Fin de ciclo para Wenger

¿Ha llegado la hora del cambio de ciclo en el Arsenal?

“Final de ciclo”. La tan recurrente sentencia amenaza cada temporada a todo equipo de fútbol que, durante un periodo de tiempo, ha conseguido cierto éxito con victorias y conquistas. Pero como todo en esta vida, estos ciclos también tienen un final. Y el caso del Arsenal no iba a ser menos.

Arsène Wenger consiguió armar un buen equipo entre finales de los 90 y principios de siglo donde dominó el fútbol inglés con 3 ligas, 4 FA Cup y 4 Community Shield. Además, consiguió un subcampeonato en la Copa de la UEFA 1999-2000 (perdió frente al Galatasaray) y otro en la Champions League 2005-2006 (perdida frente al FC Barcelona). De hecho es innegable que sin la presencia del técnico alsaciano, nos sería imposible entender al actual Arsenal.

Wenger cogió un equipo que basaba su juego en el pelotazo, que era conocido por su fútbol directo y poco elaborado y que vivía de los goles de Ian Wright y lo “refundó” haciendo que acabe presumiendo de ser, como ellos mismos se reconocen, “el equipo que mejor juega al fútbol de Inglaterra”, buscando siempre el juego de toque, asociativo y preciosista en la medida de lo posible. Pero más de 6 años sin ganar un solo título y la continua fuga de estrellas son razones suficientes como para considerar que el proyecto futbolístico que Arsène Wenger comenzó en 1996, ha finalizado.

El Arsenal se ha convertido en un conjunto “vendedor” es decir, ficha jugadores y cuando éstos despuntan, son vendidos a otros equipos. Esto se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para el entrenador francés quien ve como desde que se fuera Henry al Barcelona (07/08) deseoso de ganar la Champions League, ha perdido, año tras año, a sus jugadores más determinantes, como puedan ser Vieira, Alexsandr Hleb, Cesc Fàbregas, Emmanuel Adebayor, Kolo Touré, Samir Nasri, Eduardo, Clichy… entre otros, dándose la situación que el Arsenal ha vendido a los últimos 3 capitanes que ha tenido: Vieira (a la Juventus, 2006), Henry (al Barcelona, 2008) y Cesc Fàbregas (al Barcelona, 2011). Además, el supuesto relevo generacional previsto por el técnico no se está dando de momento, ya que Walcott, Diaby, Denilson, Ramsey… no han alcanzado o no alcanzaron todo el potencial que apuntaban y no han igualado el nivel de sus predecesores, excepción hecha de Jack Wilshere, el proyecto de estrella más rotundo que tiene actualmente el conjunto inglés.

Además, los fichajes hechos para suplir las ventas no siempre han sido del todo acertados. Se vendió a Henry y se fichó a Eduardo, se vendió a Adebayor y a Kolo Touré y se fichó a Tomas Vermaelen… pero esta temporada el cambio de ciclo se ha acelerado a pasos agigantados con la venta de Cesc Fàbregas, Samir Nasri, Gäel Clichy y Emmanouel Eboué quedando el equipo muy lejos del potencial del Manchester United, del City, el Chelsea… Además, los continuos fracasos europeos lastran aún más si cabe la labor de Wenger: desde que perdieron la final contra el FC Barcelona en 2006, sólo unas semifinales en la temporada 08/09 (perdida precisamente frente al Barça) pusieron al Arsenal en la cúspide del fútbol continental, pero no consiguieron la excelencia que siempre se le presuponía.

Y las comparaciones son odiosas… pero mirando al entrenador del mayor rival de los últimos tiempo, el Manchester United, y el cual lleva 25 años en el banquillo, se puede comprobar cómo ha sido capaz de reinventar y reciclar su equipo año tras año, sobreponiéndose a las ventas de sus máximas figuras (David Beckham, Cristiano Ronaldo…) y creando siempre un bloque competitivo, lo cual no podemos decir de Wenger, al que se le ha acabado el tiempo de rédito y si los títulos y el buen juego que siempre promete no llegan a corto plazo, posiblemente y tras 15 años en el banquillo londinense, el Arsenal necesite una revolución en el banquillo.

Hoy tiene una nueva oportunidad para demostrar que no están muertos en su partido contra el Olympiacos de Champions League, que se ha tornado mucho más importante de lo que parece tras el 1-1 que cosecharon en Dortmund en la primera jornada. Será una nueva ocasión para comprobar si podemos seguir hablando de fin de ciclo en el Arsenal.

Artículos destacados

Comentarios recientes