Ronaldinho o volver a Europa para hundirse

Un movimiento sin ambición deportiva

Ronaldinho en el ocaso/lainformacion.com/EFE Ronaldinho en el ocaso/lainformacion.com/EFE

Si Ronaldinho hubiera vivido hace cincuenta o sesenta años, habría acabado como Garrincha: muriendo solo, arruinado y entregado a una vida de vicios después de colgar las botas que le ayudaron en su camino para convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo.

Pocas diferencias se pueden observar entre el Gaúcho y el gran mito del Botafogo atendiendo a sus carrreras y a cómo viven cuando no están jugando, sin pensar en el mañana y con el único objetivo de la sonrisa eterna.

Por suerte para el jugador del Flamengo, en los días que corren un jugador, como gallina de los huevos de oro que es, tiene un séquito que se ocupa y preocupa de que se cuide lo suficiente como para no acabar de una manera tan trágica a costa, eso sí, de curiosas decisiones para evitar que 'la llama se apague'.

En Barcelona fue Guardiola el que optó por finiquitar su ciclo en el club culé ante la desconfianza a la hora de que adoptara una actitud de profesional de primer nivel y, no nos engañemos, sabíamos que no le iba a gustar el fútbol italiano por más que recibiera el cariño de todos los estamentos del club. La salida de Europa respondía quizás a la necesidad de jugar al fútbol sin exigencia, sin viajes largos y con la familia y amigos más cerca... con los bolsillos bien llenos.

No entraremos a valorar sobre la elección de su equipo, traicionando la ilusión de miles de hinchas de Gremio, ni si ha hecho méritos con la rubro-negra como para volver a la selección y mantener las esperanzas de jugar su tercer Mundial, pero desayunar con el interés del Panathinaikos en su contratación no hacen más que apuñalar la ilusión de todos a los que Ronaldinho iluminaba con su fútbol de fantasía.

Porque irse al Flamengo, parece, que no sería encarar la recta final de su carrera rodeado de amigos y dándole cierto lustre al mejor torneo del cono sur. De concretarse ese pase, la estancia de Ronaldinho en el Fla sería como haber hecho noche en un hotel de carretera a la espera de que las condiciones para seguir el viaje.

Para cualquier jugador que ha hecho el viaje de vuelta a Sudamérica, una segunda oportunidad en Europa sería casi como un clavo ardiendo, para Ronaldinho, con poco que demostrar y muchos menos que esperen que lo haga, la vuelta es sólo un paso más a la hora de desprestigiar la que debió haber sido la carrera más importante de la década y, quizás, una de las más grandes de la historia.

LA APUESTA del día

Real Madrid y Manchester City debutan mañana miércoles 26 de febrero, en los octavos de final de la UEFA Champions League

Artículos destacados

Comentarios recientes