que luchan frente a una gran cantidad de "sparrings" antes del combate final. También podría tratarse de una casualidad, ya que en estos años se han producido partidos amistosos de todas las clases y enfrentamientos con rivales de toda condición. Es difícil encontrar la solución a la pregunta, pero si queda claro que la cantidad de partidos jugados es muy pequeña.

Del Bosque decantó la balanza

Del Bosque como jugador en el Real Madrid

Corría el año 1982. España se preparaba para albergar el campeonato del mundo de selecciones nacionales. Los mejores futbolistas se encontraban en sus respectivas concentraciones pre-mundialistas, pero muy lejos del foco de la noticia, los dos gigantes de nuestro fútbol habían viajado a Venezuela, donde iban a disfrutar el único partido jugado en su historia fuera de la frontera española.

Aprovechando el ajetreo que vivía España esos días, Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid decidieron hacer las américas en busca de algún ingreso extra con el que cubrir los agujeros que las reformas de los estadios para la cita mundialista crearon en las cuentas de los implicados. Los catalanes tenían otra razón por la que luchar; en aquellas fechas se fraguaba el fichaje de Diego Armando Maradona por el club y Josep Lluís Nuñez iba a tener que rascarse el bolsillo si quería ver a la estrella argentina con la camiseta azulgrana. En el momento de la gira americana las conversaciones por Maradona estuvieron a punto de romperse.

La Copa presidente de la República había llevado a los dos grandes del fútbol español hasta Caracas. Se trataba de un trofeo que debía disputarse en el estadio de Barquisimeto en la modalidad de semifinales, final y tercer y cuarto puesto. Real Madrid e Inter de Milán componían una parte del cuadro, Barcelona y Oporto la otra. El destino fue caprichoso e hizo que los dos perdieran su primer partido del torneo. Por lo que el Madrid-Barca en la lucha por el tercer puesto fue inevitable.

Al Madrid lo entrenaba Molowny, aunque a partir de la siguiente temporada se haría cargo del equipo Di Stéfano, que viajó a Venezuela y parece que no le preocupó lo más mínimo volver al país donde 19 años antes había sufrido su famoso secuestro. La "saeta rubia" se tomaba con buen humor el viaje a Caracas y afirmó el día antes de jugar con el Barcelona: "Este partido no nos interesa lo más mínimo, lo que queremos todos es volver cuanto antes a Madrid".

El partido se jugó con algo más de media entrada en el estadio, muchas ausencias de hombres importantes y con la mente de todos puesta en ese mundial que comenzaría en pocos días. El Madrid le puso un poco más de intención al juego, motivado también por el marcador, que fue inaugurado en el minuto siete gracias a un cabezazo de Vicente del Bosque. Al final, victoria merengue frente a un Barcelona en el que se alinearon hombres como Carrasco,Simonsen o Migueli. Por parte del Real Madrid, García Remón y el mencionado Del Bosque fueron sus integrantes más destacados.

El desafío Canal Plus

Cruyff y Rexach en el banquillo del Barcelona

A inicios de los noventa el canal privado Canal Plus se inventó un duelo entre los dos mejores equipos del fútbol español llamado "El desafío Canal Plus". Significó un suculento premio económico para los dos equipos implicados ,pero nuevamente se demostró que estos dos conjuntos no estaban hechos para jugarse la vida en intrascendentes amistosos, los dos partidos fueron un problema para los apretados calendarios de Real Madrid y Barcelona.

Las decisión de mandar al segundo entrenador a las ruedas de prensa no fue un invento de José Mourinho. Hubo por lo menos un precedente en esta fea costumbre. Johan Cruyff encomendó a Carles Rexach dirigirse a los medios de comunicación aquellos días. El holandés se encontraba muy ocupado preparando la final de la Recopa de Europa que debía jugar el Barcelona pocos días después. El primer enfrentamiento del desafío debía jugarse el primer día de Mayo de 1991.

Los incentivos del enfrentamiento eran pocos, pero un Real Madrid-Barça siempre genera noticia y la prensa se las arregló para encontrar alicientes a una eliminatoria a doble partido que tenía muy poca competividad. El morbo del partido era ver en directo a Luis Milla, el ex-barcelonista se había pasado todo el año lesionado y tendría en este partido la oportunidad de debutar en el Santiago Bernabeu. Por el bando barcelonista el partido fue el premio para una leyenda azulgrana ; Julio Alberto no había jugado nada en toda la temporada y se marcharía del club a final de temporada. Una buena actuación en el desafío podría ser un gran escaparate para el que fuera futbolista internacional en los años 80.

Los blancos ganaron por 3-1 en un encuentro insípido y poco trascendente que tendría su continuación en Septiembre de ese mismo año. Como decíamos, los dos clubes se comprometieron a jugar por la suculenta recompensa económica, pero las fechas del mismo volvieron a ser un problema.

El partido de vuelta jugado en el Nou Camp tuvo otro aliciente curioso. Madrid y Barça pactaron con permiso de la FIFA jugar el encuentro con nuevas reglas. Sería un excelente banco de pruebas para observar si la regla de las cesiones tendría éxito en el futuro. Como se pudo comprobar, la experiencia de los porteros fue positiva pero sin embargo otro experimento quedó en el tintero. Se jugó con unos fueras de juego especiales, la posición antirreglamentaria solo se produciría en la parte del campo que coincidía con las areas. Las pruebas sirvieron para que los equipos jugaran con mayor amplitud de espacios y se pudo ver un entretenido partido que finalizó con el resultado de empate a un gol .El Real Madrid se llevó el desafio.

20 años después, Real Madrid y Barcelona no han vuelto a jugar ningún partido amistoso, puede que este sea un buen momento para que las dos entidades intenten enterrar el hacha de guerra.

TODOS LOS ARTÍCULOS DEL REAL MADRID-BARCELONA

Artículos destacados

Comentarios recientes