Maradona y Batista ya no juegan con cometas

Batista denuncia a Maradona por acusarle de recibir sobornos por convocar jugadores

Batista en uno de sus últimos partidos en el banquillo/lainformacion.com/EFE Batista en uno de sus últimos partidos en el banquillo/lainformacion.com/EFE

Uno de los chascarrillos más comentados y a su vez más crueles en la historia del fútbol versa sobre la escasa calidad técnica del equipo argentino que se coronó campeón del mundo en 1986. Sí, contaba con Maradona, y se dice que él sólo ganó ese Mundial, con actuaciones brillantes y goles decisivos. Pero Burruchaga, Valdano, Enrique, Cuciufficio... eran jugadores que destacaban pero quizás más por otros aspectos del juego.

Junto a una lista de jugadores muy guerrilleros y conocedores de los secretos de su posición, se encontraba también Sergio Batista. El centrocampista debutó en el 85 con la absoluta argentina, cuando Diego ya había sido preconvocado para el Mundial del 78 y había sufrido los duros marcajes en España 82. En esto, como en otras muchas cosas, el 'Dié' le llevaba mucho camino de ventaja al 'Checho'.

Incluso si nos paramos a revisar sus carreras, salta a la vista las grandes diferencias: mientras Maradona jugó en España e Italia, Batista sólo pudo contar con un par de años en el por aquel entonces exótico fútbol japonés.

Pero el destino quiso que compartieran vestuario durante la última gran etapa de Argentina en las fases finales del Mundial con el título en México y el subcampeonato cuatro años después en Italia. Con Bilardo al frente, el equipo, quizás algo descompensado en cuanto a la calidad en sus líneas, sí que se caracterizó por ser, como se suele decir, un piña, en la que todos los jugadores aparcaban las rivalidades del fútbol local o incluso de coincidir en otras ligas que no fueran la argentina, para darlo todo por su país. Una mística que muchos echan en falta en estos días cuando se habla del combinado albiceleste.

Y las vueltas que da la vida, casi veinte años después, los dos se volvieron a encontrar en la selección pero dentro del staff técnico. Mientras que Batista había iniciado una interesante carrera con las inferiores, Maradona, había ido dando tumbos de banquillo en banquillo hasta que la AFA consideró que sería buen momento para que cumpliera su sueño: optar a un Mundial con Argentina desde el banquillo.

Los resultados y las polémicas son por todos conocidas, por lo que ahorraremos el paseo, pero el hecho de que Batista fuera el elegido para sustituir a Maradona en su amarga salida fue un interpretado por el ex del Nápoles (y hasta el día en el que se sepa toda la verdad) como una puñalada del que consideraba, quizás no un amigo, pero sí un aliado. Lo peor para todas las partes es que los resultados y la imagen no mejoraron la de la etapa de Maradona, por lo que 'El Pelusa' tenía argumentos para arremeter contra Batista (y Bilardo, y Grondona...) por la manera en la que gestionaban el equipo y le habían tratado a él.

Y en algunas cosas no andaba desencaminado. Cuando parecía imposible superar el numero de convocados de Maradona, Batista lo hizo incluso en menos tiempo... y lo peor es que en el momento de la verdad, la base del equipo a penas cambió con respecto a la utilizada en Sudáfrica 2010.

Toda ese rencor acumulado fue preparando el plato de la venganza, que esta vez sí que se sirvió caliente. Mientras Maradona iba soltando pequeñas perlas, inofensivas, más de rabieta pueril que de debate futbolísitco o de ética profesional, esperó al pasado septiembre para hablar de cometas. Sí, así se refirió a los jugadores que algunos representantes 'colarían' en la selección con la aprobación de Batista para que al ser internacionales, subir su caché y poder engordar un futuro traspaso. Según contó Maradona en una entrevista a TyC Sports, Macallister (otro ex compañero), ya intentó que él contara con jugadores por intereses de mercado pero el se negó e incluso acusó a los medios de no dar eco a esa información, pero que el 'Colorado' sí llegó a convencer a Batista y a Brown para cerrar ese acuerdo, y esto explicaría las interminables convocatorias (aunque también pondría en evidencia las de Maradona).

Y claro, la respuesta de Batista, si bien se hizo esperar una vez desvinculado de la AFA, sí que es contundente: demandará a Maradona por injurias calificando de 'incalculable' el daño que ha hecho a su reputación como técnico, por lo que se nos presenta un culebrón más que interesante que seguro que ataca de manera colateral a la tranquilidad que necesita la Argentina de Sabella, más que nunca, tras la histórica derrota ante Venezuela en el segundo partido de la liguilla clasificatoria.

LA APUESTA del día

Fenerbahçe y Kayserispor jugarán mañana viernes, 20 de marzo de 2020, su encuentro correspondiente a la jornada 27 de la Superliga de Turquía

 

Artículos destacados

Comentarios recientes