Dos zarpazos del Milan castigan la poca ambición del Barça (2-2)

Los culés no cerraron el partido tras remontar el gol inicial

Como pasó en Anoeta, el aficionado culé vuelve a ver como cuatro días después el equipo ha repetido los errores que le llevaron a empatar un partido que tenía ganado, además de una manera dolorosa, ante un Milan que cumplió su objetivo de llegar 'vivo' a la recta final del partido para llevarse algún punto.

Y eso que empezó bien el partido para los rossoneri cuando antes de cumplir el primer minuto de juego, 'Pato' midió en velocidad a una defensa culé aún por asentarse y batió con frialdad a Valdés. El 0-1 sorprendió al Barça y el equipo de Allegri 'olió ese miedo' y jugó sus mejores minutos donde el internacional brasileño estuvo a punto de volver a presentarse solo ante Valdés.

Lo bueno de recibir un gol tan pronto, es que el Barça no se puso nervioso sabedor de que tenía un mundo por delante para voltear el partido. Comenzó a hacer su juego, donde el pobre papel de Van Bommel en la contención ayudó a que el Barça asentara su juego y encontrase el empate a los treinta y cinco minutos cuando Pedro aprovechó una sensacional jugada de Messi.

Con el empate se llegó al descanso tras el cula el Barça salió más enchufado y consiguió ponerse por delante a los cinco minutos gracias a una falta bien ejecutada por Villa. A partir de aquí el Barça quiso 'guisar' en exceso el gol de la tranquilidad ante un Milan que se replegó, defendiendo mejor que en su estreno liguero, a la espera de que un balón al espacio para 'Pato' le diera otra oportunidad.

Los de Guardiola rondaron el tercero siempre en las botas de Messi, pero parecieron querer sestear el partido demasiado pronto y el el cuadro italiano no se angustiaba sabiendo que el gol del empate podía llegar en una jugada aislada.

Y así fue. Fue en el descuento, en un córner forzado por una mala salida del balón de Abidal que Seedorf puso en el punto de penalty para que el potente remate de Thiago Silva sorprendió a Valdés. Era el primer tiro en la segunda mitad del Milan, el tercero en total del partido y llegaba en el minuto noventa y dos. El Milan cumplía con su objetivo y el Barça volvió a pagar por dejar el partido abierto.

Artículos destacados

Comentarios recientes