Johnny Saelua, futbolista de Samoa Americana: El primer transexual en la historia del futbol

Marca el camino que otras no pudieron

El futbol, desde sus orígenes, siempre ha sido un deporte puramente masculino. Ya desde la creación de los primeros equipos profesionales se dejó bien clara la separación entre el futbol masculino y el fútbol femenino. Sin embargo, en los últimos años y con la nueva oleada de feminismos hemos encontrado gobiernos que luchan por la completa igualdad y mujeres que reivindican su presencia en cualquier ámbito que haya un hombre. Aun así, todavía hay una institución que sigue rígida ante cualquier intento de intrusismo femenino por conquistar el deporte más popular del mundo: la FIFA.

Con todo, la vida siempre nos regala historias que hacen tambalear cualquier institución, por anticuada, rígida y obsoleta que sea. Y es que en Samoa Americana juega el primer transexual de la Historia. Pero realmente no es la historia de un transexual cualquiera. Estamos hablando del primer Fa’afafine futbolista de la historia.

Y es que la vida de Johnny Saelua cambió radicalmente cuando su selección, Samoa Americana, consiguió ganar su primer partido desde que formaran parte de manera oficial en la FIFA en 1998. Antes de ese día, Johnny Saelua era un Fa’afafine más de Samoa. Los Fa’afafine (literalmente “en forma de mujer”) son el denominado “tercer sexo”. No son ni gays ni homosexuales, de hecho las relaciones con otras mujeres es bastante habitual, aunque también lo es con otros hombre. Realmente son hombres que desde su infancia han recibido o sentido una fuerte orientación femenina de su género, tratándosele socialmente como a cualquier mujer de hecho pero sin llegar a cambiarle el sexo. Esto es algo tradicional en la cultura polinésica ya que se les suele dedicar al cuidado de los ancianos, de los niños pequeños. Sin embargo, es la primera vez que se conoce que un Fa’afafine llega a la Selección Nacional de Fútbol.

Jugó los tres mejores partidos que su selección ha jugado nunca, la victoria 2-1 frente a Tonga, el empate frente a Islas Cook y la derrota por 1-0 frente a su vecina Samoa. Siendo el defensa titular en los tres partidos, Saelua ha hecho historia con su selección y en el futbol mundial por ser el primer transexual en jugar al futbol.

Esta historia rompe en cierta manera el impedimento que siempre pone la FIFA a que una mujer forme parte de un equipo profesional de futbol, como ya hiciera con Maribel Domínguez, “Marigol”, cuando el Atlético Celaya mexicano la quiso incorporar a su disciplina en el año 2004 o cuando Luciano Gaucci, presidente del Perugia, quiso incorporar a Hanna Ljungberg y Victoria Svensson, futbolistas sueca que destacaron en la Copa Mundial de Futbol Femenino en 2003. La FIFA, pese a no haber ninguna norma escrita que impida la participación de una mujer en un equipo de fútbol, aludió siempre a extrañas razones, incluso que rechazaba el fichaje para preservar la salud de la futbolista.

Otro caso de parecida índole fue cuando el Slaven Belupo croata contrató a la conejita Playboy Nives Celsius el pasado verano de 2011. El entrenador estaba muy decidido a hacer que jugara unos minutos en algún partido de Liga pero nunca más se ha sabido de ella.

Con estos precedentes sobre la mesa, el caso de Saelua cobra mayor relevancia sin dudas. Porque ella es comúnmente aceptada por todos los futbolistas de su equipo, entra como mujer al vestuario, sale a jugar como hombre y al acabar, se pone sus tacones y su bolso y hace vida femenina normal. El futbol ha roto otra barrera…

Artículos destacados

Comentarios recientes